Presentan medidas para hacer de NY un ‘estado santuario’

Proponen un paquete legislativo en Albany para extender la protección a inmigrantes, incluyendo otra vez el Dream Act
Presentan medidas para hacer de NY un ‘estado santuario’
El asambleísta Francisco Moya (centro) presenta el paquete de leyes en Albany.
Foto: Ana Nieto

El “sí se puede” en español retumbó este lunes en las escaleras de la Legislatura estatal en Albany, mientras el asambleísta demócrata Francisco Moya presentaba una batería de propuestas destinadas a hacer a Nueva York un ‘estado santuario’, para que todos los inmigrantes se sientan seguros.

Todo esto sucede a nivel local mientras el presidente Donald Trump está cargando contra el sistema judicial por bloquear la aplicación de la orden ejecutiva que prohíbe la entrada al país de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana y refugiados, además de insistir en la construcción del muro en la frontera con México y amenazar con eliminar fondos federales a las ciudades santuarios como Nueva York.

Una de las medidas que votaría este lunes la Asamblea fue el avance del DACA. Es la quinta vez que se presenta esta ley porque hasta ahora se ha encontrado con la resistencia del Senado estatal de mayoría republicana.

El senador José Peralta ha patrocinado esta medida en el Senado y Moya cree que ha llegado el momento para que esta cámara apoye a los jóvenes inmigrantes. “Se trata de $25 millones, no es una cantidad relevante para un presupuesto total de más de $140,000 millones como es el del estado de Nueva York“, explicó el asambleísta.

“Creo que es el momento de que los republicanos y los demócratas hagan lo apropiado para la comunidad más vulnerable“, agregó Moya.

Libertad en NY

Por ello, además de esta legislación que permitiría a los estudiantes beneficiados por el Dream Act optar por ayudas públicas estatales para estudiar en la universidad, Moya puso sobre la mesa la propuesta de Ley para la Libertad del Estado de Nueva York.

El objetivo de esta medida es asegurarle a la población inmigrante que puede confiar en el gobierno del estado. La ley establece que nadie sea innecesariamente preguntado por su estatus migratorio en todo el estado cuando se soliciten servicios locales, beneficios o cualquier otra asistencia.

Esta propuesta, además, establece que los agentes de seguridad no detengan a una persona y la investiguen o arresten, basándose en una percepción de su estatus migratorio o sospechas de haber violado la ley de inmigración federal.

Moya quiere estar seguro de que las fuerzas de seguridad no investiguen el estatus migratorio de nadie que busque asistencia por ser víctima de violencia doméstica u otro crimen, o que sea testigo de ello.

En este sentido, Moya cree que es un momento crucial a nivel federal por la retórica anti-inmigrante que sale de Washington y encuentra eco en algunas comunidades donde se siente miedo por parte de quienes son nacidos en otros países. “La Policía no quiere que los inmigrantes sientan temor cuando vienen a reportar la violencia doméstica”, aseguró el legislador que este lunes estuvo rodeado por sus compañeros de la Asamblea y el presidente de esta cámara Carl Heastie, además de grupos de inmigrantes de distintos países.

El presidente de esta cámara Carl Heastie en el podio, acompaño al legislador Francisco Moya. Ana Nieto.
El presidente de esta cámara Carl Heastie en el podio, acompaño al legislador Francisco Moya. Ana Nieto.

Contra la deportación

Como respuesta a las medidas más extremas de deportación de inmigrantes que se han oído desde la capital del país, la Ley de Libertad requiere a las autoridades salvaguardar y proteger la información de los inmigrantes (a no ser que lo requiera una ley federal), asegurar representación legal a quienes estén sujetos a una orden de deportación y limitar el uso de servicios estatales y locales para dar cumplimiento a acciones federales de inmigración.

Esta propuesta, que aún no tiene patrocinador en el Senado estatal para conseguir la necesaria aprobación de esa cámara, prohíbe que se dediquen recursos para asistir al Gobierno federal en caso de que este quiera crear una base de datos o registro basado en la raza, color, religión, nacionalidad y orientación sexual.

Adicionalmente, se reduce en un día la pena máxima por delitos menores que pasa de 365 días a 364, con lo que se evita que una condena de este tipo pueda potencialmente significar la deportación del que comete ese tipo de delitos. Actualmente si alguien es condenado a un mínimo de 365 días, entra automáticamente a un proceso de deportación.

Si esta ley se aprueba, los inmigrantes que han dado su información personal para obtener el ID municipal de la ciudad de Nueva York podrán respirar tranquilos porque se establece una protección implícita de estos datos. Actualmente el Alcalde de la Gran Manzana está envuelto en una batalla en los tribunales para que así sea.

“La amenazante retórica anti immigrante, anti hispana y anti musulmana nos tiene bajo alerta, pero vamos a seguir luchando y no bajar la guardia”, explicaba el también asambleísta Marcos Crespo.

Una resistencia plural y esperanzada

No sólo eran latinos los que este lunes aplaudieron las medidas que se introdujeron en Albany. Inmigrantes y beneficiarios de DACA de otras comunidades se unieron a la organización Se Hace Camino (MRNY) y New York Inmigration Coalition (NYIC) para hacer llegar su ‘nagnu nastatium’ o ‘hal soo it da’ (‘sí podemos’ en árabe y surcoreano).

Jung Rae Jang, un joven surcoreano que trabaja para el Menkwon Center, explicaba que aunque no tiene miedo sí es consciente de la incertidumbre: “Necesitamos ser protegidos, todos somos inmigrantes y queremos ver extendida esa protección a todas las comunidades”.
“La versión de América que se presenta desde el extremo del partido republicano no es la que tenemos nosotros. La América cerrada no es la que vemos ni en la que creemos”.

Jang dijo que los agraviados cada vez son más y que mucha gente está preguntándose “cómo puede ayudar a contrarrestar lo que ocurre”.

Inmigrantes de varias nacionalidades, no sólo hispanos viajaron hasta Albany. Ana Nieto.
Inmigrantes de varias nacionalidades, no sólo hispanos viajaron hasta Albany. Ana Nieto.

El presidente de la Asamblea estatal Carl Heastie, también animaba a los inmigrantes. “No se mantengan callados, mantengan su presencia”.
Tanto en la comunidad coreana, en general la asiática, como en la árabe del país hay ciudadanos indocumentados y receptores de DACA.

Ivi Teng, de New York Immigration Coalition, siente como se ha creado la narrativa tras estas elecciones que excluye al inmigrante y al que es diferente. “Ya no se trata de que se esté o no apropiadamente documentado, sino de que hay algunas personas a las que no les gustamos”. Ella tuvo la ocasión de hablar en la BBC con un seguidor de Donald Trump y dijo que desde entonces ha recibido amenazas.

Carlene Pinto, organizadora de NYIC dijo que la comunidad no sólo necesita protección sino también apoyo como está sucediendo en California en todos los frentes.

“Dream Act, licencias para manejar, protección a los trabajadores del campo…”. Pinto indicó que es importante porque hay gente que está empoderada y citan a Trump para arremete contra los inmigrantes y minorías.

“Sabemos que tenemos el completo apoyo de la Asamblea (con mayoría demócrata) y nos estamos reuniendo con miembros del Senado para intentar también la mayoría”.