Aprueban más fondos para la lucha contra sobredosis de opioides

Nueva York se encuentra entre los estados equipados con los recursos necesarios para hacer frente a esta epidemia

Nueva York se encuentra entre un grupo de estados que recibirán fondos por parte de las autoridades federales de Salud con el fin de incrementar la lucha contra la epidemia de sobredosis de opioides que se vive en el país.

Los  Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron este martes que otorgarán más de $28.6 millones en fondos adicionales a 44 estados y al Distrito de Columbia para apoyar sus respuestas a la epidemia de sobredosis de opioides.

Tal como lo informaron los CDC, los fondos se utilizarán para fortalecer los esfuerzos de prevención y hacerle un mejor seguimiento a las sobredosis relacionadas con los opiáceos. Esto se viene a sumar a los $12 millones que el CDC otorgó en julio de 2017 para apoyar los programas de prevención de sobredosis.

“Una de las estrategias de cinco puntos del Departamento de Salud y Recursos Humanos de EEUU (HHS) para combatir la crisis de los opiáceos es mejorar nuestra comprensión de la epidemia a través de mejores datos de salud pública”, dijo el Secretario del HHS, Tom Price.

El aumento de la financiación de los CDC para combatir esta epidemia incluye tres programas que equipan a los estados con los recursos necesarios para hacer frente a las sobredosis por medicamentos recetados. Entre esos programas destaca el de ‘Prevention for States’ (pfs), que otorgará $19.3 millones en fondos a 27 estados incluyendo Nueva York.

“Las sobredosis de drogas han aumentado dramáticamente en las últimas dos décadas en los Estados Unidos”, dijo la directora de los CDC, la doctora Brenda Fitzgerald. “Esta financiación adicional de los CDC es para los estados que están más afectados por esta epidemia de sobredosis opioides, para que luchen contra esta crisis y salven vidas “, agregó.

Según indicaron los CDC en un reporte, esta financiación adicional busca ampliar la estrategia del HHS la cual consta de los siguientes cinco puntos:

  • Mejorar el acceso a servicios de prevención, tratamiento y recuperación, incluyendo toda la gama de tratamientos en los que se usan medicamentos.
  • Dividir la manera como se distribuyen los medicamentos para revertir la sobredosis.
  • Fortalecer la comprensión de la crisis a través de mejores datos e informes sobre salud pública.
  • Proporcionar apoyo para la investigación de vanguardia sobre el dolor y la adicción.
  • Promover mejores prácticas para el manejo del dolor.