Sencillas normas de etiqueta que agradecerás saber

Tu comportamiento en entornos sociales habla mucho de ti. Se cuidadoso con el lenguaje no verbal.

Cuidar tus modales es sencillo, solo necesitas prestar atención
Cuidar tus modales es sencillo, solo necesitas prestar atención
Foto: Shutterstock

Bien dice una frase popular que la clase no se improvisa. Por supuesto no, y es que la clase no es cuestión de estatus social, poder adquisitivo o valor de lo que portamos. La clase la demostramos principalmente en nuestro comportamiento, en el diario actuar y sobre todo cuando nos encontramos en entornos sociales.

Hay normas básicas de etiqueta que puedes tener en cuenta. No es difícil comportarse adecuadamente, la clave está en ser consiente sobre tu actuar. Estos tips que te daremos a continuación son fáciles de aplicar, solo necesitas tenerlos presentes.

1. Cuando estás a la mesa, durante una comida, no sostengas constantemente los cubiertos en la mano. El tenedor, cuchillo y cuchara, son utensilios para un fin determinado, comer, por lo tanto cuando no los estés usando, déjalos reposar sobre el plato.

Si hay carnes en tu plato, córtala y pon el cuchillo de inmediato sobre el plato. Se ve mal sostenerlo cuando no lo estás usando y más si lo tienes levantado como “listo para el ataque”.

2. Cuando hay un Buffet o la comida es distribuida al rededor de la mesa, es por el tipo de encuentro, no para que minuciosamente elijas la mejor porción de cada platillo. Aunque esta presentación te permite poner en tu plato lo que quieres y dejar de lado lo que no, se cuidadoso en tomar lo que más cerca está a tu plato. No elijas el mejor trozo.

Ser tan selectivo en la comida te hará quedar mal. Pon en tu plato lo que vayas a comer.

3. Maquillarse o ajustarse la corbata, aunque son funciones completamente normales, se debe procurar mantenerlas en privado. Estos tipos de arreglos no se deben hacer en un espejo a la entrada de un restaurante o por donde pasan grandes cantidades de gente.

El baño es el lugar adecuado para esos retoques de ultimo momento que puedan necesitarse.

4. Si ya estás a la mesa y te ataca el calor, por favor no uses la servilleta ni un papel que tomes de la cartera, es de mala educación. A veces basta con hacer saber al mesera que la temperatura está muy alta para que prendan el aire acondicionado o le bajen a la calefacción del lugar.

5. Si necesitas alcanzar algo que está al otro lado de la mesa, no tienes que pararte, recostarte sobre la mesa y alcanzarlo. Es tan fácil como pedir a quien está a tu lado que te lo alcance.

De hacerlo tu mismo llamarás la atención de todos los asistentes, se verá mal y además puedes causar accidentes como derramar alguno de los alimentos sobre la mesa.

6. Los arreglos del cabello son también una labor para llevar a cabo en el baño. Desde peinarse hasta sujetarse el cabello son actividades que no querrás hacer en la mesa. A parte de ser de mal gusto, puedes dejar rastros sobre la mesa o en el plato de comida.

Y por último, nunca olvides que no todo el mundo debe saber qué estás comiendo. Mantén tu boca cerrada cuando tengas comida en ella. Aparte de dar una pésima apariencia resulta incómodo para quien te está mirando de frente.