Departamento de Justicia ignorará defensa de órdenes migratorias de Trump

La fiscal interina, Sally Q. Yates, entra en rebeldía
Sigue a El Diario NY en Facebook
Departamento de Justicia ignorará defensa de órdenes migratorias de Trump

WASHINGTON.- La fiscal general interina, Sally Q. Yates,  ordenó hoy a los abogados del Departamento de Justicia a que no acudan a la defensa de las acciones ejecutivas del presidente Donald Trump para restringir la inmigración de siete países musulmanes, por considerarlas indefensibles.

El Senado aún no ha sometido a voto la confirmación del senador republicano, Jeff Sessions, como titular del Departamento de Justicia. Yates, una funcionaria de la Administración Obama, ha estado a cargo de la agencia desde la salida de la fiscal general, Loretta Lynch.

Aprovechando el vacío en la cúpula, la subfiscal explicó en un memorándum sus preocupaciones sobre la legalidad de las órdenes ejecutivas contra inmigrantes y refugiados de siete países de Medio Oriente y Africa, de mayoría musulmana.

Las órdenes ejecutivas, que provocaron la detención temporal de 109 migrantes en los aeropuertos el pasado fin de semana,  han sido impugnadas en los tribunales por la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) y otros grupos cívicos.

Yates precisó que su función es “determinar la postura del Departamento de Justicia respecto a estas acciones”, indicó el memorándum filtrado a la prensa.

“Mi responsabilidad es asegurar que la postura del Departamento de Justicia no solo es legalmente defensible sino que refleja nuestros mejores puntos de vista sobre lo que dice la ley, una vez que se consideran todos los hechos”, explicó Yates, al describir las diferencias entre sus funciones y las de la oficina legal de la Casa Blanca.

Yates aseguró que el Departamento de Justicia tiene la “solemne obligación de siempre perseguir la justicia y defender lo que es correcto”.

Su decisión es diametralmente opuesta a la que mantiene la Casa Blanca, que asegura que no se trata de una medida discriminatoria para prohibir la entrada de musulmanes sino de hacer una pausa de 90 días mientras se evalúa el proceso de revisión de los casos de visas, asilo y refugio político.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, insistió hoy en que la prioridad de Trump es la seguridad de EEUU, y que las medidas son legales y tienen apoyo de la opinión púbilca estadounidense.  También sugirió que los funcionarios que no apoyen o no quieran hacer cumplir las políticas de la nueva Administración, deberían dejar sus cargos.

Al parecer, la Administración Trump no consultó  sus acciones ejecutivas con líderes del Congreso ni con las agencias afectadas por su implementación, y un creciente número de legisladores demócratas piden la revocación de las medidas.

Pero al desafiar tan públicamente las acciones ejecutivas y ordenar que no haya abogados disponibles para defenderlas en los tribunales, Yates afronta el riesgo de que Trump la despida, aún si eso significa que el Departamento de Justicia sufra interrupciones en sus operaciones antiterroristas.

De hecho, Spicer indicó a la prensa que la Casa Blanca emitirá pronto una reacción y decisión tras las afirmaciones de Yates.

En tanto, el Comité Judicial del Senado tiene previsto un voto preliminar el martes a las 9:30am sobre Sessions.