¡Qué suene el Merengue!  

Mi gran deseo es que cuando cierre el telón y la parada culmine que sigamos celebrando en solidaridad y unión
Sigue a El Diario NY en Facebook
¡Qué suene el Merengue!  
Se siente la presencia de los dominicanos en la ciudad de Nueva York.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La Junta Directiva del Desfile Dominicano representa mucho más que un grupo de dominicanos organizando un desfile. Formar parte de esta Junta se trata sobre nuestro legado como comunidad. Se trata de proclamar y mantener vivo el espíritu de nuestra gente, gente trabajadora, gente generosa y gente cariñosa.

Este desfile nos da la oportunidad de expresar nuestras virtudes a todo dar al unificarnos como comunidad en un día como hoy.

Este año la Junta Directiva unánime hemos dedicado el desfile a la Detective del NYPD Miosotis Familia, honramos su memoria, vida y legado. Y como Gran Mariscal, elegimos a nuestro Congresista Adriano Espaillat. Como Padrino al Gran del Béisbol, Juan Marichal Y como Madrina Internacional, Lissette Núñez, la única piloto dominicana en vuelos comerciales. Estos entre los 24 galardonados cuales se destacan cada uno en sus diferentes ramas incluyendo ciencias y artes, comunicaciones, negocios y servicio público.

Nuestro gran propósito es celebrar a nuestra gente y nuestros valores patrimoniales a la vez que valoramos y honramos a otras culturas. Damos inicio a nuestro tercer año al frente de este gran desfile a ritmo de Güira, Tambora y Acordeón instrumentos únicos en su sonido y juntos nos ponen a todos a bailar. Simbólicamente somos como cada uno de esos instrumentos cada uno lleva su propio ritmo pero juntos recalcamos la alegría de nuestra gente, cultura e historia.

Este domingo hay celebración en la ciudad de Nueva York, pero queremos que el mundo sepa que no sólo estamos aquí un día al año en agosto sin no que trabajamos todo el año para dar a conocer nuestro lindo país como un destino turístico y de negocios, y sobre todo, como el lugar que nuestros corazones llaman mi dulce hogar.

Un factor de suma importancia, el cual queremos respaldar y promover es la educación. Como muchos, mis padres dejaron su patria por temor a un dictador, y vinieron aquí con la esperanza de crear oportunidad para mí y mis hermanos.

También al igual que muchos, por cualquiera que hubiese sido la razón que dejamos nuestro lugar de cuna para venir a esta gran nación, todavía nos sentimos profundamente conectado a nuestro lugar de origen natal. Aunque partí de mi tierra a solo unos ocho años de edad, amo a mi querida República Dominicana y he inculcado ese orgullo en mis hijos y nietos. Esto es parte de mi legado.

Es nuestra misión y deber ayudar a otras familias con una historia similar a la nuestra; al proporcionar becas a jóvenes que sueñan con ser estudiantes; nuestros estudiantes se convertirán en los líderes que alcanzan posiciones de liderazgo en las industrias, en el gobierno y las organizaciones cívicas como este desfile, un ejemplo a seguir por generaciones.

Mi gran deseo es que cuando cierre el telón y la parada culmine que sigamos celebrando en solidaridad y unión por el transcurso del año. Trabajando juntos y creando cambios positivos, y que su voz firme y poderosa sirva para apoyar, fortalecer y empoderar a nuestra comunidad.

Me siento muy feliz y orgullosa de marchar hoy con mis compañeros miembros de la junta directiva del desfile, los cuales han trabajado sin descanso en una capacidad voluntaria para hacer realidad este gran evento.

Estoy agradecida a todos los que asisten al desfile para mostrar su orgullo nacional o simplemente para participar y darnos apoyo en la celebración de nuestra herencia Dominicana.

Llueva, truene, o ventee, va a ser un día maravilloso para todo Nueva York y los que comparten nuestro amor por Quisqueya. ¡Qué suene el Merengue!

(María Khury es Presidenta del Desfile Dominicano de la Ciudad de Nueva York)