Gentrificación socava salud de la Gran Manzana

Barrios y comunidades de inmigrantes y minorías, como Washington Heights, sufren las consecuencias más graves de este fenómeno urbanístico
Gentrificación socava salud de la Gran Manzana
Uno de los vecindarios más afectados por la gentrificación es Washington Heights, que está poblado en su mayor parte por inmigrantes dominicanos.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El fenómeno no es nuevo y mucho menos único de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, el proceso de gentrificación se está dando de una manera tan extensa y acelerada en la Gran Manzana, que ha causado gran alarma entre expertos en la materia, especialmente cuando se trata de la salud de familias y comunidades.

Los vecindarios más afectados son aquellos donde viven inmigrantes y grupos minoritarios como los latinos y los afroamericanos. Bedford-Stuyvesant, en Brooklyn, el Lower East Side, en el Bajo Manhattan y Harlem y Washington Heights en el Alto Manhattan son sólo ejemplos de un proceso que pareciera ser indetenible en esta ciudad.

El desplazamiento es muy perjudicial para las familias y los problemas de gentrificación son muy serios y están amenazando seriamente la salud de todos los neoyorquinos y sus vecindarios”, dijo la doctora Mindy Fullilove, profesora de Política Urbana y Salud del Programa de Análisis y Gestión de Políticas Urbanas del The New School.

Uno de esos vecindarios, según explicó la experta, es Washington Heights, que está poblado en su mayor parte por inmigrantes dominicanos, en donde el proceso de gentrificación está avanzando rápidamente y se está convirtiendo en un problema muy serio.

“Lo que está pasando en Washington Heights, que en los años 90 estaba afectado por mucha violencia y era muy difícil vivir allí, es que la gente trabajó muy duro para controlar el crimen, mejorar el vecindario y crear negocios, pero con la gentrificación los negocios han sido expulsados y la gente está perdiendo sus departamentos”, dijo Fullilove.

“Esto está dañando todo lo que la gente ha creado. Muchos de esos negocios se establecieron en Washington Heights para servir específicamente a la comunidad dominicana. Es decir, esos negocios dependen de la gente que vive en ese vecindario y quizás les sea muy difícil restablecerse en otro vecindario, por lo que pierden dinero”, explicó la experta.  

Trauma físico y psicológico

Las pérdidas económicas no son la única consecuencia negativa de estos desplazamientos. Según la profesora Fullilove, la gentrificación afecta seriamente la salud de las familias porque sufren de un enorme ‘shock’ psicológico.

“Por lo general, cuando la gente es desplazada, se muda a lugares que tienen menos recursos. Eso es desastroso para las familias porque hay mucho estrés envuelto. Pierden su vivienda y su vecindario donde tenían cerca la escuela y el trabajo. Es algo muy traumático para la gente y ese trauma socava su salud y la salud de toda la comunidad”, alertó la experta.

Según varios estudios médicos, el trauma y el estrés provocados por el desplazamiento y la pérdida de la vivienda pueden llevar a muchas personas a sufrir males de salud tan serios como depresión y enfermedades cardiovasculares.  

1502212_10154447504195311_816513586492439918_o
La profesora Mindy Fullilove, que ha realizado extensas investigaciones y ha escrito varios libros sobre el fenómeno socioeconómico de la gentrificación y el desplazamiento./foto Facebook.

Pérdida de poder político

Para la profesora Fullilove, que ha realizado extensas investigaciones y ha escrito varios libros sobre el fenómeno socioeconómico de la gentrificación y el desplazamiento (www.rootshock.org/), otra consecuencia muy negativa es la pérdida del poder político.

“En nuestra sociedad los recursos se distribuyen de acuerdo a quién tiene poder político y quién no. Y esos recursos son la base fundamental para mantenerse saludable. Entonces, el perder poder político es desastroso para la salud de esas comunidades porque no pueden competir por esos recursos”, dijo Fullilove.

“Esto es especialmente lamentable en Washington Heights porque la gente ha emigrado desde República Dominicana y ha trabajado tan fuerte para levantar una comunidad aquí, para estar unidos, tener fuerte conexión y poder político, y todo eso es amenazado por la gentrificación”, agregó la doctora.

Fullilove cree también que, al ser desplazadas, las personas pierden sus relaciones con organizaciones importantes que se han creado en la comunidad y que pueden desaparecer como los clubes sociales e iglesias.

Aunque el fenómeno de la gentrificación es muy complejo, Fullilovecree que mucha de la culpa la tienen las autoridades metropolitanas. “La Ciudad no está haciendo lo suficiente para proteger las viviendas asequibles o construir más viviendas asequibles y debe hacer más para proteger el precio de esas viviendas”, enfatizó.

Infórmese, prepárese

La experta sugirió a los neoyorquinos, especialmente aquellos que viven en vecindarios de inmigrantes y minorías, que se eduquen sobre los cambios que están ocurriendo en su vecindario para que estén más informados y preparados para poder exigirles a sus representantes locales (oficiales electos) y demandar mejores políticas de vivienda.

“Mi consejo es que la gente en la comunidad pele y no se mude. Que conserven Washington Heights y otras comunidades en las que se han levantado porque han trabajado muy fuerte”, concluyó.

 

Dale click a la estrella de Google News y síguenos