Revelan que 13 alcaldes de Morelos pagan cuota a “Los Rojos”

Pagan cuotas de protección para ellos y sus familias a Santiago Mazari Hernández, "El Carrete", líder del grupo criminal

MÉXICO – Trece alcaldes de la zona sur de Morelos pagan cuotas de protección para ellos y sus familias a Santiago Mazari Hernández, “El Carrete”, líder del grupo criminal de Los Rojos, afirmó el Comisionado de Seguridad de Morelos, Alberto Capella.

Al comparecer ante diputados de las comisiones de Seguridad Pública y Protección Civil, así como de la de Justicia y Derechos Humanos del Congreso del Estado, Capella aseguró que las autoridades están investigando a los presidentes municipales de esa zona del estado.

“Si la modalidad de extorsión por ‘cobro de piso’ no ha sido denunciada a más de un año de que iniciaron sus gestiones de Gobierno, lo que se puede entender es la colaboración con los grupos delictivos”, dijo el mando policial al responder preguntas de los diputados locales.

“Como titulares de los Ayuntamientos también son garantes de la seguridad de los ciudadanos”, señaló en la comparecencia en la que hizo un recuento de las acciones de la Comisión Estatal de Seguridad Pública en la Administración de Graco Ramírez.

El pasado 8 de marzo, fue detenido Guillermo Mercado Brito “El Memo” o “Martín”, uno de los principales operadores financieros y coordinador logístico de la organización criminal de Los Rojos, en Amacuzac.

De acuerdo con un comunicado, el presunto narcotraficante era uno de los hombres más cercanos a Mazari, de quien era secretario particular y, por tanto, con quien mantenía comunicación directa.

Según datos federales, Mercado era el encargado de administrar y coordinar las extorsiones y cobros por “derecho de piso” a alcaldes, funcionarios municipales, empresarios y comerciantes locales, además de que gestionaba las operaciones de compra-venta de ganado e inmuebles para “El Carrete”.

De 55 años y originario de Amacuzac, Mercado también era el responsable de coordinar, a través de diversos mensajeros, el envío de dinero a Mazari, por medio de depósitos en efectivo en sucursales bancarias, según las autoridades.

En enero de 2016, fuentes policiacas de Morelos revelaron que Mazari pretendía reunir a alcaldes morelenses para “leerles la cartilla” y subordinarlos a sus decisiones.

En la reunión, el capo exigiría a los ediles que declararan su rechazo al Mando Único estatal a fin de imponer jefes municipales de su confianza, que le dieran el control de la obra pública para asignarla a empresas constructoras que él decidiera.

Además, demandaría hasta 10 por ciento del presupuesto municipal como derecho de piso.