Comisiones, conocerlas para evitarlas

Algunas cuentas en los bancos y tarjetas de crédito cobran algunos de sus usos o penalizan otros
Comisiones, conocerlas para evitarlas
Muchas comisiones puede evitarse y con ellos costos que pueden ser significativos./Shutterstock
Foto: Shutterstock

¿Por qué han desaparecido $15 de mi cuenta este mes?¿Qué he comprado que me ha costado $50? Estas son algunas de las preguntas que pueden hacerse con cierta sorpresa quienes rutinariamente miren sus cuentas mensualmente tanto bancarias como las de sus tarjetas.

Es algo que conviene hacer, no solo para detectar errores o robos de identidad, por ejemplo, sino también por presupuestar mejor los gastos mensuales, algo en lo que se insiste desde estas páginas. Al revisar estas cuentas podrá entender que algunos de sus gastos, quizá esos $15 y los $50, son comisiones del banco o el emisor de su tarjeta.

Sepa cuáles son algunas de las comisiones más frecuentes para evitar incurrir en ellas porque en la mayor parte de los casos es posible.

En los bancos:

  • Las de cuentas: Cuando abra una cuenta en un banco pregunte si tiene algún costo y cuánto. Las hay gratis pero tiene que asegurarse que usted abre sus cuentas sabiendo si paga por ellas o no.
  • De balance mímino: Algunos bancos cobran cuando los fondos en las cuentas son inferiores a una determinada cantidad a fines del mes o durante el mes. Esto último puede doler más porque es una cuestión que a veces es muy temporal. Pregunte en su banco cuál es su caso para evitar tener que pagar una comisión sin saberlo o sin ponerle remedio.
  • Sobregiro: es quizá la comisión más conocida y penaliza el uso de fondos que no se tienen y que el banco presta para cubrir la falta de dinero. Como media se cobran unos $40 pero por cada pago sin fondos, es decir que si en dos ocasiones usa su tarjeta de débito sin tener fondos en su cuenta, se le cobrarán $80. La protección de sobregiro, es decir, la seguridad de que siempre podrá hacer un pago, es una elección que usted tiene. Puede eliminarla pero en ese caso no podrá hacer un pago si no tiene dinero. Hable con su banco que le puede ofrecer ligar la cuenta de cheques a la de ahorros para minimizar las posibilidades caer en el sobregiro.
  • Cheques: Muchos bancos cobran por emitir el librito de cheques. Es una forma de pago que se usa cada vez menos pero que sigue existiendo y pedir los libritos puede suponerle una factura o no, depende de los fondos que tenga. Además si se intenta cobrar uno o se deposita y no se puede cobrar (porque quien se lo dio no tenga fondos) se le cobrará una comisión que puede ser de unos $10 o $12.
  • Pérdida de tarjeta: Al igual que en la cuestión de los cheques, si necesita que le emitan una nueva tarjeta es posible que tenga que pagar un precio por ello.
  • Uso de ATM: Los bancos cobran que se use un ATM que no sea de su red. No solo le cobrará la terminal del ATM pero además su banco puede cobrarle también. Es decir, que puede doler dos veces. El consejo es usar solo los ATM del banco del que sea cliente pero eso es más fácil decir que hacer, si no tiene más remedio que usar otra, trate que sea de una Credit Union, son los ATM que cobran menos a quienes llegan con tarjetas de otra entidad. En el caso de que quiera usar su tarjeta de débito en el extranjero, prepárese para pagar. Normalmente estas transacciones llegan con comisión.

En las tarjetas de crédito

Según ha compilado CreditCards.com estas son las más frecuentes:

  • Anual: El 24% de las tarjetas las cobran. Aunque normalmente son de dos dígitos, pueden llegar a tres en el caso de una tarjeta platino por ejemplo. Cuanto más servicios se tengan con la tarjeta, más se paga.
  • Transferencia de balances: La mayor parte de las tarjetas cobran un 3% de la cantidad transferida de una tarjeta a otra (normalmente se hace de una que tiene un interés mayor a otra que lo tiene menor o no lo tiene por un periodo de tiempo) o $5/$10, el monto que sea mayor. Cuando los emisores de tarjetas no cobran esa transacción, algunas que han salido con tasas del 0% durante un cierto número de meses lo hacen, se lo hacen saber a los clientes porque es algo que añade atractivo a la tarjeta.
  • Pago tardío: No solo le puede costar algunos puntos en su historia crediticia sino que además esta y la siguiente comisión son tan frecuentes como imposibles de evitar. Eso si, si tiene el pago ligado a una cuenta y no hay fondos cuando se cobra el crédito de la tarjeta, algunos emisores hacen un segundo intento 24 horas después y en ese caso se puede pedir que se elimine la comisión que suele rondar $37
  • Anticipos de dinero: Quienes usen el ATM para sacar dinero pagan un poco más. Con pocas excepciones, todos los emisores de tarjetas cobran por ello alrededor de $10 o el 5% de la cantidad que se anticipe.
  • Uso en el extranjero: La buena noticia es que CreditCards.com dice que es cada vez más fácil encontrar una tarjeta que no cobre comisión por ser usada en otro país. Normalmente cobran un 3% de la transacción que se haga con ella pero desde hace unos años y con la fuerte competencia que hay entre emisores, esta comisión ha ido desapareciendo.
  • Pago devuelto: Se cobra cuando se paga la factura de la tarjeta con un cheque que no se puede cobrar. Puede ser un costo bastante elevado, unos $37, y pocas tarjetas no la cobran.

 

A tener en cuenta: las entidades bancarias y emisores de tarjetas suelen perdonar algunas comisiones si se incurre en ellas infrecuentemente. No obstante, hay que pedirlo y por ello hay que estar atentos.