Schwartzman: un pequeño capaz de grandes hazañas

El jugador argentino de 5.7 de estatura se enfrenta al español Pablo Carreno y podría alcanzar la primera semifinal de Grand Slam de su carrera

NUEVA YORK.- El argentino Diego Schwartzman está a un paso de semifinales tras desplegar un extraordinario desempeño en el que dejó en el camino a un grande por donde se lo mire, de estatura y ranking, el croata Marin Cilic, número 7 del mundo, sembrado 5 del torneo y campeón del US Open en 2014.

“Estoy un poco sorprendido, pero en las últimas semanas estuve jugando muy bien, hice la tercera ronda en Roland Garros (París) y cuartos en Montreal. Creo que mi confianza, está subiendo, creo que en cada partido puedo ganar, estoy jugando bien y tratando de mantener el mismo ritmo en cada partido”, declaró Schwartzman.

Federer supera a López sin sobresaltos

Ahora, este martes Schwartzman encara al español Pablo Carreno Busta, número 19 del ranking ATP y siembra 12, por un cupo a la semifinal del abierto neoyorquino, una instancia que nunca antes ha logrado ninguno de ellos en un torneo de Grand Slam. Bien por él que, en este tramo final del circuito ve coronada una temporada en la que ha ido evolucionando de forma sorprendente.

“Mi estatura es lo de menos”, clama Diego Schwartzman.

Pero lo más está dando que hablar es la estatura  de 5.7 deSchwartzman, apodado “El Peque” (por pequeño), una  condición que aparentemente podría ser desventajosa en el tenis donde  la mayoría de los jugadores superan los 6 pies.

Para Schwartzman, de 25 años, nacido en Buenos Aires y actual número 33 del ranking, “su estatura es lo de menos”, dijo tras vencer en cuartos al francés Lucas Pouille 7-6 (7-3), 7-5, 2-6 y 6-2.

Un Brioso Del Potro pasa a cuarta ronda

Y es que para Schwartzman la clave está en la consistencia de su juego. “He trabajado mucho para llegar aquí, quizá mucho más que otros  jugadores. Hay chicos muy altos que podrían tener ventaja en el servicio, pero yo tengo lo mío para compensar eso”, insistió.

El argentino ha superado hasta ahora todo lo convencional, incluso estando lesionado en su último partido ante Pouille, un jugador con mejor ranking y sembrado número 16 del torneo. Schwartzman reconoce que, “el aliento del público ha sido importante para seguir avanzando”.