Cómo protegerse contra estafa de alquileres fraudulentos en Facebook

La Policía está tras la pista de cuatro sujetos que engañaron a inquilinos en Queens, robándoles dinero tras hacerse pasar por propietarios

Lauro Cantu.
4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento.
Lauro Cantu. 4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Una vez más las redes sociales se convirtieron en la herramienta perfecta para que una banda de estafadores que se hacía pasar por propietarios de apartamentos en Queens, engañara a potenciales inquilinos y les robaran el dinero que pedían como depósito. Por lo menos cuatro personas cayeron en la trampa.

El Departamento de Policía (NYPD) informó este martes sobre las acciones del grupo criminal e indicaron que están tras la pista de cuatro hombres, quienes usaban Facebook para ofrecer apartamentos que sonaban atractivos, no solo por el precio sino porque al hacer el negocio de manera directa los arrendatarios podrían ahorrarse el dinero de transacciones con inmobiliarias.

NYPD ofreció imágenes de los cuatro sospechosos de dichas estafas en Queens.

“Los individuos se reunían con las víctimas en un lugar acordado, se presentaban a sí mismos como los dueños de los mencionados apartamentos para alquilar y entregaban un juego de llaves con el recibo del depósito”, explicó un vocero de la NYPD sobre el modus operandi de los delincuentes. “Después de recibir el dinero del depósito, los individuos huían con rumbo desconocido y al llegar a los apartamentos, las víctimas se daban cuenta de que los apartamentos ya estaban ocupados y no estaban disponibles”.

La Policía aseguró que la banda comenzó su ronda de estafas el pasado 1 de abril, con una mujer de 40 años que se reunió con el presunto casero en una calle de Jackson Heights, a quien le entregó $1,400 en efectivo, tras sacarlo de un cajero. Veinte días después, los estafadores, que se presumen forman parte de la misma red, volvieron a atacar en Queens, esta vez en la calle 70 de Woodside, donde una mujer de 25 años perdió $1,800 y donde los inquilinos del inmueble le aseguraron a El Diario no haber visto movimientos extraños.

4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento.
Vista del edificio 4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento. Mariela Lombard/ El Diario Nueva York

Dos días más tarde, otra víctima entregó esa misma cantidad de dinero en East Elmhurst. Y el último incidente reportado fue el pasado 6 de junio, cuando la cuarta víctima entregó $1,500 por un apartamento en Flushing.

Y aunque gracias a cámaras de vigilancia la Policía ya tiene el rostro de los sospechosos, estos siguen sueltos por lo que el NYPD pidió a la comunidad que esté alerta porque pueden ocurrir más fraudes. La Uniformada recomendó dudar especialmente si las ofertas son exageradas, ya que si algo “parece demasiado bueno para ser verdad”, es probable que sea una estafa segura.

“No pague antes de ver el apartamento y pida documentación de la persona que está ofreciéndolo”, recomendó el NYPD. “Verifique la identidad”.

Más común de lo que parece

Las estafas a través de redes sociales son trampas comunes en las que han caído varios inmigrantes de Woodside y Jackson Heights. Ese fue el caso del mexicano Lauro Cantú, quien supo de la reciente estafa en su vecindario y confesó haber sido víctima hace unos meses.

Lauro Cantu. 4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento.
Lauro Cantú confesó haber sido víctima de una estafa similar. Mariela Lombard/ El Diario Nueva York

A la familia de nosotros le hicieron lo mismo en la 58 y Queens Boulevard, en esta misma área, pero lo bueno es que a esa persona sí la agarraron”, comentó el inmigrante, quien agregó que muchos estafadores piensan que pueden aprovecharse fácilmente de los hispanos. “Fue igual, les dieron a rentar el apartamento y les dieron las llaves y todo, pero la persona a la que le dieron el dinero desapareció. Y cuando fueron a abrir el departamento para mudarse, los dueños estaban ahí y dijeron que no sabían nada”.

Y ante lo común de este tipo de estafas, el fiscal general del estado, Eric Schneiderman, hizo un llamado a los neoyorquinos para que estén con los ojos bien abiertos a la hora de hacer contactos comerciales a través de redes sociales, advirtiendo que no tolerará que estafadores hagan de las suyas a costa de la ingenuidad de otras personas, por lo que pidió que las víctimas denuncien cualquier acto.

“Las nuevas herramientas digitales aportan nueva conveniencia, pero también nuevos riesgos que los consumidores deben tener en cuenta. Pero ya sea en medios sociales o tradicionales, la publicidad falsa es un crimen en Nueva York y mi oficina está comprometida a procesar a los estafadores con todo el peso de la ley”, advirtió el Fiscal. “Sin embargo, un consumidor prudente y bien informado es siempre la mejor línea de defensa contra los estafadores y el fraude, sobre todo cuando navega por el desconocido mundo del Internet”.

4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento.
El edificio del 4162 de la Calle 70 en Queens, donde hispanos fueron estafados en la renta de un apartmento.

