Para que los “notarios” inescrupulosos no hagan de las suyas

Nueva legislación busca proteger a inmigrantes del fraude
Para que los “notarios” inescrupulosos no hagan de las suyas
Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo de Nueva York. Foto: William Alatriste
Foto: Bill Alatriste / El Diario

El 60% de nuestros residentes son inmigrantes o hijos de inmigrantes. A medida que ese número se incrementa a través del país, podemos esperar que un crecimiento similar afecte nuestra ciudad.
En esta época de retórica anti inmigrante y de leyes y políticas migratorias cada vez más complejas, los inmigrantes que viven y prosperan en nuestra ciudad se encuentran en busca de ayuda y servicios de inmigración con la esperanza de encontrar formas legítimas de permanecer en Estados Unidos.

Desafortunadamente, los proveedores de servicios legales calificados y asequibles  carecen la capacidad de atención y las largas listas de espera llevan a muchos inmigrantes a buscar servicios legales en otros lugares. La arrolladora demanda por estos servicios han creado la oportunidad para que los proveedores sin escrúpulos o no autorizados exploten las necesidades y los temores de la comunidad inmigrante.

Muchos de ellos rutinariamente cruzan la línea en la prestación de servicios jurídicos y a menudo usan títulos engañosos para estafar a los inmigrantes haciendoles pensarque están autorizados para dar consejos legales. Muchos usan el título de “notarios” que en Latinoamérica indica autorización para prestar ciertos servicios jurídicos.

En Estados Unidos los notarios están acreditados como testigos certificados y administradores de ley, pero no como abogados licenciados o asistentes legales calificados. Aún así, muchos notarios en nuestra ciudad se presentan como si estuvieran autorizados para proporcionar servicios legales de inmigración – abusando de los inmigrantes vulnerables y frecuentementecausándoles dificultades legales y financieras.

En noviembre de 2016, el Concejo Municipal convocó una audiencia sobre legislación para proteger a los inmigrantes de estos notarios depredadores. El resultado fue “Ley 746-A” – cuyo propósito principal es proteger a los inmigrantes neoyorquinos de la práctica no autorizada de la ley de inmigración y los proveedores que buscan estafar a una de nuestras comunidades más vulnerables.

Bajo esta ley se le prohíbe a los proveedores de servicios de asistencia de inmigración de ofrecer servicios que sólo deberían ser proporcionados por un abogado, y de hacer declaraciones que podrían llevar a una persona a creer que el proveedor es un abogado o está autorizado a dar consejo legal.

Los proveedores también estan obligados a dar a sus clientes contratos completos con los detalles de sus obligaciones y limitaciones, y que revelan que no están autorizados para dar asesoría o representación legal.

Este es uno de los muchos pasos que el Concejo Municipal ha tomado para proteger a los neoyorquinos, y no será el último; ynuestra prioridad sigue siendo ver que a las communidades inmigrantes esten seguras y protegidas.

Para obtener información sobre servicios legales gratuitos y de bajo costo de proveedores calificados disponibles en la ciudad, visite council.nyc.gov/immigrant-resources<http://council.nyc.gov/immigrant-resources>.

(Melissa Mark-Viverito es presidenta del Concejo de Nueva York)