En peligro clínicas de salud escolares

Recortes al presupuesto estatal obligarían a cerrar estos centros que sirven a cerca de 350 escuelas en toda la ciudad de Nueva York
En peligro clínicas de salud escolares
Los centros de salud escolar proveen desde cuidados de emergencia hasta servicios de salud primarios como vacunas y prescripción de medicinas.
Foto: Archivo

Padres, maestros, activistas, líderes comunitarios y oficiales electos han expresando su preocupación ante el posible cierre de más de un centenar de clínicas de salud ubicadas en centros escolares que sirven a comunidad de bajos recursos.

Según denuncian, recortes propuestos en el presupuesto del estado de Nueva York, junto a cambios en algunas políticas de financiamiento educativo, podrían provocar el cierre total, la reducción de personal o la considerable disminución de servicios en estos vitales centros que proveen desde cuidados de emergencia hasta servicios de salud primarios, vacunas, prescripción de medicinas y programas de prevención de enfermedades.

Se estima que en la ciudad existen cerca de 150 centros de salud escolares que sirven a casi 350 escuelas, la mayoría de ellas están ubicadas en vecindarios pobres y de minorías, que tienen poco acceso a cuidados de salud.

Para evitar que esto ocurra, el Concejal de la Ciudad Brad Lander y el Senador del Estado Daniel Squadron, cuyos distritos también podrían ser afectados por estos cierres, presentarán una petición para pedirle a las autoridades estatales en Albany para que reconsideren dichos recortes y salven estas clínicas.

Aunque ningún centro médico escolar de la ciudad ha confirmado oficialmente cierres cuando comiencen las clases este otoño, muchos se están preparando para el gran impacto que podría tener los recortes de fondos. Esto no solo afectaría la salud a los niños sino también su rendimiento escolar.

Estas clínicas son supervisadas por un médico certificado y tienen, como mínimo, una enfermera practicante, que puede administrar medicamentos y escribir recetas para los estudiantes de forma gratuita, independientemente de si sus padres tienen seguro médico o no.

De acuerdo a un reporte publicado por el matutino amNew York, se estima que ya los contratos para los proveedores más grandes de clínicas escolares de la ciudad se han reducido hasta un 70%, lo que puede afectar el  acceso a los servicios de salud en algunas escuelas.

Según datos del Departamento de Salud estatal, obtenidos por ese periódico, los fondos del Centro Médico Mount Sinai de East Harlem, que administra clínicas en el complejo educativo Julia Richman de Upper East Side y los campus Brandeis y Martin Luther King del Upper West Side, está siendo recortado más de un 60%, de $1.136 millones a $439,000.

Por su parte, el Centro Médico Luterano de Brooklyn, que administra cerca de 19 clínicas -incluyendo las de South Slope’s P.S. 10 y P.S. 124 y la P.S.24 de Sunset Park -se enfrenta a un recorte de más del 44%, de $ 1.2 millones a $673,000.

Mientras, el Centro Médico Montefiore del Bronx, que tiene el programa escolar más grande con 23 clínicas -incluyendo en los planteles de secundaria de DeWitt Clinton, Evander Childs y Lehman -se está reduciendo casi 27%, de $ 1.12 millones a $858,000.

Según dijo Sara Murphy, de la New York School-Based Health Alliance esto tendrá “un efecto devastador“, porque el 60% de las clínicas de salud escolares del estado están ubicadas en la ciudad de Nueva York. “No van a recibir atención médica en otro lugar, esta es la única vez en que los niños pueden ir y obtener ayuda, y los padres no tienen que perder un día de trabajo”, dijo.

Se estima que un tercio de las visitas a estas clínicas son por problemas de salud mental, y esos son los servicios que probablemente serán cortados primero, agregó Murphy.