Nueva York apoya con la ley a su comunidad LGBT

Legislaciones estatales y locales han ayudado a que sus derechos sean protegidos y haya menos discriminación, pero admiten que todavía falta mucho camino por recorrer
Sigue a El Diario NY en Facebook
Nueva York apoya con la ley a su comunidad LGBT
Translatinas Perla Torres, San Salvador (blusa celeste), Jessica Guaman, Ecuador (vestido floreado) y Bianey Garcia, Mexico (blusa roja) cuentan como han sido sus experiencias como mujeres latinas viviendo en la Gran Manzana.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Durante los últimos cinco años la comunidad LGBT de Nueva York ha librado una dura batalla por la reivindicación de sus derechos, y esa lucha ha dado sus frutos. No sólo ha logrado mayor respeto social, sino también protecciones de ley que les ha permitido llevar una vida mejor.

Iniciativas promulgadas por la Ciudad y el Estado, como las leyes de Derechos Humanos del 2015, que prohíben el acoso y la discriminación de los empleadores públicos y privados, proveedores de vivienda, empresas, acreedores y otros estamentos, contra personas gays y transgénero, y la ley de Derechos de Salud LGBTQ, han abierto un camino en favor de la igualdad.

Así lo manifiesta Bianey García, activista de los derechos LGBT de la organización Make the Road NY, quien reconoce que en los últimos cinco años las personas gay, lesbianas y transgénero de la Gran Manzana, han logrado combatir un poco la discriminación, educando a las personas LGBT sobre sus derechos y también a la comunidad.

“Ha habido un gran cambio tanto en el respeto como en las leyes, y a nivel de la Ciudad ha sido positivo contar con el respaldo de los concejales y el Alcalde”, asegura la mexicana.

Esa misma percepción la tiene la ecuatoriana Jessica Guamán, una mujer trans, que tuvo problemas de discriminación con la dueña de la casa donde vive, pero gracias a las leyes de la Ciudad, hizo valer sus derechos.

“La casera me ponía muchos ‘peros’ y me discriminaba todo el tiempo, hasta el punto de decirme que mi pareja no se podía bañar en la noche y que si yo quería seguir viviendo ahí tenía que mirar la tele con auriculares, pero yo conocí mis derechos y le dije ‘llevame entonces a la corte’, y hoy tengo siete años ahí y ya me respeta. Nunca más me ha vuelto a molestar”, asegura la estilista.

Las legislaciones de Nueva York imponen multas civiles hasta de $250,000 a quienes cometan actos de discriminación deliberados y maliciosos.

“Creo que antes había burla contra la gente gay y éramos la comidilla de los demás y en asuntos laborales hasta te despedían y ya, como me pasó a mí. Después de trabajar en una compañía por 12 años, cuando empecé mi transición de hombre a mujer. El dueño me dijo que me quería y que me aceptaba, pero que tenía que renunciar, y yo por falta de conocimientos de mis derechos en esa época tuve que irme del trabajo”, recordó Guamán, destacando que también ha habido un progreso en las relaciones con la Policía.

“Nosotros hemos visitado el precinto 115 desde el 2014 y ya no ha habido tantos arrestos de chicas trans. Hemos tenido avance en eso, pero nos gustaría que llegara más lejos, pues hemos tratado de que el precinto 110 nos abra las puertas, pero no nos han dado la oportunidad de hablar”, recalcó.

José Rodríguez, colombiano de 47 años que trabaja haciendo entregas para una compañía de alimentos, asegura que “ser gay hoy en Nueva York no tiene nada que ver con lo que era ser gay hace 20 años”, donde no existían leyes que protegieran sus derechos.

“Hace dos décadas uno era visto por los demás como ‘la loca’ o ‘el mariquita’ y por más que uno peleara no pasaba nada”, comenta el repartidor, resaltando la importancia de las legislaciones que toman los delitos y agresiones contra personas LGBT como crímenes de odio. “Ahora que tenemos leyes la gente se cuida más en respetarnos y aunque algunos lo hacen a conciencia, otros lo hacen por el miedo a meterse en líos legales, pero lo hacen, porque saben que las sanciones son más fuertes”.

Y con la intención de darle mayor voz a la comunidad transgénero, la activista Bianey García está pensando en lanzarse al ruedo político y conquistar un nuevo triunfo para su comunidad. “Tengo la espinita para luchar desde la política por nuestros derechos, es mi sueño”. La activista de paso invitó a la comunidad a sumarse el próximo 10 de julio a la Marcha Traslatina, que se llevará a cabo en la sede de Make the Road NY, de Queens.

Concejo ha sido líder

La presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito, destacó el trabajo de ese organismo en favor de la igualdad, y mencionó varios logros que han influido en el día a día de la comunidad LGBT.

“Hemos facilitado el cambio de marcadores de género en los certificados de nacimiento, ayudamos a hacer que los baños únicos sean más accesibles para todos los géneros y empezamos la iniciativa de Salud Mental LGBTQ para apoyar a los jóvenes LGBTQ en toda la Ciudad”, dijo la líder política.

La salvadoreña Perla Torres asegura que dentro de todas las leyes que se han aprobado en favor de la comunidad LGBT ella valora especialmente la del acceso a los baños.

“Para mí ese fue un verdadero triunfo, porque antes por tener en el documento nombre de hombre no me permitían entrar al baño de mujeres y me sentía discriminada, ahora ya me siento libre”, dijo la mujer trans quien trabaja como cosmetóloga y asegura que aunque en el campo laboral hay más respaldo legal, en posiciones altas aun es difícil que la ley pase del papel a la realidad.

