Cuatro hospitales rechazaron operar a un bebé con una rara enfermedad, pero su la madre no se rindió

El bebé nació con una enfermedad cardíaca muy poco común, conocida como "medio corazón"

La prioridad de cualquier padre y madre es que sus hijos estén bien de salud. Cualquiera que tenga hijos puede entender que rendirse cuando están enfermos no es una opción.

Un ejemplo de lucha incansable nos lo da Sarah Lemons, que no se dio por vencida cuando le comunicaron que su recién nacido bebé, Calvin, había nacido con una enfermedad tan rara como grave.

Calvin nació con una condición cardíaca muy poco común.  El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, comúnmente conocido como “medio corazón”, es lo que padece este bebé. Se trata de una afección en el lado izquierdo del corazón, que está notablemente subdesarrolado.

Pero además de tener sólo “la mitad de un corazón”, Calvin sufrió un derrame cerebral.

No hay que perder la esperanza

Ante esa situación, había que actuar de inmediato. Sarah llevó a su bebé a cuatro hospitales, pero todos le negaron la cirugía de urgencia que necesitaba, alegando que era inoperable. Pero si el pequeño Calvin no era operado de inmediato, moriría.

Parecía que nadie estaba dispuesto a salvarle la vida, pero a pesar de todo, tanto la madre como el pobre Calvin, lucharon por conseguir el milagro necesario.

Sarah estuvo a punto de tirar la toalla, pero en un momento tan desesperado hizo algo que le cambió la vida y le dio esperanza.

Llevó su desesperación y lucha a las redes sociales. Alguien le recomendó que se pusiera en contacto con el hospital infantil Nicklaus en Miami, Florida. Allí conoció al Dr. Redmond Burke. El único doctor que estaba dispuesto a operar sobre Calvin.

La operación era arriesgada, pero el doctor Redmond quería intentar salvar la vida del pequeño. Mientras otros médicos y hospitales se negaron a realizar una operación de ese calibre, el Dr. Redmond se volcó en ayudar al pequeño Calvin.

Y el resultado fue un éxito, vean: