El acosador de Kendall Jenner se lo tendrá que pensar dos veces antes de molestarla otra vez

La estrella logró conseguir una orden de restricción.
Sigue a El Diario NY en Facebook
El acosador de Kendall Jenner se lo tendrá que pensar dos veces antes de molestarla otra vez
Kendall Jenner ha sido acosada.

La modelo y estrella televisiva Kendall Jenner podrá dormir más tranquila a partir de ahora después de que un juez haya interpuesto finalmente una orden de alejamiento contra el acosador que le mandaba cartas amenazantes desde el pasado febrero. El hombre en cuestión, llamado Thomas Hummel, tiene a partir de ahora terminantemente prohibido cualquier intento de ponerse en contacto con la californiana, así como acercarse a ella a menos de 91 metros de distancia.

Como ha revelado el portal digital TMZ, la obsesión del individuo por la maniquí le llevó primero a enviarle apasionadas misivas con las que le declaraba su amor y le proponía incluso matrimonio. En ellas, el acusado aseguraba también haberla visto en dos ocasiones: la primera en uno de los grandes almacenes Costco en 1998 cuando ella tenía solo 3 años y la segunda diez años más tarde en una oficina de correos.

Sin embargo, el tono de sus mensajes cambió radicalmente después de que en marzo el equipo de seguridad de Kendall se pusiera en contacto con él para exigirle que cortara cualquier tipo de lazo comunicativo con ella.

A partir de entonces, la redacción del chico de 22 años se volvió más agresiva e insultante, llegando a referirse a la guapa morena como “una p**a de Internet” que parecía haberse “fo*****o a un perro de cloaca durante años”. En otra de las cartas, Thomas Hummel habría acusado a su madre Kris Jenner de haber pagado al actual rumoreado novio de su hija, el rapero A$AP Rocky, para que mantuviera relaciones sexuales con la modelo. Más adelante también define al músico como un “estúpido drogadicto”.

Esta no es la primera vez que la también influencer tiene que recurrir a la justicia para frenar el acoso de un fan tan radicalizado. De hecho, el pasado mes de agosto Kendall testificaba contra Shavaughn McKenzie, quien supuestamente vivía en la indigencia, después de que este se colara en su propiedad de Hollywood Hills (Los Ángeles). Tras pasar algo más de tres meses en la cárcel, el joven fue puesto en libertad finalmente en noviembre al ser declarado no culpable de un delito de allanamiento de morada.