Líderes de NYC rechazan nuevas directrices contra inmigrantes

El plan del Departamento de Seguridad Nacional implementará las órdenes ejecutivas de Trump

Como inconstitucionales, destructivos y devastadores fueron calificados este martes los instructivos emitidos por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para implementar las órdenes ejecutivas del presidente Trump sobre inmigración y seguridad fronteriza.

El alcalde de Nueva York Bill de Blasio, quien se ha mostrado como un firme aliado de los inmigrantes fue uno de los primeros en reaccionar sobre las nuevas medidas.

“Este cambio dramático de la política migratoria es una fuerte evidencia del interés de la Administración Trump, en dividir innecesariamente las familias y extender el miedo entre la  comunidad inmigrante”.

De Blasio dijo que las nuevas directrices apuntan a los que carecen de condenas serias, a los que simplemente han sido acusados de delitos menores y a los recién llegados -incluidos los niños no acompañados- que no representan una amenaza para la seguridad de nuestros vecindarios.

“El Presidente ha escogido la política de división sobre la seguridad de nuestra nación”, criticó el Alcalde.

Héctor Figueroa, presidente de la 32BJ SEIU, uno de los sindicatos más grandes del país que representa a trabajadores inmigrantes dijo que el plan de deportación del DHS es devastador y ratifica que el disfuncional sistema de inmigración continuará extendiendo el miedo en las comunidades y rompiendo familias trabajadoras a menos que el Congreso actúe para arreglarlo.

“La 32BJ SEIU ha estado a la vanguardia en la lucha por una reforma migratoria integral, creemos que para defender los derechos de todos los trabajadores indocumentados que ya forman parte de nuestras comunidades deben ser sacados de las sombras y recibir protección bajo la ley”.

Figueroa agregó que el enfoque de la administración actual de “deportar a todos, no sólo es una afrenta a nuestros valores como nación de inmigrantes, sino que  ya está castigando a las familias trabajadoras que están profundamente arraigadas en nuestras comunidades”.

Entre tanto para la presidenta del Concejo Melissa Mark Viverito, las directrices del DHS detallan los pasos irresponsables que la Administración Trump tomará para cumplir la promesa del presidente de efectuar una deportación masiva.

“El Gobierno está intentando camuflar esta xenofobia pasándolas como medidas de seguridad. Si la administración realmente estuviese preocupada de mejorar la seguridad de nuestra nación, volvería a las políticas de deportación enfocadas en individuos con antecedentes realmente violentos o criminales”, destacó Mark Viverito.

La líder del Concejo añadió que además que estas políticas usan recursos públicos limitados de manera ineficiente, también dividirán a millones de familias y crearán inestabilidad en nuestras comunidades y economía.

De su parte Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York dijo,  “las nuevas disposiciones son una afrenta a los valores básicos de dignidad, la libertad y la justicia de Estados Unidos y tienen profundas repercusiones en las libertades civiles básicas y los derechos otorgados por nuestra Constitución”.

Choi subrayó que las medidas del DHS proporcionan el plan para implementar una visión cruel e injusta para la comunidad inmigrante.