USCIS hará más difícil obtener la “green card”

El ajuste para refugiados y portadores de H-1B es sólo el principio
USCIS hará más difícil obtener la “green card”
USCIS hará más ajustes a los beneficios migratorios.
Foto: John Moore/Getty Images

El último ajuste de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, inglés) para hacer obligatoria la entrevista a solicitantes de residencia permanente con base a su estatus con visas H-1B y refugiados, es sólo el principio de una política en expansión.

El mismo día que dio a conocer ese ajuste, la dependencia que dirige James W. McCament.

“USCIS dijo en una versión actualizada (de su comunicado) el lunes por la tarde que la agencia planea incrementar las entrevistas en otras categorías”, confirmó CNN.

Para esos ajustes, la dependencia no requiere aprobación del Congreso, pero da seguimiento a la orden ejecutiva 13780 del presidente Donald Trump, “Protegiendo a la nación contra la entrada a los Estados Unidos de terroristas extranjeros”.

“USCIS y nuestros socios federales están trabajando en forma conjunta para desarrollar procedimientos más sólidos para la selección de las personas que buscan beneficios migratorios para residir en los Estados Unidos”, dijo McCament.

Por ahora, este primer paso en firme representará una presión a las empresas que buscan mantener a sus empleados extranjeros por un largo periodo, razón para solicitar la residencia permanente, indicó el centro de análisis Axios, que también confirmó las medidas más estrictas para aplicantes a este beneficio migratorio.

Al mismo tiempo, el gobierno del presidente Trump revisa las reglas de la visa J-1, sobre la que pesan al menos cinco programas basados en empleo temporal, informaron personas familiariazadas con el proceso a The Wall Street Journal.

Esa visa es utilizada, por ejemplo, para jóvenes que trabajan en centros recreativos durante las temporadas vacacionales, pero también para intercambios escolares.

Cada año se otorgan alrededor de 100,000 visas de ese tipo, por lo que “a la administración federal le preocupa”, indicó Jessica Vaughan, directora del Centro de Estudios sobre Inmigración.