Ciudad enfrenta problemas para dar servicios de salud mental a desamparados

El aumento en personas desamparados hace difícil monitorear los individuos emocionalmente perturbados

Guía de Regalos

Ciudad enfrenta problemas para dar servicios de salud mental a desamparados
Homeless in the subway. Foto Credito: Mariela Lombard / El Diario NY.

El pasado domingo Anna Martínez, una madre hispana de 31 años, fue acuchillada por una mujer desamparada mientras viajaba el metro con su hijo. Jacqueline Sanjuro, de 53 años, residía en un refugio en El Bronx antes de que fuera arrestada y acusada por asalto.

Según el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), Sanjuro ha tenido 30 arrestos previos, la mayoría por posesión de sustancias ilegales y traspaso. Familiares le avisaron a medios locales que la mujer tiene un historial de abuso de drogas y trastorno mentales.

Este reciente caso es un ejemplo de la  dificultad que tiene la Ciudad para ofrecer servicios de salud mental adecuado a las más de 60,000 personas que duermen en los refugios cada noche. Cuando el sistema de salud falla, estos individuos acaban en el sistema de justicia criminal, empeorando su condición.

Actualmente, el Departamento de Salud ofrece tratamientos de salud mental a 5,000 personas que son referidas por hospitales, prisiones y otras agencias municipales, incluyendo el Departamento de Servicios para Desamparados.

Después de las evaluaciones, el Departamento de salud determina si el individuo califica para uno de los servicios que ofrece. Según un vocero de esta agencia, se estima que 40% de los desamparados que deambulan por las calles tienen un trastorno de salud mental serio.

Además, como parte de de la Iniciativa Thrive NYC, siete equipos móviles han sido añadidos, además de unidades de la policía y clínicas del departamento, para atender esta población.

El departamento también maneja un programa de Tratamiento Asistido Externo que ayuda a personas que son obligadas a buscar tratamiento por un juez. Bajo la administración del alcalde Bill de Blasio, este programa ha aumentado un 20%. En el 2016, más de 2,285 pasaron por este programa que ha sido especialmente exitoso para las personas que tienen un antecedente criminal o que son hospitalizadas frecuentemente, según indicó el Departamento de Salud.

Faltan refugios especializados

Sin embargo, Giselle Routhier, directora de asuntos políticos para la Coalición para los Desamparados indicó que no hay uniformidad en las habilidades de las personas que trabajan en los refugios para identificar necesidad de servicios de salud mental.

Desde el 2011 la Ciudad ha expandido el número de refugios municipales, ya que la población de desamparados ha aumentado y la Gran Manzana tiene un mandato de ofrecer refugio a cualquiera que lo busque. Pero Routhier explicó que el número de refugios que se especializan en servicios de salud mental, no está aumentando paralelamente.

“Vemos una demanda continua y muchas veces no hay suficiente espacio en los refugios especializados”, expresó Routhier a El Diario. El efecto, indicó ella, es que las personas no están recibiendo el servicio que necesitan.

Los servicios de salud mental son imprescindibles, según Iván Romero, director de Programa de Refugios de The Floating Hospita, porque “solo el hecho de que la persona esté viviendo en un refugio es una experiencia traumática”.

The Floating Hospital es una organización caritativa que se dedica a ofrecer servicios de salud a las familias desamparada. Tambien esta organización presta servicios a las familias, niños y mujeres que han sido víctimas de violencia doméstica.

Romero indicó que las presiones de estar desamparado “se manifiestan en esas proyecciones de violencia”. El hispano está a cargo de establecer establece vínculos con los refugios para que los residentes tengan acceso a los servicios de salud del Floating Hospital.

Estas organizaciones sin fines de lucro que ofrecen servicios médicos son especialmente importantes porque el Estado está disminuyendo los fondos disponibles de Medicaid para las personas de bajos recursos, según indican los expertos.

Un acuerdo de esperanza

Hace una semana y media, la Coalición para los Desamparados junto al Legal Aid y el bufete de abogados White & Case, llegaron a un acuerdo con la Ciudad para asegurar que los refugios y centros para desamparados a través de los cinco condados sean accesibles para personas discapacitadas.

“El derecho a un refugio no significa nada si las acomodaciones apropiadas no están en pie para garantizar acceso a todos”, dijo Adrienne Holder del Legal Aid.

Estudios muestran que alrededor de 42% de los residentes de refugios de Nueva York son discapacitados, comparado con el 12% de la población en general de la ciudad. Además de personas con discapacitación física como no poder caminar, ser ciego, o no poder hablar, esta población incluye a personas con problemas mentales severos como la esquizofrenia.

El acuerdo viene por una demanda que las organizaciones presentaron hace dos años para mejorar las acomodaciones de las personas desamparadas y discapacitadas.

Entre las medidas que la Ciudad estará obligada a tomar incluyen: estudiar los refugios abiertos y oficinas para identificar barreras de acceso, hacer los refugios accesibles donde las personas lo necesitan, modificar los procesos actuales para asegurar que no se discrimine a alguien por ser discapacitado, y otras medidas que aseguran más equidad.

El acuerdo es una continuación del plan de asesoramiento de 90 días de los servicios para desamparados que Bill de Blasio publicó a principios de este año, según Steven Banks, el comisionado del Departamento de Servicios Sociales.

En ese asesoramiento se identificó que se debería desarrollar asistencia para los individuos con necesidades de salud mental que están circulando entre Rikers y el desamparo.

Dde Blasio prometió que construirá 15,000 unidades en los próximos 15 años para viviendas de transición que son altamente efectivas en mover a las personas afuera del ciclo de desamparo.

Por su parte, el estado prometió construir 20,000 unidades y invertido en el presupuesto de este año para crear 6,000.

Si ve a una persona perturbada en el subway

El MTA recomienda que si ve a una persona emocionalmente perturbada y que posee un daño a si mismo o otros, se lo avisen a un oficial o un empleado del MTA. Además se pueden usar los intercoms de ayuda.