“La discriminación todavía existe en ciertas áreas y sitios de trabajo, como para un ingeniero o un médico y también muchas personas gay y trans siguen teniendo problemas con caseros que no nos quieren rentar”, dijo. “Por eso sería bueno que hubiera una ley específica que refuerce más todo para que no nos pongan el ‘pero’ en los trabajos y las casas, porque muchas leyes no son aplicadas”.

Daniel Dromm, concejal de Jackson Heights, manifestó que día a día la comunidad gay sigue teniendo más el reconocimiento y respeto que se merece, pero dijo que “la invisibilidad ha sido siempre el mayor obstáculo”, por lo que agradeció a quienes sacan la defensa de las personas LGBT de las sombras.

Asimismo el concejal James Vacca coincidió en que la comunidad LGBT tiene muchos logros para celebrar, pero insiste en que la lucha está lejos de terminar. “Debemos permanecer vigilantes en contra de las fuerzas que buscan hacer retroceder nuestros derechos y libertades duramente ganados. Me alegro de que Nueva York sirva como baluarte contra la acción regresiva en el escenario nacional”.

Entre tanto, el alcalde Bill de Blasio, quien a comienzos de este mes publicó la ley de Derechos de Salud de la comunidad LGBTQ, aseguró que se siente orgulloso de los logros que Nueva York ha alcanzado en pro de la comunidad LGBT, pero reconoce que aún hay mucho camino por recorrer.

El Mes del Orgullo nos recuerda que la lucha por los derechos LGBT aún no se ha ganado, pero que podemos estar orgullosos como una ciudad que ha encendido el camino”, mencionó, tras anunciar que la sede de la Alcaldía estará iluminada este fin de semana con los colores del arcoíris de la bandera gay. “Ahora más que nunca, debemos reunirnos y celebrar las contribuciones que la comunidad LGBTQ ha hecho tanto a nuestra ciudad como a nuestro país”.

Seth Hoy, vocero de la Comisión de Derechos Humanos de Nueva York, manifestó que la Ciudad seguirá trabaja fuertemente para garantizar el acceso igualitario de la comunidad LGBT a vivienda, oportunidades de trabajo y servicios, a través de las leyes contra la discriminación.

“En los últimos dos años, la Comisión ha ampliado sus esfuerzos para erradicar la discriminación basada en la identidad y la expresión de género, mediante pruebas y otras técnicas de investigación”, dijo, advirtiendo que las investigaciones se duplicaron pasando de 31 casos en el 2014 a 78 en el 2016.

Leyes de Nueva York que protegen a las personas LGBT:

  • 2002: La Ciudad promulgó una ley tipificando como ilegal la discriminación por motivos de identidad de género, pero sin determinar el rango de violaciones a la ley.
  • Octubre de 2015: El gobernador Andrew Cuomo, a través de la División de Derechos Humanos del Estado, dictó reglamentos que prohíben el acoso y la discriminación basados en identidad de género y condición de transgénero.
  • Asimismo la ley de Derechos Humanos del estado advierte a todos los empleadores públicos y privados, proveedores de vivienda, empresas, acreedores y otros, que la discriminación contra personas gays y transgénero es ilegal y quienes la promuevan recibirán multas entre $50,000 y $100,000.
  • Diciembre de 2015: La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad promulgó una nueva guía que determina hechos que constituyen discriminación por identidad y expresión de género, respaldada por la Ley de Derechos Humanos de NYC.
  • Marzo de 2016: La Ciudad de Nueva York aprobó la ley que obliga a los edificios y espacios públicos permitir a todas las personas el uso de los baños o vestuarios en función de su identidad sexual y que los baños sencillos sean usados para cualquier persona sin importar su identidad de género.
  • Bajo las leyes de protección de las personas transgénero, se determina que es ilegal que intencionalmente al referirse a alguien no se le llame por el nombre, pronombre o título que se prefiera, como referirse a una mujer transexual como “él” o “señor”, cuando ella ha dejado claro que prefiere pronombres femeninos y un título femenino.
  • Es ilegal negarse a permitir que las personas trangénero usen instalaciones de un solo sexo, como baños o vestuarios, y participen en programas de un solo sexo, de acuerdo con su identidad de género.
  • Las leyes de protección de Derechos humanos en Nueva York consideran que es una violación si los empleadores aplican estrictos códigos de vestimenta y estándares de arreglo para hombres y mujeres basados en estereotipos de género o sexo.
  • En Nueva York es ilegal no proporcionar beneficios de salud que cubran el tratamiento de afirmación de género a los empleados o no aprobar acomodaciones razonables para las personas que están pasando por la transición de género, incluyendo citas médicas y recuperación. (Las leyes federales y de Nueva York ya requieren ciertos tipos de seguro para cubrir los cuidados médicos necesarios relacionados con la transición).
  • Las violaciones de la Ley de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York contra personas LGBT podrían resultar en sanciones civiles que van desde $125,000 a $ 250,000 por conductas deliberadas o maliciosas.
  • Las leyes de Nueva York determinan que no hay límite sobre la cantidad de indemnización compensatoria que se puede otorgar a una víctima de discriminación.
  • Las leyes de protección de Nueva York también otorgan asesoría para que las víctimas tengan la oportunidad de ir a la corte con el apoyo de un abogado y levantar una demanda contra quienes los discriminen o nieguen trato igualitario.

Dónde denunciar

  • Si una persona de la comunidad LGBT siente que es víctima de discriminación, basado en su identidad o expresión, en asuntos laborales, de vivienda acceso y trato en sitios públicos, debe llamar a la línea 311 y pedir ser contactada con la Comisión de Derechos Humanos o llamar directamente al 718-722-3131