Religiosos de Nueva York apoyan ley de muerte asistida

Líderes de diferentes congregaciones piden que se apruebe la medida que permitiría a los enfermos terminales recibir ayuda médica para morir sin dolor
Religiosos de Nueva York apoyan ley de muerte asistida
La polémica ley de muerte asistida permitiría a los enfermos terminales recibir ayuda médica para morir sin dolor o sufrimiento.
Foto: Archivo / Shuterstock

Líderes de diferentes congregaciones religiosas se reunieron este martes frente al Capitolio del estado de Nueva York, en Albany, para celebrar una rueda de prensa con el fin instar a los legisladores neoyorquinos que aprueben la Ley de Ayuda Médica para Morir (S.3151 / A.2383). Esta legislación permitiría que adultos con enfermedades terminales, que estén en pleno juicio, tengan la opción de solicitar a un doctor una prescripción para un medicamento que puedan tomar por sí mismos y les ayude a morir pacíficamente, sin dolor y sufrimiento, mientras duermen.

Representantes del grupo Compassion & Choices, organización sin fines de lucro que ha impulsado leyes similares a nivel estatal y nacional, indicaron que durante la reunión los líderes religiosos expresaron compasión por los neoyorquinos que han muerto y los que viven con una enfermedad terminal.

Según informaron en un comunicado, los religiosos compartieron historias emotivas sobre las experiencias de algunos de sus congregantes con enfermedades terminales al tiempo que expresaron su apoyo para permitir que todos los neoyorquinos tomen decisiones al final de su vida -incluyendo la elección de ayuda médica para morir- que sean consistentes con sus propias creencias y valores.

El mes pasado los legisladores de la Asamblea Estatal de Nueva York recibieron nuevamente el proyecto de ley de Ayuda Médica para Morir con el fin de que sea discutido por la Legislatura en pleno durante el período de sesiones del 2017.

Aunque una versión previa de la legislación fue aprobada en mayo pasado por el Comité de Salud de la Asamblea Estatal, la misma no alcanzó a llegar a la Legislatura para su votación. Si el proyecto es aprobado por la Asamblea, tendría que ser firmado por el gobernador Andrew Cuomo para convertirse en ley.

De ocurrir esto Nueva York podría unirse a otros seis estados -Oregon, Washington, Montana, Vermont, California y Colorado- que permiten a sus residentes esta opción de fin de vida. Según Compassion & Choices, el proyecto de ley que está en manos de la Legislatura neoyorquina sigue el modelo de la ley ‘Death with Dignity’ (Muerte con Dignidad) de Oregón.

Entre algunos de los componentes más importantes de la ley destaca el que señala que sólo se permite a adultos enfermos terminales calificados recibir la medicación para acabar con su vida. Dos médicos deben confirmar que el pronóstico es terminal.

Estos pacientes deben ser referidos a un profesional de salud mental para su evaluación, si se considera necesario por parte de su médico. También se requiere la presencia de dos testigos para dar fe de que la solicitud es voluntaria.

La ley deja claro que la participación de los médicos es totalmente voluntaria y los protege de su responsabilidad civil o criminal, y de medidas disciplinarias profesionales. Sin embargo, permite la persecución penal para los que hayan coaccionado o falsificado una solicitud del paciente.

Tiene gran apoyo

Según Compassion & Choices el apoyo a la ley de ayuda médica para morir es abrumador y creciente entre la comunidad religiosa. Una encuesta nacional publicada en diciembre de 2016 dejó ver que el 69% de los estadounidenses está de acuerdo en que “los médicos deben ser autorizados para ayudar a los pacientes terminales a acabar su vida”. Se estima que el 60% de los cristianos y el 70% de los católicos apoyan la ley.

En Nueva York una encuesta de septiembre de 2015 reveló que el 77% de los neoyorquinos apoya el que se le permita a un enfermo terminal, que sea un adulto mentalmente competente, la opción de solicitar ayuda en médica para morir. Desglosado por afiliación religiosa, el 83% de los votantes judíos y el 74% de los católicos y protestantes apoyan la ayuda médica para morir.

Los principales patrocinadores del proyecto de ley son la senadora estatal Diane Savino (D-Staten Island) y la asambleísta Amy Paulin (D-Westchester). Y, según explicaron los representantes de Compassion & Choices, la legislación cuenta con gran apoyo de la población en general.