Video: Erendira Wallenda sobrevuela las Cataratas del Niagara colgada de los dientes

Tras un vuelo de unos 12 minutos a 300 pies de altura, Wallenda batió el récord de su propio marido
Video: Erendira Wallenda sobrevuela las Cataratas del Niagara colgada de los dientes
La trapecista Erendira Wallenda hace malabarismos sobre las Cataratas del Niagara.
Foto: Geoff Robins / AFP/Getty Images

NUEVA YORK – La trapecista Erendira Wallenda voló sobre las Cataratas del Niagara a 300 pies colgada de un helicóptero mientras hacia malabares con un aro. ¡Incluso se colgó de los dientes!

Erendira Vásquez, así se apellidaba antes de casarse, batió el récord Guinness mundial que ostentaba su marido Nik Wallenda, una celebridad del trapecismo que hace seis años estableció el listón mundial en 250 pies, cuando se colgó de los dientes mientras volaba sobre un parque temático en Missouri.

Si un hombre puede hacerlo, una mujer también“, sentenció la trapecista.

Una vez colgada del helicóptero, Erendira se sobrepuso al viento y la neblina, se acomodó en el aro y comenzó a hacer malabarismos mientras centenares de personas seguían la hazaña en directo y por televisión. La acróbata mantuvo en vilo a sus seguidores usando las rodillas, las manos, los pies y los dientes, gracias a un aparato bucal que su dentista diseñó para ella.

Además de arrebatar el récord a su marido, Erendira decidió hacerlo en el día en el que se cumplía un lustro de la hazaña de Nik en ese mismo escenario, cuando caminó por un cable sobre las aguas del Niagara.

“Recuerdo ver a Nikolas mientras cruzaba la cataratas y yo pensaba: ‘Me gustaría saber qué es lo que se siente, qué es lo que se ve‘. Pero nunca pensé que tendría la misma oportunidad”, confesó ella. “Me siento bendecida”, concluyó en la conferencia de prensa que dio tras su vuelo épico.

Erendira Wallenda planea sobre las cataratas de Horseshoe, una de las tres que forman el Niagara. (AFP/Getty Images)

Antes de que todo ocurriera, su marido Nik estaba nervioso, pese a que alabó sus habilidades y conoce la fortaleza y capacidad de sacrificio de Erendira. “Por supuesto que hay nervios, aunque no demasiados”, afirmó. “Sé lo fuerte que entrena, mucho más que yo. Sé que triunfará”.

En esa misma conferencia, Erendira desveló que ya está pensando en el futuro, y que sueña con hacer algo parecido junto a su marido. Se quedó con ganas de más, según ella misma admitió.

“Me gustaría haber estado todo el día ahí”, soñó. “Ha sido precioso”.