Inquilinos piden que la Ciudad sea más estricta con los caseros

Aunque el HPD tiene un equipo de seguimiento de casos, muchos arrendatarios se quejan de su efectividad
Inquilinos piden que la Ciudad sea más estricta con los caseros
Inquilina Guadalupe Hernandez y su familia estan siendo victimas del casero que deja sin reparar su departamento.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Guadalupe Hernández paga $1,263 de renta mensual por un apartamento de dos habitaciones en El Bronx, y aunque asegura cumplir sagradamente con sus pagos, teme que por la negligencia de su casero y la falta de efectividad de las autoridades, un día el techo de la habitación de su hija discapacitada se les venga encima.

La mexicana asegura que lleva meses pidiéndole al Departamento de Preservación de Vivienda y Desarrollo de Nueva York (HPD) y al dueño del edificio que repare ese daño y acabe con la plaga de chinches que hay en su casa, pero no le resuelven nada.

Y aunque la HPD afirma que tras recibir las quejas de los inquilinos a través de la línea 311 se despliega un proceso para tratar de que los caseros arreglen los daños en períodos que oscilan entre uno y 90 días, dependiendo la gravedad de los reportes, Guadalupe insiste en que la realidad es otra.

“Yo puse las quejas por primera vez al 311 hace casi dos años. Ellos vinieron y no se arregló nada. Luego volví a llamar y solo me llegaron unos papeles a la casa y vinieron otra vez a chequear y tomar fotos, y el super solo echó un poco de plaster y el problema volvió a reventar. Pero del ‘housing’ nunca más volvieron a hacer seguimiento y los daños están peor”, se quejó la madre de familia, quien además de vivir allí con su hija mayor, quien es invidente y tiene hidrocefalia, vive con su esposo y sus otros dos niños de 12 y 9 años.

“Tampoco me quieren venir a componer el fregadero que está roto. No me han pintado desde que llegué en el 2013, los chinches no se acaban y apenas el fin de semana volví a llamar al 311 porque para acabar se dañó la calefacción, y no han venido a arreglar”, agregó la mujer, bastante desilusionada.

La habitante de El Bronx recalcó con molestia que debería haber protocolos más efectivos por parte de la Ciudad para obligar a que los caseros reparen las violaciones al Código de Vivienda, más cuando inquilinos como ella, pagan su renta completa sin recibir ningún tipo de ayuda o subsidio.

“Siento que la gente de Vivienda no está haciendo bien su trabajo, pues parece que el lema es que cada quien se rasqué por si solo y creo que por ser inmigrantes se burlan de nosotros y no nos toman en serio”, afirmó.

Jerry Dickens, organizador de inquilinos de Churches United For Fair Housing (CUFFH), asegura que aunque la línea 311 ha servido para que los inquilinos reporten a caseros irresponsables y violaciones en edificios, el trabajo de la Ciudad para garantizar los derechos de quienes pagan renta se queda corto.

“La Ciudad tiene que hacer más para implementar protecciones más fuertes para los inquilinos y reforzar las penalidades a los caseros que violen la ley y que usan prácticas ilegales para sacar a los inquilinos”, aseguró el activista, quien a aquellos inquilinos que ponen sus esperanzas de reparaciones en manos de la línea 311, emitió un panorama poco alentador. “La Ciudad ha respondido con los inquilinos con los que nosotros trabajamos, pero vemos que llamar al 311 a denunciar las violaciones de vivienda no garantiza que las reparaciones se van a realizar en un tiempo apropiado”.

Ray López, director de Programas de la organización Little Sisters of the Assumption Family Health Service, coincidió en que es urgente que se meta más en cintura a los caseros que no cumplen con sus obligaciones, pero destacó que la Ciudad si está ayudando a los inquilinos que se sienten desprotegidos.

“Infortunadamente el problema de la negligencia de los caseros es demasiado común en Nueva York en general, pero esperamos que la ciudad continúe protegiendo a los inquilinos, garantizando que tengan representación legal en el tribunal de vivienda, invirtiendo más en la aplicación del código de vivienda y racionalización de procedimientos en el tribunal” mencionó López.

Jason Rubin, vocero del Departamento de Preservación de Vivienda y Desarrollo de Nueva York (HPD), aseguró que esa agencia está comprometida en su labor en favor de los inquilinos, y destacó que su código de operaciones es el más complejo y completo de toda la nación.

