El reconocimiento facial se incorpora al nuevo iPhone

Apple presentó el martes el iPhone X, el último modelo de su teléfono que, para ampliar el espacio disponible de su pantalla táctil, reduce al mínimo los marcos y suprime el botón de inicio.

La más importante de las novedades del iPhone X (ten) es la introducción de Face ID, una forma de acceso al teléfono móvil basada en el reconocimiento facial de los usuarios.

Esa tecnología que supone un grado distinto de seguridad en cuanto al acceso al teléfono se aprovechará para los animoji, una versión personalizada de los emoji.

El iPhone se presentó, en la nueva sede de Apple en California, a la vez que un modelo de reloj autónomo del reloj y que se conecta a las redes celulares.

El reconocimiento facial llega cuando se ha comprobado una vez más la fragilidad de las redes de seguridad y el peligro que eso entraña. Matt Schulz, analista de CreditCards.com explicaba que tras la quiebra en Equifax, la seguridad de los datos “es central”. “Si la herramienta de reconocimiento facial tiene fisuras, podría perjudicar la expansión del sistema de pagos Apple Pay”, explicaba.

Curiosamente los americanos no están convencidos de la seguridad de los pagos con el celular pese a que usa tecnología más segura que la de las tarjetas de crédito.
El iPhone X también incorporará mejoras en sus prestaciones fotográficas y en sus baterías que no requerirán de cargador con cable.
Con un precio de 999 dólares, podrá encargarse a partir del 27 de octubre y saldrá a la venta el 3 de noviembre.