Chile busca consolidar a su generación dorada levantando la Copa Confederaciones 2017

El equipo que dirige Juan Antonio Pizzi se quiere sacar la espina en torneos grandes y sin duda está entre los favoritos en esta ocasión
Sigue a El Diario NY en Facebook
Chile busca consolidar a su generación dorada levantando la Copa Confederaciones 2017
Jugadores de la selección campeona de Chile en la Copa América Centenario, una generación dorada que no se veía desde 1962.

La selección chilena, apoyada en la columna vertebral que alumbró el Mundial sub’20 de Canadá 2007, compuesta por el defensa del Inter Gary Medel, el centrocampista del Bayern de Múnich Arturo Vidal y el delantero del Arsenal Alexis Sánchez, acude a Rusia para sumar la Copa Confederaciones a su palmarés.

Tras ganar dos Copas América consecutivas, a los Medel, Vidal y Alexis se unen el capitán, el portero del Manchester City Claudio Bravo, y un grupo de buenos jugadores cuya mayor virtud consiste en que llevan tantos años acudiendo a la llamada de La Roja que juegan de memoria.

Inmerso en las siempre complicadas eliminatorias sudamericanas para el Mundial que acogerá Rusia en 2018, el grupo dirigido por el hispano-argentino Juan Antonio Pizzi llega a la Confederaciones con la única duda del estado físico de Bravo, que arrastra una lesión en el gemelo izquierdo.

“Todavía no hemos recibido del médico el alta correspondiente para que compita a la alta intensidad. Iremos esperando hasta el jueves o viernes viendo cómo va su evolución y ver cuándo se puede reintegrar a los entrenamientos“, dijo Pizzi sobre el portero.

Por su parte, Medel, Vidal y Alexis disputan el campeonato tras haber completado buenas temporadas con sus respectivos clubes, aunque el cansancio físico provocado por la acumulación de minutos puede pasarles factura.

La alineación de La Roja puede ser muy similar a la que desplegó en la Copa América Centenario de 2016, que ganó tras vencer a la Argentina de Messi en penaltis, y contaría con Claudio Bravo en el arco, una defensa de cuatro formada por Mauricio Isla, Gonzalo Jara, Gary Medel y Jean Beausejour, un centro del campo integrado por Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Arturo Vidal y una delantera con José Pedro Fuenzalida, Eduardo Vargas y Alexis Sánchez.

Sin embargo, Pizzi aún no ha desvelado cuál será su terna de atacantes titular, puesto para el que cuentas con varias alternativas: si bien Alexis es fijo, Edson Puch, Ángelo Sagal o incluso Martín Rodríguez podrían entrar en lugar de Vargas o Fuenzalida.

Chile, un equipo que mantiene una fuerte influencia de Marcelo Bielsa, que le llevó al Mundial de Sudáfrica 2010 y cuya estilo ofensivo sus sucesores, (Claudio Borghi, Jorge Sampaoli y ahora Pizzi) no han querido cambiar.

La Roja apuesta por un juego rápido y vistoso que depende en gran medida en la garra de Medel, la creatividad de Aránguiz y Díaz, el despliegue de Vidal y la genialidad de Alexis, además de la eficacia de Vargas ante la puerta rival.

Las continuas llegadas de los laterales Beausejour e Isla surten de balones al trío de arriba, que juegue quien juegue destaca por su movilidad: Pizzi decidió dejar en casa a Esteban Paredes, el delantero centro más puro que tiene Chile.

La mejor generación de la historia del fútbol chileno ha derribado importantes hitos con la victoria en las dos últimas Copas América que se han disputado, pero les queda la espinita de un buen papel en un torneo fuera de la región: tanto en el Mundial de 2010 en el de 2014 fueron eliminados en cuartos de final por Brasil.

Por eso, esta Copa Confederaciones, en la que La Roja está en el trío de favoritos junto a Alemania y Portugal se presenta como una oportunidad perfecta para que la Generación Dorada de Chile amplíe su ya de por sí brillante palmarés.