Miguel Ángel Silvestre, el nuevo rey del dinero de ‘Narcos’

El español será una de las nuevas caras de la tercera temporada de 'Narcos', que se estrena este viernes

Guía de Regalos

Miguel Ángel Silvestre, el nuevo rey del dinero de ‘Narcos’
Miguel Ángel Silvestre se ha convertido en uno de los rostros más conocidos de Netflix.
Foto: Theo Wargo/Getty Images

Conquistó al público femenino con su papel de galán en ‘Velvet‘, subió la temperatura de la pequeña pantalla interpretando a Lito en ‘Sense8‘ y ahora pondrá en jaque al gobierno de Estados Unidos con su personaje en ‘Narcos‘, donde interpretará a un criminal educado en Harvard que ayudará al cártel de Cali a depositar el dinero obtenido por la venta de droga en varias cuentas bancarias de Panamá.

Convertido ya en uno de los actores españoles con mayor proyección en Hollywood, Miguel Ángel Silvestre nos recibe en su hotel de Central Park para desvelarnos algunos detalles de la tercera temporada de ‘Narcos’, que se estrena este viernes, y para contarnos su experiencia grabando en Colombia.

¿Qué fue lo que te atrajo de ‘Narcos’ y de Franklin Jurado, el personaje que interpretas?

Para mí trabajar en ‘Narcos’ era una oportunidad muy buena de seguir colaborando con Netflix, una plataforma a la que le estoy muy agradecido por todo el apoyo que me ha dado y también por las posibilidades que está ofreciendo a actores de todo el mundo. Yo siempre he sido un seguidor fiel de ‘Narcos’ y me encantan las dos primeras temporadas, así que poder participar en los nuevos capítulos es un verdadero honor. Además, cuando leí el guión de mi personaje, hubo un detalle que me llamó mucho la atención porque era muy interesante: Jurado se está haciendo rico a costa de lo que está matando a su mujer, quien, paradójicamente, es su única fuente de amor y cariño. Este conflicto psicológico me atrapó desde el primer momento porque podía dar lugar a situaciones interesantes entre ambos y, sobre todo, dejaba al descubierto a un hombre alejado del típico cliché latino viril, misógino, violento y celoso.

¿Te inspiraste en algún otro papel de tu carrera o en otros personajes a la hora de preparar todo ese conflicto psicológico?

No me inspiré en nadie en concreto, pero lo que sí hice fue viajar con antelación a Colombia para practicar el acento. El primer paso fue hablar con el director y averiguar qué es lo que quería de mí y de mi personaje, y a partir de ahí empecé a leer todos los libros en los que se basa la tercera temporada. Además, también decidí ver muchos documentales, ya que ahora mismo existe un ‘boom’ de interés por el narcotráfico en Colombia y Sudamérica, y fue ahí donde me di cuenta del horror que está creando el negocio de la droga en esos países. De hecho, la realidad es tan terrible que, a la hora de preparar el papel, preferí observarla desde fuera y no identificarme demasiado porque la violencia me asusta mucho cuando es muy real.

¿Fue un ‘shock cultural’ para ti grabar en Colombia?

Colombia es preciosa y, además, me sorprendió muchísimo porque, más allá de la imagen violenta que tenemos de este país los extranjeros, su cultura literaria es enorme y puede palparse cuando uno anda por la calle y habla con la gente. Colombia es salvaje y preciosa, y su identidad va mucho más allá de las historias del narcotráfico que, por desgracia, forman parte de su pasado y de su presente. Cuando estuve en Bogotá pasé mucho tiempo con Javier Cámara, uno de mis compañeros españoles de reparto, y junto a él descubrí un país que me enamoró desde el primer momento.

El personaje de Miguel Ángel Silvestre, Franklin Jurado, tendrá que lidiar con sus problemas matrimoniales.

‘Narcos’, la fórmula del éxito

Pese a mantener los mismos niveles de violencia en cada capítulo, la tercera temporada de ‘Narcos’ supone un cambio radical respecto a lo que hemos visto hasta el momento: Pablo Escobar, el protagonista indiscutible hasta el momento, está muerto, y su puesto de poder ha sido ocupado por el cártel de Cali. Esta ‘nueva cara’ de la serie también afecta a la característica voz en ‘off’ del narrador de los capítulos, la cual correrá a cargo ahora de Javier Peña (Pedro Pascal).

¿Crees que esta mezcla de estilo documental y ficción es lo que ha hecho que ‘Narcos’ haya destacado por encima de otras series que también muestran el mundo del narcotráfico?

Creo que los creadores de la serie han hecho una labor excelente de documentación y han sido muy inteligentes al mezclar la ficción pura con el estilo documental, ya que de esta manera los espectadores pueden disfrutar de la temporada como ‘observadores’, es decir, sin necesidad de identificarse con una violencia que, desgraciadamente, sigue estando de actualidad hoy en día. La narrativa de ‘Narcos’ es muy estimulante porque se mezcla constantemente con la realidad, y esto genera mucha curiosidad al público.

¿El hecho de interpretar a un personaje que existió en la realidad supone una motivación o una limitación para ti?

El caso de mi personaje en ‘Narcos’ es un poco complejo porque, a pesar de que aparece en algunos libros y documentales, siempre decidió permanecer en el anonimato y, por tanto, yo no sé nada de él. De hecho, por cuestiones de privacidad, el nombre de mi personaje en la serie es diferente al real, así que mi relación con el hombre al que interpreto es nula: no sé cómo habla, no he visto ninguna imagen suya y, por supuesto, no conozco nada de su carácter. Sin embargo, creo que el hecho de saber que estaba interpretando a una persona real me ayudó a conectarme un poco más con el mundo de lujo y crimen al que pertenecía.

Netflix se ha convertido en un elemento esencial en el proceso de internacionalización de los actores, ya que los protagonistas de sus series provienen de todo el mundo. ¿Crees que esta tendencia se mantendrá en el futuro?

¡Desde luego! De hecho, creo que esto es algo que ya está sucediendo en el presente gracias a internet y, como dices, a plataformas como Netflix. Hoy en día la diversidad es una realidad en cualquier ciudad, y por ello todas las historias tienen que contar con un representante de cada cultura. En mi opinión, esta mentalidad internacional beneficia tanto a los creadores de contenidos como a los propios actores, ya que, por una parte, las series y las películas consiguen una mayor visibilidad en todo el mundo y, por otra, los intérpretes no necesitan viajar miles de kilómetros para optar a un papel, sino que todo puede hacerse a través de internet. Muchas veces basta con enviar por correo electrónico una grabación de una prueba para entrar a forma parte de un proyecto internacional como ‘Sense8’ o ‘Narcos’.

Has tenido la fortuna de poder trabajar tanto en el mercado cinematográfico español como en el estadounidense. ¿Sigue existiendo, en tu opinión, una gran brecha entre ambos mundos?

El presupuesto es una de las diferencias más notables que siempre ha favorecido a las producciones de Hollywood, aunque creo que esto está cambiando. Por ejemplo, los productores de ‘Velvet’, una de las últimas series que he protagonizado y que ya está disponible en Netflix, invirtieron muchísimo dinero en el proyecto y en ningún momento hubo carencias a nivel de producción. Para mí no existe ninguna diferencia a día de hoy entre trabajar en Europa o grabar en Estados Unidos; de hecho, mis aspiraciones profesionales van mucho más allá del dinero y pasan por trabajar con directores de calidad como Pedro Almodóvar.