Instan al Alcalde y al Concejo a mantener las clases de inglés para adultos

Activistas denuncian que el nuevo presupuesto no contempla los fondos para mantener el programa

Casi seis mil estudiantes que reciben clases de inglés actualmente enrolados en el programa de alfabetización de adultos en la ciudad, podrían perder ese beneficio el mes de julio si,  el presupuesto de la ciudad no ratifica los fondos para que el programa se mantenga.

Unos 250 manifestantes entre estudiantes y maestros se apostaron este miércoles en las escalinatas de la alcaldía  para hacer escuchar su clamor al Alcalde y al Concejo para que salven las clases de alfabetización de adultos. El año pasado el programa supuso una inversión de $12 millones.

Según la Coalición para la Alfabetización de Adultos de la Ciudad de Nueva York, el cierre de las clases de inglés es inminente, de no mediar una oportuna revisión del presupuesto  de la ciudad que permita mantener el programa.

“Hoy más que nunca, la Ciudad de Nueva York necesita financiar totalmente sus programas de alfabetización de adultos para salvaguardar y ampliar las oportunidades para las comunidades de inmigrantes”, dijo Javier H. Valdés, director ejecutivo de la organización Make the Road New York.

Valdés agregó que con los recortes federales a la educación y el probable ajuste a los fondos de financiamiento de la fuerza laboral en el próximo presupuesto, es crucial que la Ciudad York asegure la continuidad de estos programas vitales.

El concejal Carlos Menchaca que preside el Comité de Inmigración del Concejo anticipó que luchará para mantener en el presupuesto las clases de inglés, las que dijo, son una inversión para el futuro de Nueva York.

“La alfabetización conduce a familias más sanas, mejores empleos y comunidades más fuertes. Cada año, la necesidad de alfabetización de los neoyorquinos supera a los recursos”, reconoció Menchaca.

Entre tanto María Lizardo de la Corporación para el Mejoramiento del Norte de Manhattan, destacó que los servicios de alfabetización de adultos son fundamentales para que los inmigrantes se integren al sistema educativo en Estados Unidos.

“Sin una financiación adecuada, no podemos brindarles la oportunidad de perseguir el sueño americano que los trajo a este país”, dijo Lizardo.

De acuerdo a la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC) 2,2 millones de personas necesitan clases de alfabetización para adultos.

Steven Choi, director ejecutivo de la NYIC, se sumó al llamado a las autoridades a aumentar el financiamiento del programa de alfabetización de adultos en la comunidad inmigrante.

“Ahora que las comunidades inmigrantes de Nueva York están siendo atacadas, no podemos dar la espalda a más de la tercera parte de adultos neoyorquinos que necesitan clases de inglés. Estas clases son antídotos significativos para contrarrestar el odio y la discriminación que está siendo transmitida por el gobierno federal”, dijo Choi.

Martha, una madre hispana contó su experiencia: “Tomé el examen de Equivalencia de Escuela Secundaria (HSE) hace unas 4 semanas, estudié todas las noches y en los descansos de mi trabajo. Aprobé todas las materias menos matemáticas. Me entristeció ver que había fallado por sólo 2 puntos, pero quiero seguir estudiando porque quiero superarme, ayudar a mis hijos y para conseguir un mejor trabajo y contribuir al país”.

Martha teme que no podrá cumplir ese sueño, si se eliminan las clases de inglés para adultos.

Una historia similar es la de Barry, un estudiante del Centro de Bienvenida de Nuevos Americanos (NAWC) de la YMCA.

“El centro ha cambiado mi vida de una manera que nunca podría haber imaginado. En 2010, llegué al NAWC sin lugar para vivir, ningún trabajo y mis pertenencias encajaban en una bolsa. No podía hablar una palabra de inglés. Hoy, comparto esta historia, tengo un lugar seguro donde estudiar inglés y he logrado todos los objetivos que me propuse”.

Barry es un inmigrante centroamericano que huyó por amenazas de muerte en su país y que  gracias al NAWC, se abrió camino en Estados Unidos. Organizaciones como estas tendrían que cerrar sus puertas, si el Alcalde y el Concejo no restituyen en el nuevo presupuesto los fondos para las clases de inglés.