Pastor indocumentado enfrenta deportación en California

Su familia inició una campaña en GoFundMe para pagar los costos de su abogado
Sigue a El Diario NY en Facebook
Pastor indocumentado enfrenta deportación en California
Siguen los casos de indocumentados sin antecedentes penales que enfrentan su deportación

Un pastor mexicano que reside en Oceanside, California lucha por detener su deportación después de 22 años en Estados Unidos.

Jorge Ramirez de 41 años, es un indocumentado mexicano sin antecedentes penales que se encuentra desde su arresto en la cárcel de ICE para indocumentados en Otay Mesa.

Este jueves un juez de inmigración decidirá si le concede una fianza para que pueda luchar para detener su deportación en libertad y junto a toda su familia.

Ramirez es pastor encargado de la música de la Fuente de Alabanza, una iglesia apostólica en la ciudad de Oceanside, California, a escasas 40 millas de la ciudad San diego.

Las autoridades locales se negaron a explicar por qué Ramirez fue detenido el mes pasado, dado su falta de antecedentes penales u orden de deportación, informó el San Diego Union Tribune.

Mark Endicott de la Patrulla Fronteriza en San Diego se limitó a decir, “Jorge Ramirez-Navarrete fue detenido por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos el 31 de mayo de 2017, después de que agentes habían establecido que residía ilegalmente en EEUU y se determinó que no tenía ninguna petición de inmigración pendiente a su nombre”.

Ramirez trabajó como técnico para una compañía de televisión por cable. Entre sus responsabilidades, tenía que tener autorización de seguridad para trabajar en instalaciones dentro de los límites de la base militar de Camp Pendleton. Este permiso lo había renovado varias veces hasta que en diciembre del año pasado se le fue negado por sus status migratorio.

Aunque fue detenido, un día mas tarde fue liberado, ya que al no tener ningún tipo de crimen o falta en su record judicial no era prioridad para ser deportado bajo la política migratoria del gobierno de Barack Obama.

Jorge Ramírez entró sin autorización a los EEUU desde México cuando tenía escasos 11 años junto a sus padres. Desde entonces ha estado en el país. Casado y con tres hijos ciudadanos estadounidense lucha hoy por detener su deportación.

Su hija más joven, Abisag Ramirez, de 17 años se graduó de la escuela secundaria pocos días después de la detención de su padre. Este otoño la menor de la familia Ramirez comenzará sus estudios en Nyack College en Nueva York, luego de obtener una beca completa por su talento en el fútbol.

Caleb Ramirez su otro hijo, de 20 años, le sigue los pasos a su padre y es parte de otra iglesia de la zona liderando su programa de música.

Su familia espera buenas noticias a la hora que el juez decida si le otorga el beneficio de su libertad bajo fianza. De ser así podrá regresar a su familia y a su querida iglesia. Por lo menos hasta su audiencia con un juez de migración que decidirá si será deportado o no.