Las siete posiciones sexuales más peligrosas

Quizá algunas son tus favoritas y mejor será tomar precauciones

Guía de Regalos

Las siete posiciones sexuales más peligrosas
Varias son las posiciones que ponen en riesgo tu integridad.

Tener una vida sexual plena implica muchas cosas, entre ellas, encontrar la mejor forma para que tanto tú como tu pareja lo disfruten al máximo.

Para ello, pueden echar mano de juegos, juguetes para despertar todo tipo de fantasías, así como de posiciones sexuales que bien ejecutadas, te garantizarán llegar al clímax.

Pero aunque el sexo es una práctica sumamente placentera, también hay que tener cuidado con lo que hacemos y ejecutamos, ya que la experta en el tema, Samantha Evans, indicó que existen ciertas posiciones que son de alto riesgo y ponen en peligro tu integridad.

Según Evans, estas son las posiciones sexuales de mayor peligro:

El Perrito. Es la más peligrosa para los hombres, pues corren el riesgo de sufrir fractura de pene. En las mujeres puede haber dolor en la zona íntima por la fricción, así como dolor en la espalda por exceso de tensión en la zona.

Misionero. Puede generar dolor de espalda en las mujeres, si se practica en un ángulo poco cómodo o práctico. Los caballeros también pueden fracturarse el pene con ella.

Estribo de pie. Si se pierde el equilibrio, las mujeres pueden sufrir una dolorosa caída que puede derivar en fuertes golpes, luxaciones e incluso alguna fractura. En los hombres puede generar dolor en la parte baja de la espalda, así como tirones en el cuello y brazo e incluso, podría dislocarse un hombro.

Vaquera. El hombre también puede sufrir fractura de pene y cuando hay mucho rebote, genera malestar en las mujeres.

Carretilla. Si él no tiene demasiada fuerza, la mujer puede terminar impactando su rostro en el piso y de igual modo, padecer fuertes molestias en la espalda. En ellos genera dolores musculares en muslos y en la espalda.

De rodillas. Ellas pueden sufrir tensión en esta zona del cuerpo, así como en su espalda y quemaduras en la piel por el roce con la alfombra. En los hombres, por las cuestiones de la altura, pueden presentarse lesiones en pelvis y muslos.

Yogui. Si se practica por un periodo de tiempo largo, puede generarse mucha tensión en la parte baja de la espalda y cuello de las mujeres, y también pueden experimentar calambres en las pantorrillas. Los hombres pueden sufrir quemaduras en la rodilla por la fricción y dolor en dichas articulaciones.