Hilos contra el envejecimiento

El tratamiento PDO Threads promete resultados inmediatos y duraderos contra la flacidez y las arrugas
Hilos contra el envejecimiento
El tratamiento es usado para eliminar la flacidez del rostro./LPA

La salvadoreña María Bolaños, de 61 años, quiere estirarse la cara y así verse lo mejor posible antes de ir a su país para una fiesta familiar importante.

Por esa razón, además de lo que ella reconoce como “vanidad femenina”, decidió recurrir a un tratamiento que promete disimular el paso del tiempo en el rostro de las personas: los hilos PDO o PDO Threads.

“Ya yo me había hecho los ojos con el doctor, y me gustó el resultado, por eso me decidí a probar esto”, explica Bolaños refiriéndose al dermatólogo Dr. Sandy Milgraum (http://laser18.com), quien se ha especializado en la aplicación de estos hilos, que según señala se empezaron a usar para cirugías del corazón antes de hacerlo en procedimientos estéticos.

Los hilos están hechos con polydioxanone y son sintéticos y absorbibles, por lo que luego de insertarse en el rostro van desapareciendo (entre los 4 y los 6 meses) sin dejar cicatrices.

“En los 90’s comenzaron con un procedimiento de levantamiento llamado “ligature lift”, para el que colocaban  hilos bajo la piel y los prensaban. El problema es que esos hilos eran permanentes y se podían romper, además presentaban muchas complicaciones, como infecciones y cicatrices”, explica Milgraum. “Los PDO se usaban hace unos 30 años en suturas subcutáneas, como operaciones cardíacas y ginecológicas, hasta que en el 2010 un cirujano coreano tuvo otra idea”.

El Dr. Sandy Milgraum asegura que los hilos PDO ayudan a regenerar el colágeno natural de la piel./LPA
El Dr. Sandy Milgraum durante la aplicación de los hilos PDO en el rostro de María Bolaños./LPA

Dicho cirujano dio origen al tratamiento mediante el cual se insertan los hilos  en la piel haciendo uso de una aguja, parecida a una cánula, en lugar de una aguja recta, que luego se halan para estirar la zona tratada, ofreciendo resultados inmediatos. Además el material insertado estimula la creación de colágeno que permanece en la piel  entre 12 y 15 meses.

“Los pacientes lo buscan para eliminar la flacidez, las arrugas y mejorar la apariencia de la piel, con la ventaja de que no hay cortes ni anestesia general y el tiempo de reposo y recuperación es mínimo”, señala el especialista, asegurando que los resultados son también mucho más naturales que el antiguo procedimiento con hilos y se pueden notar inmediatamente, aunque el objetivo final se obtiene luego de un par de meses.

A pesar de que se puede usar en las rodillas, el pecho y otras áreas del cuerpo, las zonas a tratar son generalmente la frente, la barbilla, los pómulos y el cuello, preferiblemente en personas de entre 35 y 65 años, cuando la piel no presenta flacidez severa ya que tiene que tener cierta elasticidad . El costo promedio del tratamiento es de entre $1,500 a $2,500, dependiendo de la zona.

El antes y después en el rostro de una paciente del Dr.
El antes y después en el rostro de una paciente del Dr. Milgraum./Cortesía