La resolución de la ONU para combatir la crisis de la resistencia a los antibióticos

“Esta es la crisis de salud de nuestra generación”, dijo Marta Tellado, directora ejecutiva de Consumer Reports, a los delegados
La resolución de la ONU para combatir la crisis de la resistencia a los antibióticos
El uso indiscriminado de antibióticos debe detenerse ya.
Foto: Shutterstock

La Organización de las Naciones Unidas (UN por sus siglas en inglés) aprobó su primera resolución para combatir la resistencia a los antibióticos, un problema que ocasiona la muerte de 700,000 personas alrededor del mundo todos los años, incluyendo 23,000 en Estados Unidos.

“Esta es la crisis de salud de nuestra generación”, dijo Marta Tellado, directora ejecutiva de Consumer Reports, a los delegados en la Reunión de alto nivel sobre la resistencia antimicrobiana, la cual se llevó a cabo hace unas semanas.

Entre otros temas, Tellado habló sobre la importancia tanto de la educación del consumidor como la responsabilidad del gobierno para combatir el problema.

La nueva resolución hace un llamado a los estados miembros para que desarrollen mejores sistemas para poder administrar los antibióticos, respaldar la investigación para contar con nuevas opciones de diagnóstico y tratamiento y mejorar la vigilancia de las bacterias resistentes. La Organización Mundial de la Salud desarrollará un plan de acción en los próximos meses para combatir la resistencia a los antibióticos.

Durante todo el día, los expertos en salud de todo el mundo hablaron de un futuro en el que incluso las cirugías más sencillas y las infecciones más comunes (piensa en reemplazos de cadera e infecciones del tracto urinario) conllevan el riesgo de muerte, y de uno en el que los medicamentos estándar (entre ellos los que se administran para la psoriasis, enfermedad de Crohn, esclerosis múltiple y trasplantes de órganos) ya no se pueden utilizar debido a que no hay antibióticos para complementarlos.

“Muchos tratamientos de los que dependemos ahora son inmunosupresores”, dijo Tom Frieden, M.D., director de los CDC, los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades en Estados Unidos. “Necesitamos ser capaces de tratar esas infecciones para que los medicamentos funcionen”.

Un informe reciente del Reino Unido estimó que las infecciones resistentes a los antibióticos algún día superarán al cáncer como la principal causa de muerte en el mundo para el año 2050.

Una encuesta de Consumer Reports realizada en 2015 descubrió que el 41% de los adultos en EE.UU. desconocían por completo el problema de la resistencia a los antibióticos. Esa estadística, dijo Tellado, presenta un problema aunque al mismo tiempo también es una oportunidad: el comportamiento del consumidor puede tener un impacto enorme en el hecho de que la resistencia a los antibióticos persista o disminuya en los próximos años.

Por ejemplo, una creciente demanda por parte de los consumidores por alimentos producidos sin antibióticos ha dado lugar a algunos cambios positivos. Un informe reciente de varios grupos, entre ellos Consumers Union, la división de política y movilización de Consumer Reports, encontró que 9 de las 25 cadenas de comida rápida más grandes de Estados Unidos están adoptando fuertes políticas que prohíben el uso rutinario de antibióticos, o antibióticos importantes desde el punto de vista médico, en la carne y el pollo que sirven. Eso representa un aumento frente a solo 5 cadenas el año pasado.

Si bien la resistencia a los antibióticos por lo general se describe como un problema del medicamento, la producción industrial de animales de granja desempeña un papel tan importante como el de los hospitales. En Estados Unidos, el 80% de todos los antibióticos se utilizan en animales de granja, no exclusivamente para tratar enfermedades, sino también para prevenir que ocurran y para acelerar el crecimiento (y por lo tanto el aumento en el potencial de ganancias) de reses, pollos y cerdos.

En las clínicas de los médicos y en los hospitales, los CDC calculan que hasta un tercio de todos los antibióticos se recetan para usos inapropiados, incluyendo virus como la influenza y otros padecimientos que los medicamentos no pueden combatir. (Lee más acerca de cuándo los antibióticos no son necesarios).

Además, una encuesta de Consumer Reports realizada en 2015 descubrió que 1 de cada 5 recetas de antibióticos se proporciona a solicitud de los pacientes.

“Ese es un problema que puede resolverse a través de la educación del consumidor”, dijo Tellado. Sin embargo, aunque la concientización del consumidor es necesaria, Tellado y otros dicen que los consumidores no pueden vencer la resistencia a los antibióticos por su cuenta.

“Necesitamos un liderazgo a una escala que aún no hemos visto”, les dijo ella a los delegados. Los gobiernos individuales tienen que crear e implementar políticas que combatan el uso excesivo de los antibióticos existentes y respaldar el desarrollo de nuevos antibióticos.

La resolución es un paso prometedor que va en esa dirección.

– Jeneen Interlandi