Dispuestos a trabajar por menos

La mayoría de los trabajadores tiene pocas esperanzas de que les ofrezcan salarios más altos

En los últimos cuatro meses se ofrece menos salario, como promedio, a la hora de cubrir puestos de trabajo./Shutterstock
En los últimos cuatro meses se ofrece menos salario, como promedio, a la hora de cubrir puestos de trabajo./Shutterstock
Foto: Shutterstock

La mejora del mercado laboral, como ocurre actualmente, suele tener dos consecuencias claras y lógicas. La primera es que al haber más ofertas de empleo más personas se animan a buscar trabajo. La segunda es que para atraer y retener a trabajadores los empleadores ofrecen mejores condiciones laborales y suben los salarios.

El caso, es que a día de hoy y en términos generales, no está ocurriendo ni lo uno ni lo otro a pesar de la continuada fuerte creación de puestos de trabajo y la rebaja de la tasa de desempleo.

Eso es lo que revelan los datos del departamento de Trabajo que mantiene cerca de mínimos históricos la población activa (personas con trabajo o buscándolo)  y solo señala tímidas subidas de salarios rondando los niveles de alzas de precios (inflación). Tampoco se ven avances en una reciente y novedosa encuesta que ha sido hecha pública esta semana por la Reserva Federal de NY sobre expectativas laborales.

Esta encuesta, que se lleva haciendo desde marzo de 2014 pero solo ahora se hace pública por poder mostrar una tendencia, indica que aunque más personas buscan un trabajo, cuando se les ofrece un puesto, los salarios son más bajos. “La oferta salarial media por un trabajo a tiempo completo recibida en los últimos cuatro meses cayó de $58,880 anuales en marzo a $49,250” en julio. Se explica desde la Fed de NY.

Y los trabajadores están ajustando a la baja sus expectativas dadas las circunstancias. Trabajarían cada vez por menos.

El salario medio más bajo que los trabajadores están dispuestos a aceptar en una oferta de trabajo nueva ha pasado de $59,660 hace cinco meses a $57,960 en julio.

La encuesta de la Fed de NY no tiene mucho recorrido histórico pero aún así, y por ponerlo en perspectiva, conviene aclarar que es el nivel más bajo desde marzo de 2015. Entonces, la tasa de desempleo era del 5.4% y no el 4.3% de julio de 2017.

La nota positiva son los beneficios no salariales. La satisfacción con estos no hace más que crecer pero quizá no es algo en lo que estén de acuerdo todos los hombres ya que quienes reciben estos con más entusiasmo son los más jóvenes, quienes tienen un título universitario y las mujeres.

Y no es casual que sea así porque después de muchos años en los que la incorporación a la mujer al mercado laboral se ha producido ignorando muchas de las necesidades de estas, cada vez más empresas incorporan licencias por maternidad y paternidad, días de enfermedad y trabajo desde casa.

Con lo justo

Con estos salarios ajustados y pocas perspectivas de alzas, no es de extrañar que según los datos que maneja la plataforma de trabajo CareerBuilder, el 78% de los trabajadores viva de cheque en cheque para llegar a fin de mes con lo justo, tres puntos porcentuales más que el año pasado.

Incluso una de cada 10 personas que ingresa más de $100,000 está en esta situación de llegar apurado al siguiente día de pago. En ciudades como Nueva York o Los Ángeles donde el costo de la vida es elevado, sobre todo por la vivienda, muchas familias viven estirando sus dólares a pesar de ingresar esas cantidades.

El problema que el 25% de los trabajadores no ahorra nada. Un 18% han reducido sus contribuciones a los planes 401k. Solo el 10% de los trabajadores ahorra al año más de $1,000.

Y peor aún, el 71% de los trabajadores tiene deudas (frente al 68% del año pasado) que muchos de ellos creen que se llevarán con ellos a la tumba. El 59% de los que ganan más de $100,000 también tienen deudas.

A pesar de la subida de los salarios mínimos en muchos estados y ciudades (la mayor parte de ellos en el inicio de un alza gradual) quienes trabajan por estas cantidades necesitan más de un trabajo para llegar a fin de mes, según CareerBuilder.

¿Por qué no suben los salarios?

Hay varias teorias

  1. Porque se están jubilando baby boomers bien pagados que son reemplazados por  jóvenes sin experiencia, y por tanto con menos salario. Esta es la conclusión a la que ha llegado recientemente un estudio de la Reserva Federal de San Francisco tras explicar que al tabular promedios emergen cifras de salarios que son peor de lo que son en cada caso particular.
  2. La tan debatida globalización está reduciendo los precios de la mano de obra porque la apertura de los mercados está haciendo real la competencia en muchos sectores entre mano de obra barata en países en desarrollo y cara en países desarrollados.
  3. La tecnología ha llegado a un punto de su desarrollo en el que no está mejorando tanto la productividad como en el pasado y en muchos casos ha dado lugar a la creación de negocios que apenas necesitan mano de obra.