Se sale con la suya ante agentes migratorios que le exigían responder si era ciudadana

La presión del agente de la Patrulla Fronteriza no intimidó a Shane Parmely
Sigue a El Diario NY en Facebook
Se sale con la suya ante agentes migratorios que le exigían responder si era ciudadana
Shane Parmely compartió videos del incidente en su cuenta de Facebook.
Foto: (Captura Facebook / Shane Parmely)

Si algo no intimida a la maestra californiana Shane Parmely son los agentes de la Patrulla Fronteriza (CBP). En caso de duda, basta ver su cuenta de Facebook.

La mujer fue detenida junto con su familia en Nuevo México por, aproximadamente, una hora por oficiales que, insistentemente, le cuestionaban si eran o no ciudadanos estadounidenses.

Pero en un desafío directo a la autoridad, Parmely se rehusó a contestar.

“¿Estamos cruzando la frontera?”, le responde la estadounidense a los agentes que la interceptaron en un punto de inspección.

“No. ¿Son ciudadanos estadounidenses?”, insiste el agente.

“¿Estamos cruzando la frontera?”, repite la mujer sin inmutarse. “Yo nunca he sido cuestionada si soy ciudadana mientras transito por esta zona”, continúa.

Ante el temple de la maestra que se reafirma una y otra vez en su argumento, uno de los patrulleros indica que “debe contestar la pregunta de inmigración”.

Los agentes proceden a informarle que está detenida.

“Así que si digo ‘sí, soy ciudadana’, ¿puedo seguirlo?”, cuestiona la mujer.

“Si la respuesta al agente es justificada, pues sí”, indica el oficial.

Es entonces cuando Parmely trae el tema de la discriminación contra personas por su origen étnico.

“Así que si tengo un acento y soy morena, ¿puedo solo decir, ‘sí’, y seguirlo o tengo que probarlo?”, argumenta. “Tengo varios amigos maestros que están cansados de que sus niños sean discriminados”.

El enfrentamiento fue compartido por la maestra de San Diego en varios videos en su cuenta de Facebook en la que ironiza sobre el comportamiento de los agentes.

Finalmente, la mujer fue liberada sin contestar la pregunta.

Por su parte, la Patrulla Fronteriza reaccionó a la intervención bajo el argumento de que los oficiales tratan con “dignidad” y “respeto” a todas las personas a las que detienen.

Agregaron que si alguien se niega a responder las preguntas, el agente “puede detener al conductor (a) por un periodo razonable de tiempo hasta que él o ella pueda determinar el estatus migratorio del ocupante”.