Sanya Richards-Ross abortó un día antes de ir a las Olimpiadas

La atleta estadounidense reveló en su libro, la decisión más difícil que ha tenido que hacer en su vida
Sanya Richards-Ross abortó un día antes de ir a las Olimpiadas
Sanya Richards-Ross, especialista de los 400 metros.

El día antes de partir hacia los Juegos Olímpicos en Beijing 2008, la corredora estadounidense Sanya Richards-Ross tomó la decisión más difícil de su vida.

Según confiesa en sus memorias Chasing Grace: What the Quarter Mile Taught me About God and Life, la mujer se sometió a un aborto. Para aquel entonces, Sayna se encontraba comprometida con el jugador de fútbol americano Aaron Ross y ambos tenían planes de casarse en el 2010, pero el embarazo llegó de sorpresa.

“La culminación de toda una vida de esfuerzo estaba ante mí. En ese momento, no parecía que hubiese otra opción. El debate acerca de cuándo empieza la vida daba vueltas en mi cabeza, y el velo de un hijo fuera del matrimonio en el tope de mi carrera me fue insoportable. ¿Qué pensarían mis patrocinadores, mi familia, mi iglesia, mis fanáticos?”, escribió la atleta.

La decisión, según recordó, la “rompió”.

“El aborto sería desde entonces una parte de mi vida. Era una campeona, y no una cualquiera, una de calibre mundial. De las alturas de esa realidad caí en las profundidades de la desesperación”, describió.

Richards-Ross ganó el oro junto a su equipo en el evento de relevo 4 x 400, y también cargó con el bronce en la carrera de 300 metros. Aunque eventualmente contrajo nupcias con Ross, la corredora admite que la decisión caló hondo en su relación.

“Siempre sentí un resentimiento hacia él. Fue nuestra metida de pata, pero me sentí abandonada en la decisión. Como si al él no decir nada, ni a favor ni en contra, mantenía su conciencia limpia, pero no era justo. Él creía que ese bebé fue una bendición que rechazamos por siempre querer estar en control”, dijo Sanya, quien actualmente se encuentra esperando un hijo con el futbolista.