Hay una media naranja para cada quien

Coach de vida describe los tipos de relaciones amorosas que se dan y qué las caracteriza
Hay una media naranja para cada quien
Aunque el amor y la atracción son clave en el establecimiento de toda pareja, esto no quiere decir que todas funcionen y permanezcan unidas bajo las mismas características.

El popular refrán de que “para cada pie hay un zapato” se ajusta a la perfección a los tipos de relaciones amorosas que hoy establecen las parejas y que mantienen gracias a su fuerte compatibilidad e identidad, que va más allá de la atracción y el amor que se profesan.

La coach de vida Elena Burnett describe a continuación las relaciones de parejas más comunes para que veas en cuál de ellas encaja la tuya.

1. Dramática 

Una relación dramática se caracteriza por “la imperiosa necesidad de vivir bajo los altibajos emocionales de las personas que la integran”.

“Cuando estás en una relación con estas características, no sabes compartir con tu pareja sino es a través del melodrama. Uno siente que cuando todo se convierte en algo dramático la adrenalina se dispara y, por consiguiente, consigue la atención tan deseada de la pareja aunque ésta sea de mala manera”.

Normalmente quienes están dentro de este tipo de relación “son personas que no sienten que su pareja les da la seguridad que necesitan”, asegura Burnett.

2. Conflictiva

Más allá de llevarse bien o mal, las parejas conflictivas tienen un denominador común que más o menos las caracteriza: “querer imponer siempre su criterio a toda costa y, en especial, en el momento más inoportuno”.

“En otras palabras, ambos integrantes de la pareja creen estar siempre en lo correcto y no quieren dar su brazo a torcer, por lo menos en el momento de la discusión, lo que dificulta todavía más el poder llegar a una resolución”, ahonda la coach de vida. “El resultado final de todo tema de conversación acaba no solo en una discusión sino muchas veces en una ruptura”.

Las personas que integran esta clase de relación son las llamadas “alfas”, explica la experta. Es decir, que son individuos encantadores pero con personalidades fuertes —que no se contentan con pasar a segundo plano cuando es debido— y con el don de la palabra.

3. Social

“La pareja de tipo social es aquella que se alimenta de los halagos y la atención que reciben tanto en sus salidas nocturnas como diurnas. Son personas que viven más en la calle que en el propio hogar”, describe Burnett.

En este tipo de relación no se da problema alguno aparente, siempre y cuando las dos personas estén de acuerdo con los planes conjuntos. Sin embargo, si una es más callejera o casera que la otra, allí se puede presentar un pequeño dilema, ya que cabe la posibilidad de que la una empiece a extrañar a la otra y surjan discrepancias.

“Normalmente, quienes se quedan en este tipo de relación son personas que gustan tener muchos amigos en común y compartir sus vidas entre colegas más allá del simple nido familiar”, explica la coach de vida.

4. Intelectual

Este tipo de unión se basa en el estimulo mental. Su relación y amor empieza y termina en el cerebro.

“Los integrantes de este clase de relación pueden pasar horas hablando de una obra literaria o de cómo cambiar el mundo desde su perspectiva más analítica”, explica Burnett. “Estas relaciones son perdurables siempre y cuando ninguno de los dos se plantee un cambio”.

Y aunque aparentemente este tipo de unión no resulta aburrida por la cantidad de temas que la pareja puede compartir a través del tiempo, “si uno de sus  integrantes no avanza en su desarrollo mental, cabe la posibilidad de que su amado se canse o busque otras opciones intelectuales un tanto más al día”, ahonda la experta.

5. Abierta

Este tipo de relación —en donde los integrantes de la pareja, a pesar de amarse y respetarse, están en común acuerdo de tener relaciones sexuales con otras personas— “es un tanto peculiar, ya que aunque parezca simple puede llegar a ser muy complicada sobre todo si hablamos de relaciones heterosexuales”.

“Si desde el comienzo de la unión los dos integrantes de la pareja estuvieron de acuerdo en que la relación iba a ser abierta, entonces no debería presentarse ningún problema, ya que todo quedó claro desde el principio”, dice la experta. “Pero en el caso de que solo un integrante se decante más por este tipo de relación y quiere convencer a su compañero o compañera de que esto es lo ideal para ambos, entonces se podría tener algún tipo de fricción a largo plazo”.

6. A distancia 

En esta clase de relación, los encuentros siempre están cargados de ilusiones, esperanzas y furor sexual.

“Y aunque los individuos dentro de este tipo de relación tienen la impresión de estar en la fase del enamoramiento que no acaba por terminar, ésta puede dejar secuelas también, ya que no es fácil estar lejos de la pareja cuando se necesita en los momentos más vulnerables”, detalla Burnett.

Estas relaciones pueden funcionar si el proceso de la distancia es solo efímero, pero si se convierte en un modo de vida, entonces es un caso aparte.

7. Solo sexo

De acuerdo con Burnett, “este tipo de relación parece ser la que más perdura en alto porcentaje en la sociedad actual, ya que no requiere de ataduras emocionales y permite a las personas que la integran poder seguir descubriendo otras posibilidades aparte de la persona elegida para la ocasión”.

“Desafortunadamente, el sexo en sí puede traer consecuencias dolorosas, porque la gente crea apegos y se ilusiona sin quererlo”, dice la entrevistada. “Normalmente, a los hombres este tipo de relaciones les fascina ya que les sube la autoestima y pueden añadir más conquistas a su lista, mientras que a las mujeres puede que aparentemente les funcione, pero no es la más acertada si se quiere llegar a esa persona al corazón”.

8.  De unión fuerte y bien enfocada

Esta sería la pareja ideal que todos quisieran tener en un momento dado, pero solo unos cuantos la consiguen o mantiene, asegura Burnett.

“Estas uniones se alejan de los juegos banales de la persecución del gato y el ratón. Son personas seguras de sí mismas que no necesitan los halagos de miles, pero si el de aquella persona que es especial o con potencial de serlo”, detalla la experta en relaciones.

Las personas que conforman este tipo de pareja son claras y saben desde el principio lo que quieren. Siempre apuestan por el amor y las relaciones duraderas. Huyen de los conflictos y dolores de cabeza. Definitivamente, es la mejor alternativa para quienes tienen claro que el sexo y el amor se dan la mano al unísono”, concluye Burnett.