Trump contra sí mismo: la crisis que desató en su gabinete

El presidente busca gente "dispuesta a recibir las balas por él", dice un exasesor
Trump contra sí mismo: la crisis que desató en su gabinete
El presidente Trump parece ser su principal enemigo en relación con su gabinete.
Foto: Chris Kleponis - Pool/Getty Images

El presidente Donald Trump ha desatado una seria crisis en sus gabinete, debido a las expresiones públicas que tiene sobre algunos de sus miembros.

El más reciente caso fue el del fiscal general Jeff Sessions, a quien ha criticado en Twitter por su papel en el “Rusiagate” y en sus indecisión para despedir al director interino del FBI.

El mandatario ha expresado su descontento con el fiscal, pero no ha decidido si lo despedirá o no, ya que esta determinación podría acarrearle más problemas y cuestionamientos sobre la independencia del poder judicial.

Lo último que escribió Trump fue: “¿Por qué el fiscal general Sessions no cesó al director interino del FBI Andrew McCabe, un amigo de (James) Comey que estuvo a cargo de la investigación de (Hillary) Clinton, pero sí recibió miles de dólares ($700,000) por los vínculos políticos de su mujer con Hillary Clinton y sus representantes?”.

Aunado a ello, durante un evento con “Boy Scouts”, el mandatario amenazó con despedir al secretario de Salud, Tom Price, si no conseguía los votos necesarios para desmantelar el “Obamacare”.

“El secretario Tom Price está también aquí. El doctor Price sigue vive el camino de los ‘Scouts’, ayudando a millones de estadounidenses como nuestro secretario de Salud… Y esperamos que él obtenga los votos mañana (este miércoles) para matar esta horrible cosa conocida como ‘Obamacare’ que está realmente hiriéndonos”, dijo.

Luego lanzó la amenaza: “Por cierto, ¿vas a tener esos votos? Es mejor que él los consiga… De otro modo tendré que decir: ‘Tom, ¡estás despedido!’”, expresó.

En medio de tales polémicas, se desató el rumor de que el secretario de Estado, Rex Tillerson, renunciaría a su puesto, debido a su frustración con la administración del presidente Trump.

Sin embargo, la portavoz de esa dependencia, Heather Nauert, rechazó que el Secretario dejara el puesto, ya que se tomaría sólo algunos días de descanso esta semana, en medio de varias crisis internacionales donde Estados Unidos tiene importante papel, como el conflicto con Corea del Norte, la relación con Rusia, los problemas en Medio Oriente, por mencionar los tres más severos.

“Él ha tenido mucho trabajo, recién volvió de mega viaje, como bien saben, sobre el G20. Entonces, él está tomándose unos días para él mismo”, afirmó Nauert, según The New York Post.

Estos conflictos se suman a la tensión que se vive en la Casa Blanca tras la renuncia de Sean Spicer como vocero y la llegada de Anthony Scaramucci como director de Comunicaciones, quien amagó con despedir a todos los funcionarios que filtren información a la prensa; aunado también a la renunica de Michael Short, secretario de prensa adjunto.

Un ex asesor del mandatario le dijo a The Washington Post, bajo condición de mantener el anonimato, que el republicano busca “a gente dispuesta a recibir las balas por él”, aunque no todos están dispuesto a ello.