¿Por qué siempre debes dar un paseo a la hora del almuerzo?

Estudio demuestra que los trabajadores que salen de su área de trabajo después de comer mejoran el ánimo, la productividad y reducen los problemas salud

Caminar después de almorzar a la hora habitual de la jornada laboral reduce la depresión y el estrés que generan las actividades de trabajo.

A esta conclusión llegó un estudio efectuado a principios de este año  por la Universidad de Birmingham (Gran Bretaña) —en conjunción con otras instituciones con alto porcentaje de empleados que trabajan la mayor parte del día sentados—, que se centró en analizar los avances físicos, mentales y emocionales que tuvieron 56 trabajadores de oficina sedentarios, a quienes se les pidió que caminaran 30 minutos, como mínimo, tres veces a la semana, durante su hora habitual del almuerzo, en un periodo de 10 semanas consecutivas.

De acuerdo con los resultados del estudio, publicado a mediados de enero de este año en la Revista Escandinava de Medicina y Ciencia Deportiva, al finalizar el experimento todos los voluntarios (en su mayoría mujeres de mediana edad) mejoraron su condición física y el ánimo, redujeron el estrés laboral, acrecentaron la autoestima, incrementaron el rendimiento laboral y mostraron mejoría en varios parámetros de salud.

Fomenta la salud física y mental

Y es que como lo han resaltado varios estudios anteriores, enfocados en el bienestar y la salud en las áreas de trabajo, el caminar es uno de los grandes remedios para el estrés laboral y la depresión que causan un sinnúmero de enfermedades y la pérdida de miles de horas laborales.

“Las investigaciones demuestran cada vez más que las horas de trabajo que se realizan sentadas son iguales de perjudiciales para la salud que el fumar”, señala el doctor Héctor Castillo, especializado en Medicina Familiar y vinculado al White Memorial Medical Center de Los Ángeles.

Por eso, como lo demostró el reciente estudio de la Universidad de Birmingham, es importante hacer uso del horario del almuerzo y los descansos del día para poner en práctica las llamadas “pausas activas”, en las cuales las personas deben caminar, pararse o ponerse de pie para activar la musculatura del cuerpo.

Y es que cuando se ejecutan estas simples actividades durante el transcurso de las horas laboral sedentarias y dentro de una oficina, el Dr. Castillo explica que la circulación de la sangre se activa y, con ello, el organismo produce un químico llamado endorfinas (péctidos opiodes endógenos, producidos por el sistema nervioso central) que ayuda al metabolismo y al bienestar físico y psicológico.

Incrementa la productividad

Para el Dr. Eduardo López, médico internista vinculado a Kaiser Permanente en Panorama City (California), el nuevo estudio viene a demostrar que es importante que los empleadores ofrezcan a sus trabajadores oportunidades de bienestar en el lugar de trabajo.

“Sabemos que la promoción de hábitos saludables [como lo es el caminar] se ha convertido en un factor importante para el éxito de una empresa”, resalta el Dr. López.  “También sabemos que hay una relación directa entre algunas enfermedades y la productividad laboral y que un empleado físicamente activo es más productivo que uno sedentario”.

“Hacer ejercicio en el trabajo aumenta la productividad, disminuye el absentismo y mejora el clima laboral”, agrega el médico internista. “Estudios han demostrado que  los empleados que participan en un programa de actividad física promovido por sus empresas reportan mejoría en su salud y condición física general”.

Además se ha comprobado que con las “pausa activas”, los  empleados que trabajan la mayor parte del día sentados previenen el desarrollar enfermedades crónicas, mejoran el estado de ánimo, la concentración, la atención y la agudeza mental.

Mejora la creatividad

Caminar a la hora del almuerzo durante la jornada laboral no solo ayuda a liberar el estrés, sino que también incrementa la creatividad.

El estudio “Give Your Ideas Some Legs: The Positive Effect of Walking on Creative Thinking”, efectuado por de la Universidad de Stanford  en 2103, encontró que el caminar aumenta la inspiración creativa.

En el análisis realizado, por los investigadores Marily Oppezzo y Daniel L. Schwartz, se reflejó que el acto de andar tanto en exteriores como en los interiores del área laboral estimula la inspiración creatividad no solo durante la actividad sino también al  momento en que el empleado interrelaciona con sus compañeros sobre el trabajo que se está realizando o se sienta en su escritorio para seguir con sus obligaciones laborales del día.

¿Cómo incorporar el ejercicio en la jornada laboral?

Para incrementar la actividad física en los oficios y profesiones en que los trabajadores pasan la mayor parte del día sentado o parado, el médico internista  Eduardo López recomienda:

  • Subir escaleras lo más que se pueda en vez de tomar el elevador.
  • Hacer las juntas laborales a pie.  En lugar de sentarse en una sala de conferencia, el Dr. López sugiere que resultan beneficiosas las juntas de trabajo que se efectúan mientras se camina, ya que esto ayuda a reducir el estrés, aumenta la concentración y mejora tu creatividad.
  • Si el empleador lo permite, cambia la silla del escritorio por una pelota de ejercicio, que promueve el buen equilibrio, la buena postura y el fortalecimiento de la estructura muscular.
  • Pararse de la silla cada hora para caminar o estirar las piernas y los músculos al menos por cinco  minutos.
  • De usar el transporte público, bajarse del tren o autobús una parada antes del área de trabajo y terminar el resto del camino a pie. Esto facilita el dar la mayor cantidad de pasos que se pueda durante el día.
Hacer algunas reuniones a pie ayuda a la creatividad yr educir el estrés.
Hacer algunas reuniones a pie ayuda a la creatividad y reduce el estrés. /Shutterstock