El Concejo Municipal busca mejorar protecciones para la comunidad LGBT

En el mes de orgullo LGBT, legisladores analizan proyectos de ley para castigar la discriminación contra miembros de esa comunidad

Guía de Regalos

El Concejo Municipal busca mejorar protecciones para la comunidad LGBT
Concejal Daniel Dromm, la presidenta del Comité de Derechos Civiles Darlene Mealy.

En la última semana del mes del orgullo LGBT en la Gran Manzana, los miembros del comité de Derechos Civiles del Concejo Municipal realizaron una audiencia en donde discutieron dos proyectos de ley y dos resoluciones que le darían más protecciones a esta comunidad.

Las resoluciones tienen como propósito incentivar a los gobiernos estatal y federal para que aprueben leyes que prohíban explícitamente la discriminación con base en la expresión o identidad de género de un individuo.

La resolución estatal pide que se pase la Ley de No-Discriminación por la Expresión de Género (GENDA), ya que actualmente no existe ninguna legislación estatal que prohíba la discriminación contra las personas transgénero o que se identifican con un género no binario (mujer/hombre).

“Si creamos ese tipo de protecciones vamos a ver que la comunidad transgénero va estar más expuesta a conseguir trabajo, tener un mejor nivel de vida y estar más contenta”, dijo la argentina Cecilia Gentili, directora asistente de política para GHMC. Gentili testificó sobre su propia experiencia, cuando hace tres años se le negó una vivienda en Queens.

Si se pasa GENDA, además se expandería la definición de crímenes de odio. En lo que lleva del año el NYPD indicó que han ocurrido 30 crímenes por la orientación sexual. Sin embargo, no se sabe cuáles de ellos fueron por la expresión de género y cuántos por las preferencias sexuales.

“Eso es invisibilización”, indicó Brooke Cerda, una activista mexicana que lucha por los derechos de las personas transgénero.

Por los pasados 8 años, GENDA ha pasado en la Asamblea estatal, pero se ha quedado estancada en el Senado, controlado por los republicanos.

Para expandir estas definiciones a nivel municipal, se discutió un proyecto de ley que cambiará el lenguaje de la ley de Derechos Humanos para que explique mejor  los términos orientación sexual,  identidad de género  y  expresión de género. Mientras que  Everett Arthur, de El Centro, dijo que este es un “buen primer paso”, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York mostró preocupación porque consideran que las definiciones son demasiadas amplias.

Otra legislación que se discutió haría ilegal la terapia reparativa o de conversión, en donde un psicólogo dice que puede revertir la sexualidad de un individuo. Aunque esta práctica ha sido desacreditada como inefectiva y peligrosa por organizaciones de salud y salud mental, no hay nada que la criminalice.

Sin embargo, hay un precedente por un caso en Nueva Jersey hace dos años donde el estado encontró que una organización llamada JONAH cometió fraude al consumidor por ofrecer servicios en los que prometían que podían cambiar las preferencias sexuales de un individuo.

“No veo diferencia entre la negligencia médica y la terapia de conversión”, dijo el concejal Daniel Dromm, patrocinador del proyecto de ley.