El Garden corea al proscrito Oakley mientras los Knicks vuelven a perder

Un gran último cuarto de Carmelo Anthony no sirvió para nada

El Garden corea al proscrito Oakley mientras los Knicks vuelven a perder
El Madison Square Garden durante el Knicks - Nuggets de la noche del viernes.
Foto: Rafael Cores / El Diario NY

NUEVA YORK – El centro de atención no fue el habitual, pero el resultado sí.

Mientras el público reclamaba la presencia de Charles Oakley, al que se le prohibió la asistencia al Madison Square Garden tras el altercado del miércoles, los New York Knicks se desmoronaban en la cancha en una nefasta segunda parte en la que los Denver Nuggets los pasaron por arriba.

Bien haría James L. Dolan, el dueño de los Knicks, en ocupar su tiempo en ver cómo ayuda a un equipo que lleva años defraudando a su afición –pese a la incorporación de buenos jugadores- y no en pelear con uno de los jugadores más populares de la historia de la franquicia.

Poco antes del choque contra Denver, Dolan anunció que prohibía indefinidamente la presencia de Oakley en “la arena más famosa del mundo”. Además, insinuó que Oakley tiene un problema con el alcohol y que era peligroso para los espectadores.

El miércoles, durante el partido de Knicks contra Los Ángeles Clippers, Oakley fue sacado del recinto por miembros de seguridad, esposado, mientras el público coreaba su nombre.

Oakley, de 53 años, ya tenía una relación tensa con la franquicia de los Knicks y con su dueño, pero aseguró que en la noche del miércoles no se comportó de forma irrespetuosa.

Leer más: LeBron y otras figuras defienden a Oakley

Otra derrota en casa

El partido casi diríamos que fue lo de menos. Los Knicks, decimosegundo equipo de la Conferencia Este, aguantaron el ritmo de los Nuggets en la primera mitad gracias a su acierto en ataque. Pero a la vuelta del descanso hicieron un tercer cuarto horrible en ambos extremos de la cancha, suficiente para que Denver tomara una ventaja de 15 puntos comenzado el último tramo que ya sólo tuvo que administrar hasta al final.

Carmelo Anthony explotó en el último cuarto, en el que anotó 21 de sus 33 puntos, y recortó la ventaja, pero era demasiado tarde. Kristaps Porzingis y Courtney Lee acompañaron con 17 y 15 puntos respectivamente.

Al final, 131-123 para Denver, que se mantiene en la última plaza de playoffs del Oeste. Mientras, los Knicks perdieron su cuarto partido al hilo y ven de lejos la postemporada.