Neoyorquinos exigen casas libres de asma

Inquilinos y organizaciones piden que se apruebe una ley que obligaría a caseros mantener los apartamentos limpios de alérgenos que causan ataques de la enfermedad
Sigue a El Diario NY en Facebook
Neoyorquinos exigen casas libres de asma
La mayoría de los niños afectados por asma en Nueva York viven en barrios pobres.
Foto: Archivo / Shutterstock

Un grupo de neoyorquinos conformado por inquilinos, activistas de organizaciones como la Coalition for Asthma-Free Housing, oficiales electos como la concejal Rosie Mendez, consejeros legales y expertos médicos, se reunirán este martes frente a las escalinatas de la Alcaldía de Nueva York con el fin de exigir que se apruebe una ley que obligaría a los dueños de edificios inspeccionar, corregir y prevenir las condiciones contaminantes que están causando los altos índices de asma que se registran en la Gran Manzana, especialmente entre los niños de bajos recursos.

Los manifestantes pedirán al Concejo Municipal que apruebe la ley conocida como ‘Asthma-Free Housing Act of 2017’ (Intro 385) que, de ser aprobada, requerirá que los caseros reparen las deficiencias en el interior de los departamentos que pueden causar asma o exacerbar ataques en las personas que ya sufren de la enfermedad. Si no corrigen estos problemas, podrían ser sujetos a violaciones y penalizaciones.

Entre los principales alérgenos que podrían desatar ataques de asma en el interior de las viviendas destacan el moho y la presencia de cucarachas y ratones, lo cual es causado, por lo general, por huecos, grietas y goteos en las paredes de edificios viejos ubicados en vecindarios pobres.

Según la Coalition for Asthma-Free Housing, Nueva York es una de las ciudades del país que posee más casos de asma entre sus residentes. Se estima que 1 de cada 4 niños en la Gran Manzana sufre de asma, en comparación con 1 de cada 11 menores a nivel nacional. El asma es uno de los principales causantes de ausentismo escolar en Nueva York y de visitas a las salas de emergencia de hospitales. Los más afectados son los niños que viven en barrios podres y de minorías como los latinos y afroamericanos.

Antes de realizarse la concentración frente a la Alcaldía, en donde también se llevará a cabo una audiencia sobre el asunto, la concejal demócrata Rosie Mendez, quien es una de las principales patrocinadoras de la ley, dijo a este diario que esta legislación no sólo busca castigar las violaciones de caseros que no sigan los códigos de mantenimiento de viviendas de la ciudad, sino que ayudará a que los mismos pongan en práctica una serie de medidas para evitar la presencia de moho y la infestación de plagas.

“Si la gente está viviendo en casas que se encuentran en pobres condiciones, pueden haber muchas razones por las cuales su salud está en peligro, pero ellos no saben por qué. Si hay moho quizás lo desconocen. Ellos saben que se están enfermando más, pero no se lo atribuyen al moho”, dijo Mendez.

“Quizás saben que tienen plagas, pero desconocen que eso también está contribuyendo a desatar más ataques de asma o empeorar la enfermedad”, agregó la concejal, quien representa el Distrito 2 que cubre varios vecindarios del Bajo Manhattan.

“En el Lower East Side hay una planta de electricidad de Con Edison y las toxinas que son liberadas en ese lugar han puesto a esta comunidad en mayor riesgo de asma y otros problemas respiratorios y pulmonares (…) Hay vecindarios que tienen problemas de contaminación ambiental porque hay plantas eléctricas o de transferencia (de basura), y allí se registran niveles más altos de asma y esas son típicamente comunidades de color”.

“En esos vecindarios pobres también hay muchos casos de asma porque allí los dueños de edificios no han controlado adecuadamente las infestaciones de plagas y no realizan fumigaciones regulares”, agregó la funcionaria.

De ser aprobada, la ley haría que se le dé prioridad a las medidas de prevención en aquellos departamentos u hogares donde se hayan diagnosticado casos de asma u otras enfermedades respiratorias. Además, exigiría que los propietarios inspeccionen los peligros de los alérgenos en interiores y los corrijan utilizando métodos aprobados.

También requeriría que el Departamento de Vivienda y Preservación de la Ciudad de Nueva York (HPD) inspeccione los riesgos de alérgenos internos y sus causas y emita las violaciones apropiadas.

“Le dará al HPD la habilidad de crear reglas sobre cómo el moho puede ser evitado y los pasos que cada quien debe tomar para eliminarlo (…) El moho en la ciudad es un gran problema, particularmente luego de la súper tormenta Sandy, que hizo que múltiples edificios se inundaran y no se hicieron trabajos de limpieza apropiados”, dijo la concejal.

La ley también requeriría que el Departamento de Salud e Higiene Mental de Nueva York tome medidas para educar a médicos y proveedores de salud que atienden a personas que sufren de asma, así como a los mismos pacientes, sobre los peligros que representan los alérgenos en el interior de los hogares debido a que pueden exacerbar los ataques de la enfermedad.

“Esperamos que los inquilinos se eduquen sobre estos causantes de ataques de asma o de alergias que se pueden convertir en asma en el futuro”, dijo Mendez.

Entre las organizaciones que están piden la aprobación del ‘Asthma-Free Housing Act of 2017’ destacan la American Physicians Association, Urban Health Plan y We ACT for Environmental Justice.

Según estimaciones nacionales, se calcula que el 10% de los niños latinos menores de 18 años en EEUU ha sido diagnosticado con asma. Además, como en estos pacientes la enfermedad se maneja con menos efectividad que en otros grupos, los niños hispanos tienen 40% más posibilidades de morir por complicaciones de la enfermedad en comparación con los niños blancos y 60% más de probabilidad de ser hospitalizados por la enfermedad.

Mendez dijo sentirse optimista de que la ley, que cuenta con 46 patrocinadores dentro del Concejo (de un total de 52) y con el apoyo del defensor público, podría ir a votación en septiembre próximo.