Pedro Hernández es sentenciado a 25 años en prisión

La sentencia pone fin al caso de Etan Patz quien murió hace 38 años.

Pedro Hernández, quien fue hallado culpable de la muerte de Etan Patz, fue sentenciado a un mínimo de 25 años de prisión en la tarde del martes. La sentencia viene 38 años después de la desaparición del niño de 6 años.

El veredicto de culpabilidad resultó después del segundo intento de la Fiscalía de Manhattan de procesar a Hernández. El primer juicio, en 2015, terminó anulado cuando el jurado no estuvo unánimemente convencido de la veracidad de las confesiones de Hernández.

Entre los presentes en la sentencia estuvieron los padres de Etan, Julie y Stan Patz, además de varios de los miembros del primer jurado.

“Cuando un niño es asesinado, ambas la familia y la comunidad se fracturan. Para los padres, es un dolor tan profundo que ha sido descrito como una prolongada pesadilla”, expresó el Fiscal de Manhattan Cyrus Vance.

“Hoy en día, la encarnación viviente de esa pesadilla -Pedro Hernández, la persona que un jurado condenó unánimemente por matar a Etan Patz hace 38 años- está siendo enviado a prisión por la máxima pena posible”, añadió.

Hernández fue detenido en 2012 luego que un familiar reportó a la Policía que sospechaba que él había tenido algo que ver con la desaparición y asesinato de Patz.

Según una confesión grabada dada a  detectives, el 25 de mayo del 1979, Hernández le ofreció una soda al niño para que entrara a la bodega donde trabajaba. Hernández que en ese entonces tenía 18 años, lo llevó al sótano y le apretó el cuello hasta que perdió la conciencia. El puertorriqueño puso el cuerpo del niño en una bolsa de basura, la cual colocó en una caja de cartón que tiró en un callejón.

La defensa de Hernández, que  argumentó que el hombre está mentalmente enfermo y que las confesiones fueron coaccionadas, sostuvo su inocencia. El cuerpo de Etan nunca se encontró y  no hay prueba científica que Hernández asesinó al niño.

Este caso, según el fiscal, “cambió por siempre” a Estados Unidos.

“A través de esta dolorosa y terrible historia de la vida real, nos dimos cuenta de lo fácil que nuestros niños podrían desaparecer, y ser arrancados en nuestros propios vecindarios”, expresó Vance.

Etan fue uno de los primeros menores desaparecidos cuya imagen apareció impresa en cartones de leche por todo el país y conmocionó durante años a la opinión pública. El 25 de mayo, la fecha que el pequeño desapareció, fue declarado como el Día Nacional de Niños Desaparecidos por el presidente Ronald Reagan.