La Fiscalía de Nueva York recibe las denuncias a través del formulario de quejas en línea del buró del consumidor de ese organismo o a través del 1 (800-771-7755).

Entre tanto, el fiscal de Queens, Richard Brown, comentó que allí reciben en promedio tres denuncias mensuales relacionadas con alquileres fraudulentos, y destacó que el internet se ha convertido en terreno fértil para “oportunistas criminales” que están aprovechando el mercado de la vivienda en Queens para robar a trabajadores desprevenidos.

“Para muchas de las víctimas, la pérdida es doblemente preocupante porque han perdido su dinero y todavía no tienen un lugar donde vivir“, indicó Brown, quien pidió a la comunidad no quedarse callada ante estos hechos. “Cualquiera que crea que él o ella puede haber sido víctima de un supuesto esquema de fraude de alquiler, puede contactar a mi Oficina de Delitos Económicos al 1 (718) 286-6673 o a mi Oficina de Asuntos de Inmigrantes al 1 (718) 286-6690“, concluyó el Fiscal de Queens, agregando que quienes no hablen inglés pueden dejar un mensaje en español y alguien se comunicará con ellos en su propio idioma.

Inmigrantes son presa fácil

Ezra Kautz, abogada del área de Supervisión de Vivienda de la organización Make the Road, se mostró preocupada por la manera en que gente abusiva se aprovecha de familias trabajadoras, y pidió a quienes están buscando un sitio para rentar tomar precauciones adicionales.

“Durante años, los inquilinos en nuestra comunidad han estado sujetos a agentes de bienes raíces sombríos o estafadores que buscan sacar provecho de familias inmigrantes desesperadas por la vivienda”, comentó Kautz. “Antes de entregar cualquier dinero a cualquier persona que afirme ser un agente de bienes raíces, incluso una cuota de solicitud, pida ver su licencia. Y antes de pagar un depósito, alquiler o honorarios de agente, debe ver el apartamento y tener un contrato firmado por el propietario”.

La abogada explicó que los inquilinos pueden verificar los nombres de los propietarios de los edificios con tres o más apartamentos, a través de la página de internet: nyc.gov/hpd.

Y tras enterarse de los nuevos fraudes contra inquilinos en su condado, el líder de la mayoría del Concejo Municipal, Jimmy Van Bramer, recordó que en la Gran Manzana todos los afectados, incluso si son indocumentados, tienen las mismas protecciones ante la ley.

Lo que los estafadores están haciendo es despreciable”, comentó el político de Woodside, donde han ocurrido algunas de las denuncias. “Es importante mantenerse vigilante y reportar cualquier actividad sospechosa a la policía de Nueva York. Mi oficina siempre está aquí para ayudar”.

Consejos para evitar estafas:

  • Trate de no negociar en efectivo.
  • Trate de obtener un contrato de arrendamiento por escrito que identifique a todas las partes.
  • Nunca alquile un apartamento sin haberlo visto antes.
  • Conozca al propietario en persona.
  • Hable con los actuales inquilinos.
  • Use los servicios de un agente de bienes raíces con licencia.
  • Asegúrese de que el apartamento sea consistente con las tarifas del mercado. Como dice el refrán si es demasiado bueno para ser verdad, entonces es probablemente una estafa.
  • Los consumidores deben desconfiar de cualquier correo electrónico, mensajes o publicaciones en las redes sociales que promuevan acuerdos que parecen demasiado buenos.
  • Sepa que muchas falsas ofertas son a menudo estafas diseñadas para sacarle dinero a los consumidores o para recopilar información personal.
  • No se deje engañar por sitios web y nombres de dominio similarmente confusos. Los estafadores utilizan variantes de la dirección de Internet de una empresa conocida para tratar de atraer a los usuarios a visitar sitios web falsos.
  • No realice ninguna transacción que implique información personal, financiera o de tarjeta de crédito mientras usa una conexión Wi-Fi abierta y no segura.
  • Protéjase usando tarjetas de crédito: Las tarjetas de crédito generalmente ofrecen una mejor protección de compra y resolución de disputas de fraude que otros métodos de pago. Las tarjetas de débito se enlazan directamente a su cuenta bancaria, lo que puede amenazar su saldo total.

Dónde denunciar:

  • Si tiene alguna pista que pueda ayudar a dar con los sospechosos de las estafas en Queens, llame de manera confidencial al número de la Policía: (800) 577-TIPS.
  • También se puede enviar informes a través del portal de internet http://www.crimestoppers.com o por texto al 274637 (CRIMES) y luego marcar TIP577.
  • La Fiscalía de Nueva York recibe las denuncias de estafa en la línea 1 (800-771-7755).
  • La Fiscalía de Queens invita a que las denuncias se hagan a través de la Oficina de Delitos Económicos al 1 (718) 286-6673 o en la Oficina de Asuntos de Inmigrantes al 1 (718) 286-6690, incluso en español.