Sigue hospitalizada mujer que salvó a sus hijos de caída de árbol en Central Park

Anne Monoky Goldman fue evacuada del parque en estado crítico pero su vida ya no corre peligro
Sigue hospitalizada mujer que salvó a sus hijos de caída de árbol en Central Park
Anne Monoky Goldman dio a luz a su tercer hijo hace sólo un mes y medio.
Foto: Screenshot vídeo CBS Local

‘Heroína’, ‘madre ejemplar’ y ‘sinónimo de valentía’. Así es como algunos de los turistas y neoyorquinos que se encontraban el pasado martes por la mañana en Central Park describieron a Anne Monoky Goldman, la mujer que resultó gravemente herida por proteger a sus tres hijos pequeños de la caída de un olmo gigante en el emblemático parque de la Gran Manzana.

La víctima, de 39 años y vecina de Manhattan, continúa internada en el Hospital Presbiteriano de Nueva York, donde fue diagnosticada con una fractura de cuello que, según los médicos, tuvo lugar como consecuencia del impacto del árbol contra su cabeza. Pese a la gravedad de la lesión, los médicos no temen por su vida.

En el momento del accidente, la mujer llevaba a su hijo menor, James, nacido hace poco más de 40 días, colgado de su pecho con un soporte, mientras que los otros dos, Grant, de dos años, y Will, de cuatro, se encontraban en el carrito que empujaba Goldman. Sólo uno de los hermanos, el mediano, sufrió fracturas en el cráneo como consecuencia del impacto.

Según las autoridades y varios testigos que presenciaron lo sucedido, los hechos tuvieron lugar alrededor de las 10 a. m. en West Drive cerca de la calle 62 Oeste, un lugar muy frecuentado por miles de neoyorquinos y turistas cada día.

“Fue horrible. Lo primero que escuchamos fue el estruendo del árbol al caer y, al cabo de pocos segundos, un bebé empezó a llorar“, afirmó al New York Post Jamie Brown, un visitante de 42 años de Virginia que no dudó en destacar la actitud heroica de Goldman. “Todos estarían muertos de no ser por ella“, añadió.

Sólo uno de los niños sufrió fracturas craneales; los otros dos resultaron ilesos.

El portavoz del Departamento de Bomberos (FDNY), Frank Dwyer, explicó que la mujer perdió la consciencia durante tres minutos mientras se encontraba atrapada bajo las ramas del olmo, aunque después se despertó y empezó a preguntar desesperadamente por sus hijos.

Según medios locales, los equipos de bomberos tuvieron que utilizar varias motosierras para poder liberar a Goldman del entramado de ramas en el que se encontraba y trasladarla con urgencia al hospital, donde a día de hoy continúa siendo sometida a varios estudios.

Todavía no está claro cuál fue la causa que provocó la caída del árbol, el cual, según el Departamento de Parques de la Ciudad, debía ser mantenido por la Conservadora de Central Park, el grupo privado encargado del mantenimiento de los espacios verdes del parque y que, por el momento, se ha negado a hacer declaraciones. De acuerdo a los datos proporcionados por el Servicio Nacional Meteorológico, la velocidad del viento en el momento del accidente era menor de 3 millas por hora.

“La culpa es de la Conservadora”

Al igual que Goldman, varias personas fueron víctimas en el pasado de los árboles de Central Park y a día de hoy continúan luchando para que se haga justicia y las autoridades locales tomen las medidas necesarias para evitar estos desafortunados incidentes.

Todos los afectados están de acuerdo: los accidentes del parque no son circunstanciales, sino que la culpa es de los trabajadores de la Conservadora, ya que son ellos los que no prestan atención al estado de los troncos y de las raíces de los árboles.

Arbol se desmorono en el Central Park, lastimando un persona adulta y sus hijos.
Así lucía el árbol que se desmoronó el pasado martes en Central Park.

Una de las víctimas del incorrecto mantenimiento de los espacios verdes de Central Park fue la ingeniera de Google Sasha Blair-Goldensohn, que logró ganar $11.5 millones en el juicio contra la Conservadora después de que la caída de una rama dañara parcialmente su columna vertebral en 2009.

En dicho caso, los investigadores descubrieron que los trabajadores del parque se habían percatado del mal estado del árbol que provocó el accidente, pero nadie tomó medidas al respecto. Tal y como informaron varios medios locales en su momento, el supervisor del grupo envió un correo electrónico a los empleados exigiendo que el árbol, situado a sólo 40 yardas de distancia del que se cayó el martes, fuera talado, pero el mensaje no obtuvo respuesta.