Mayweather vs. McGregor: un gran negocio que no debe de ser visto como una pelea de boxeo

Las mayores estrellas de sus respectivos deportes se enfrentarán el 26 de agosto y uno de ellos es el verdadero 'gancho'
Sigue a El Diario NY en Facebook
Mayweather vs. McGregor: un gran negocio que no debe de ser visto como una pelea de boxeo
Mayweather y McGregor, un circo muy redituable.

El boxeo profesional y las artes marciales mixtas (MMA) son dos deportes tan diferentes como el fútbol y el béisbol en opinión de muchos. Los dos deportes de combate tienen sus propios seguidores y difícilmente se pensaría que se pudieran encontrar en el mismo escenario.

Tal ocurrencia no sería posible sin dos figuras como Floyd Mayweather Jr., leyenda de los cuadriláteros, y Conor McGregor, astro de las artes marciales mixtas y del UFC (Ultimate Fighting Championship), quienes son las dos figuras más populares y controversiales de sus respectivas disciplinas.

Cuando la posibilidad de un combate entre Mayweather y McGregor comenzó a surgir, pocos lo consideraban como algo realista debido a las diferencias que existen entre el boxeo y las MMA, pero una de las habilidades básicas necesarias en las MMA es el boxeo, pues para usar las piernas y codos se necesita utilizar algún tipo de jab, de golpe recto y realizar desplazamientos típicos de boxeo. No obstante, el combate era difícil de concebir.

Sólo que sí se hizo realidad y ya está a la vuelta de la esquina (26 de agosto en la Arena T-Mobile de Las Vegas). Mayweather vs. McGregor debe de ser entendido principalmente como un gran golpe de los promotores.

El combate ha acaparado la atención no sólo por el choque de dos deportes, sino por los dos individuos que subirán al ring esa noche.

Se trata, primero que nada, del duelo de dos figuras muy controversiales más allá del deporte. Muchos estiman que será el evento que recaudará más dinero en la historia de las peleas, ya sea de boxeo o MMA. Cuando Mayweather se enfrentó a Manny Pacquiao en 2015, en la llamadaPelea del Siglo”, la función generó un total de 623 millones de dólares. Como todos saben, la contienda entre dos de los mejores boxeadores de los últimos 20 años no gustó.

Cifras que impresionan

Mayweather tiene garantizado cobrar 100 millones de dólares y McGregor, que compartirá sus ganancias con el UFC, que es su promotora, $75 millones. Los boletos más baratos para ver la pelea en la arena tienen un precio de 500 dólares; los más caros llegan a $10,000, y el precio por ver en televisión a través del sistema de pago por evento es de $89.95 ($99.95 en alta definición).

Las expectativas económicas del evento son gigantescas y se proyectan de esta manera, según la estimación de Kevin Iole, de Yahoo Sports:

  • $90 millones como mínimo de ingresos por venta de boletos. Cabe señalar que Mayweather vs. Pacquiao dejó por este mismo concepto $72.2 millones en 2015.
  • Alrededor de $500 millones por ventas de PPV bajo la premisa de que se lograrán arriba de cinco millones de ventas. Los ingresos aquí normalmente se dividen 50-50 entre los promotores y las compañías de cable y satélite.
  • En esta ocasión, la televisión –Showtime– tomará $7.50 por cada $100 de ingresos del PPV. De los $43.50 restantes, $25.50 serán para Mayweather y $17 para McGregor porque se están dividiendo las ganancias al 60-40. De tal forma que las ganancias totales para Mayweather por este concepto serían de $127 millones, mientras que las de McGregor ascenderían a $85 millones.
  • Mayweather y McGregor también compartirán las ganancias de la venta de derechos de televisión internacional, de patrocinios, de venta de boletos, de mercancía de la pelea y del consumo de comida y bebidas, lo que en suma podría generar hasta $211 millones adicionales.

De esa cifra aproximada se tendrían que restar los costos del evento: la paga de los demás boxeadores, gastos de transportación, de hoteles y de comidas, entre otros por la producción del evento, que se calcula podrían ser de alrededor de $25 millones.

De todos modos, la diferencia de $186 millones es monstruosa y se repartiría de nuevo en 60-40: $111.6 millones para Mayweather y $74.4 millones para McGregor. Sumado esto a la venta del PPV el balance sería un asombroso total de alrededor de $239 millones para el hombre conocido con justa razón como “Money” y $159.4 millones para “The Notorious”.

¿Combate competitivo?

En el análisis deportivo, es difícil imaginar que este combate será muy competitivo, pues McGregor (21-3, 8 KOs en MMA) nunca ha realizado una pelea de boxeo (este duelo es considerado su debut profesional), mientras que Mayweather (49-0, 26 KOs) busca su victoria número 50 como profesional. La pelea está pactada a 12 asaltos en las 154 libras. El último campeonato mundial de Mayweather fue en 147 libras y McGregor es el campeón del UFC en 155 libras.

La pelea será en un cuadrilátero de boxeo y con rounds de tres minutos, o sea, lo normal. Mayweather tiene casi un año sin pelear y 40 años de edad. McGregor tiene 28 años y está más activo en su deporte, pero si el irlandés piensa que eso nivelará las cosas de alguna manera sería bueno recordar que Mayweather no peleó por 21 meses antes de enfrentar al gran campeón mexicano Juan Manuel Márquez, a quien dominó con facilidad en 2009.

Es importante entender que lo del 26 de agosto será un espectáculo más que una competencia, en donde las máximas figuras de dos deportes estarán frente a frente. Mayweather es un tipo polémico que sabe cómo venderse y que ahora tiene en McGregor al rival perfecto para crear algo jamás visto en deportes de combate.

Cualquier magno evento necesita tener un “gancho” para ser exitoso y aquí el gancho es McGregor, la figura más popular en su deporte. Serán sus seguidores los que verdaderamente estarán llevando este duelo a los niveles más altos en audiencia e ingresos. En términos generales, la gente de boxeo sólo ve la pelea como un espectáculo, si no es que un circo.

Eso sí, una victoria de McGregor sería tal vez la más grande sorpresa en la historia de ambos deportes, pues es difícil pensar que el irlandés pudiera sobreponer su juventud, fuerza y coraje a su inexperiencia como boxeador. Pero de lograr el triunfo, éste sería histórico en toda la extensión de la palabra y seguro que estremecería al mundo entero.