“Los inspectores de código de HPD trabajan todo el día, los 365 días del año para asegurar que los inquilinos estén viviendo en viviendas decentes y seguras”, dijo el funcionario, reiterando a los inquilinos que informen de cualquier daño o malas reparaciones que se hagan.

Rafael Espinal, presidente del Comité de Asuntos del Consumidor del Concejo, urgió a la agencia de Vivienda a que garantice que los inquilinos que presentan quejas puedan vivir con seguridad y dignidad.

“Los propietarios en la ciudad de Nueva York deben asumir responsabilidad, pero lo más importante es que las agencias de la Ciudad escuchen las quejas de los residentes y respondan de manera adecuada, especialmente cuando es necesario hacer cumplir a los propietarios para que actúen”, dijo el líder político.

Asimismo, el concejal Ydanis Rodríguez destacó que es urgente que se apliquen medidas para que los caseros le cumplan a sus inquilinos, pero defendió a la HPD.

“Tenemos que estar seguros de que la HPD tiene todos los recursos necesarios para resolver estas quejas y penalizar a los reincidentes con mayor severidad”, enfatizó el dominicano.

Andrés Serrano, quien vive en un edificio de Brooklyn, a pesar de haber tenido que esperar 10 meses para que el casero le resolviera todas sus quejas, no culpó a la HPD por falta de efectividad y responsabilizó totalmente a los dueños de las viviendas por el viacrusis que muchos viven.

“Yo creo que los de la agencia (HPD) hacen bien su trabajo, pues yo puse la queja en mayo del año pasado y vinieron a hacer inspecciones y finalmente el jueves pasado me acabaron de arreglar todo”, comentó el mexicano bastante contento con los resultados, logrados según él en buena parte por el apoyo que recibió de la organización CUFFH.

Intentamos obtener la versión de los caseros envueltos en estas quejas, pero no fue posible.

Pasos para exigir una reparacion ante la agencia de Preservación de Vivienda y Desarrollo (HPD)

  • Póngase en contacto con su propietario. Si su propietario no responde, puede presentar una queja llamando al 311 o al (212) 504-4115
  • Después de presentar una queja, se le dará un número de caso.
  • HPD se pone en contacto con el agente administrativo de su edificio para informarle que hay una queja y si no se corrige inmediatamente, se podría emitir una violación a los códigos de vivienda.
  • HPD llama al inquilino para ver si la queja se resolvió, y si fue así se cerrará el caso. Si no, se enviará un inspector para revisar la condición reportada. Si inglés no es su idioma principal, déjele saber al inspector para que llame a un traductor.
  • Si el inspector emite un reporte de violación a los códigos de vivienda, HPD envia una notificación al administrador del edificio dándole instrucciones para reparar los daños dentro de un período de tiempo determinado, que depende de la gravedad de la violación:
  • Clase A (no peligrosos): 90 días
  • Clase B (peligrosos): 30 días
  • Clase C (Pintura a base de plomo y rejas de seguridad): 21 días
  • Calefacción o agua caliente: Inmediatamente
  • Clase C todos los tipos: 24 horas
  • Si el propietario certifica que la condición se corrigió, usted recibirá un aviso por correo. Si el propietario no hace nada, la violación permanece abierta en el expediente del edificio.
  • Si la violación al código reportada se resuelve y HPD no vuelve a inspeccionar, el caso se cerrará después de 70 días.
  • Si la violación al código se mantiene abierta, es posible iniciar acciones legales contra el arrendador en la Corte de Vivienda y usted puede buscar un abogado gratis para obtener ayuda con la presentación de un caso, llamando al 311.
  • Si el propietario no corrige los daños urgentes, el Programa de Reparación de Emergencia del HPD puede hacer ciertos arreglos y le hará los cobros al propietario.
  • Los inquilinos pueden preguntar sobre el estado de los trabajos de reparación de emergencia en sus apartamentos, solo si están ya en curso, llamando al (212) 863-5510.
  • En este enlace puede realizar su queja: http://www1.nyc.gov/site/hpd/renters/complaints-and-inspections.page

Datos

  • $61.9 millones ha recibido la Ciudad por cargos de reparaciones a caseros
  • Desde que el Acta de Viviendas Seguras entró en vigor en el 2007 ha perseguido a 2,137 edificios y ha ayudado a que los caseros reparen daños en más de 26,710 hogares
  • Si usted es víctima de caseros inescrupulosos o tiene problemas con servicios básicos denunciélos al 311