La emotiva razón por la que Edith González no necesita una peluca para sentirse bella y feliz

El cáncer le quitó su rubia cabellera, pero no su sonrisa.
La emotiva razón por la que Edith González no necesita una peluca para sentirse bella y feliz
Edith González no pierde su ánimo por la vida.

A Edith González la vida le puso uno de los mayores retos que una persona puede enfrentar, pero lo ha hecho con entereza y buen ánimo.

La más emblemática de las “Aventureras” aseguró que el cáncer de ovario que le fue diagnosticado ya está en remisión, sin embargo todo el proceso le ha dejado una lección de vida y quizás un nuevo “look“.

Edith se mostró valiente en los momentos más álgidos del tratamiento de quimioterapia, que provoca pérdida de cabello en el paciente. Sin pudor se mostró ante su público a rape, sin pelucas y ella explica por qué.

“Me gusta mi look, me gusta cómo me veo, me siento cómoda, me siento libre. El otro día fuimos al Auditorio a ver Harry Potter y se siente como feo, raro, extraño, las gotitas (de lluvia) en la cabeza, pero fuera de eso yo me siento cómoda, no sé cómo explicarlo”, contó en entrevista con W Radio.

Mostrando que la belleza se lleva en el espíritu y el carácter, la mexicana de 52 años no necesita de una peluca para sentirse bella.

“Las pelucas oncológicas son muy caras, son pelucas especializadas, con una tecnología especializada, porque si no a mí me llegó a sangrar la nuca, sí me llegó a sangrar porque era una peluca semi-oncológica, es difícil encontrar las pelucas oncológicas, no las encuentras en ningún lado y son muy caras”, agregó.

Edith ha sido fuente de inspiración para otras mujeres que padecen cáncer y sufren en su autoestima por la pérdida de cabello. Ella no tiene una larga cabellera ahora, pero nunca perdió la sonrisa.

#ensayandoandamos💃 #undiaparticular🛴☕️ @luisfelipetovar #pronto!!!!#ltheaterlovers💜#amoralteatro💙 🎭🎭🎭

A post shared by Edith Gonzalez Lazo (@edithgonzalezmx1) on

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el cáncer, especialmente el de mama, es la principal causa de muerte entre mujeres de más de 20 años. La detección a tiempo con exámenes médicos de rutina, es la mejor manera de combatirlo.