El peligro de decir la palabra “después…

El viejo refrán lo dice y se repite de generación en generación: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”

Guía de Regalos

El peligro de decir la palabra “después…
Podríamos hacer el mejor esfuerzo para por lo menos darle prioridad a aquellas cosas que de no hacerlas nos arrepentiríamos por el resto de la vida./Shutterstock

Según la Real Academia Española, y según todos los que hablamos castellano, la palabra después tiene un significado simple: “Más tarde, o con posterioridad”.

Es una palabra que utilizamos con frecuencia y diría yo, cientos de veces durante nuestras conversaciones cotidianas. Nunca le presté atención a su verdadero significado hasta que leí un comentario que escribió un amigo en su cuenta de Instagram.

Su publicación recitaba una serie de frases que quise compartir con ustedes para que entiendan lo que sentí al leer cada oración:

Después te llamo…

Después lo hago…

Después lo digo…

Después lo cambio…

Parece que dejamos todo y muchas cosas para después como si después fuera mejor. En muchas ocasiones no entendemos que tanto decir como pensar teniendo en cuenta esa palabra tiene consecuencias como las siguientes:

Después el café se enfría,

Después la prioridad cambia,

Después el canto se pierde,

Después el día es noche,

Después la vida se acaba.

Te das cuenta de lo peligrosa y hasta dañina que puede ser para tu vida y para los que están a tu alrededor cuando optamos por dejar para luego o para después lo que pudiéramos hacer hoy?

El viejo refrán lo dice y se repite de generación en generación: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” pero si lo vemos de esta manera, creo que es uno de los mejores consejos que podemos seguir a la hora de decir un te quiero, un discúlpame, de mandar ese mensaje, o de tal vez terminar algo que ya no aporta nada a tu vida.

La agenda de cada persona, y en particular hoy en día, se ve tan llena de puntitos rojos y de cosas pendientes que nos quedan, que sería imposible poder hacer todo lo que deseamos en el mismo instante, sin embargo, creo que podríamos hacer el mejor esfuerzo para por lo menos darle prioridad a aquellas cosas que de no hacerlas nos arrepentiríamos por el resto de la vida.

¿Qué tal reconciliarte con esa amiga que quieres tanto? ¿Qué tal mandar tomar el teléfono y decirle te quiero a tu mamá? Qué mal sabor de boca nos deja cuando ya ese después se transforma en la palabra nunca. ¿No crees?

Como todo en la vida, siempre existe el otro lado de la moneda, y en ocasiones siempre será mejor decir “después” a hacer algo precipitado y tener que arrepentirte. Tu mejor que nadie conoces tu vida, y nadie puede vivirla por ti. Trata de ser tu mejor aliado.

Espero tus comentarios,

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa