Millones de neoyorquinos respiran aire contaminado

Informe revela que, a pesar de las mejoras que se han logrado, aún muchos en el estado de Nueva York están afectados por el ozono y la polución
Millones de neoyorquinos respiran aire contaminado
El ozono y la contaminación ambiental en la Ciudad de Nueva York, especialmente en el condado de Manhattan, afectan la salud de millones de personas.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY.

Aunque 14 condados en el estado de Nueva York han mostrado mejorías en sus niveles de calidad del aire, un reporte anual dado a conocer este miércoles, reveló que muchos residentes en el estado, incluyendo los de la Gran Manzana, aún siguen estando afectados por la polución y las partículas de ozono.

Los resultados del informe “State of the Air” 2017 (Estado del Aire 2017), de la Asociación Americana del Pulmón (ALA), que fue dado a conocer este miércoles, indican que 1 de cada 3 neoyorquinos sigue estando en riesgo por los efectos en la salud que puede causar el aire contaminado. Esto representa cerca de 6.7 millones de residentes en todo el estado.

El informe alerta que, a pesar de las “abrumadoras mejorías en todo el estado de Nueva York”, más de un tercio de los neoyorquinos todavía están respirando aire contaminado, especialmente cuando el ozono se encuentra en sus días más altos.

El ozono, según advierte la ALA, es un gas invisible y no sólo es el contaminante que más se ha esparcido en EEUU, sino que también es uno de los más peligrosos. Los que están en mayor peligro de ser perjudicados por este gas son los niños, los adultos mayores y las personas con asma y otras enfermedades pulmonares.

Entre los 14 condados que presentaron mejorías en sus grados de exposición de ozono se encuentran Albany, Essex, Hamilton, Jefferson, Monroe, Niagara, Onondaga y Tomkins. Según el reporte, Monroe fue la zona que obtuvo mejores calificaciones por su “dramática disminución en los ‘días de ozono alto’”.

De los 27 condados medidos en todo el estado, sólo dos, el de Franklin y Orange, reportaron un empeoramiento de la calidad del aire cuando se compara con los datos del 2016. Sin embargo, el condado de Suffolk siguió siendo el que presenta la peor calidad de aire registrada en los informes de 2016 y 2017.

Suffolk, junto a otros condados, incluyendo dos de la Gran Manzana, continúan obteniendo muy malas calificaciones cuando se estudiando los altos niveles de ozono. Entre ellos se encuentran El Bronx, Queens, Richmond y Westchester, en los cuales residen 6.7 millones de neoyorquinos quienes están respirando aire dañino.

El área metropolitana de la ciudad de Nueva York, especialmente el condado de Manhattan, continúa presentando mala calificación en las listas de ciudades más contaminadas, con la posición número 9 en lo que respecta a la contaminación por ozono y la 20 para la contaminación de partículas durante todo el año.

Millones de neoyorquinos corren riesgo de niveles insalubres de ozono, lo que los pone en riesgo de muerte prematura y otros efectos graves para la salud como ataques de asma, empeoramiento de los síntomas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica y daño cardiovascular“, dijo Jeff Seyler, presidente y director ejecutivo de la ALA del Noreste.

Preocupa la era Trump

Aunque los análisis de la ALA muestran una mejoría continua en la calidad del aire en todo el país, el 40% de los estadounidenses todavía vive con aire insalubre, incluyendo un 34% de neoyorquinos que respiran ozono, poniendo en peligro su salud.

En este sentido los representantes de la ALA mostraron su preocupación ante los posibles recortes que la administración Trump pueda hacerle al presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) y, peor aún, ante la posible eliminación del Clean Air Act (Ley de Aire Limpio), al cual se le ha atribuido el éxito en la disminución de la contaminación por ozono en todo el país.

El Clean Air Act, según el reporte de la ALA, ha permitido la limpieza de las principales fuentes de emisiones que producen ozono, especialmente las centrales eléctricas de carbón y los vehículos. Sin embargo, la investigación muestra que el cambio climático provoca temperaturas más cálidas, lo que hace que el ozono sea más difícil de limpiar.

Las protecciones para tener un aire sano están siendo atacadas y deben ser defendidas para salvar vidas aquí y en todo el país. El aire viaja de un estado a otro, por lo que sólo protecciones federales pueden ayudar a proteger el aire que todos respiramos “, dijo Seyler.

 “La Asociación Americana del Pulmón le pide al presidente Trump, al administrador de la EPA, Scott Pruitt y a los miembros del Congreso, que financien, implementen y hagan cumplir la Ley de Aire Limpio para todos los contaminantes del aire, incluyendo aquellos que impulsan el cambio climático y hacen más difícil asegurar un aire saludable para todos los estadounidenses”, agregó Seyler.

Los resultados nacionales más notables del 18º informe anual de la ALA fueron los menores niveles globales de ozono y menores niveles de partículas durante todo el año. Sin embargo, el informe concluyó que la salud de 43 millones de personas en todo el país sigue en riesgo por la contaminación de partículas.

Aparte del ozono, el informe de la ALA también midió la contaminación de las partículas del aire, que están compuestas de hollín o partículas diminutas que provienen de centrales de carbón, motores diesel, incendios forestales y dispositivos de combustión de madera. Estas partículas son tan pequeñas que pueden alojarse profundamente en los pulmones y desencadenar ataques de asma, ataques cardíacos y accidentes cerebro-vasculares. Incluso pueden causar cáncer de pulmón y la muerte temprana.