El primer día de la República: el momento en que nació el México que hoy conocemos

¿“La segunda independencia de México”?

Guía de Regalos

El primer día de la República: el momento en que nació el México que hoy conocemos
Benito Juárez definió al país que ahora es México.
Foto: (Wikipedia)

Solo, en su despacho, el presidente Benito Juárez escribe un largo discurso de victoria.

Horas antes había regresado con su ejército a Ciudad de México tras un exilio de cuatro años.

En ese tiempo recorrió más de la mitad del país mientras encabezaba una guerra contra el ejército de Francia, que había invadido el país para apoyar al emperador Maximiliano de Habsburgo.

Los invasores se retiraron en 1866, y un año después las tropas conservadoras que respaldaban al Imperio fueron derrotadas.

Maximiliano de Habsburgo fue fusilado el 19 de junio de 1867 y con ello concluyó una guerra de cinco años. Juárez regresó triunfante a la capital. El 15 de julio de 1867 pronunció el discurso escrito la noche anterior en el que hacía un llamado a la reconciliación.

Fue la primera vez que dijo en público la frase que le ganó reconocimiento mundial: “El respeto al derecho ajeno es la paz“.

Cada 15 de septiembre, a las 11 pm, la víspera del Día de Independencia, se celebra en todos los zócalos (plazas principales) de México la ceremonia de El Grito, donde la máxima autoridad del lugar grita tres veces “¡viva México!”. (MATIAS RECART)

Los historiadores coinciden en que el momento fue esencial para la historia del país: ese primer día de la República que derrotó al imperio, nació el México que hoy conocemos.

Y aunque el Día Nacional de la Independencia de México se celebra un día como hoy, 16 de septiembre, por el grito de dolores pronunciado ese día en 1810 por el cura Miguel Hidalgo, muchos consideran que la vida republicana de México comienza ese día de julio de 1867.

La herencia actual

Han pasado más de 150 años y el acontecimiento se recuerda en varios foros, como el Hay Festival que se realizó esta semana en la ciudad mexicana Querétaro.

No es sólo un festejo sino momento de recordar la lección de ese primer día de la República para el complicado escenario que vive el país actualmente,coinciden especialistas consultados por BBC Mundo.

Además de una severa crisis de violencia, existen problemas económicos que pueden agudizarse por las presiones y advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia México.

El magnate, por ejemplo, ofreció enviar tropas a territorio mexicano para combatir a los carteles de narcotráfico, algo que no ha ocurrido desde 1916, cuando desembarcaron soldados estadunidenses en el puerto de Veracruz.

La elección de Donald Trump marca uno de los momentos más bajos de la relación entre México y Estados Unidos en muchos años. En la imagen, graffiti contra Trump en Ciudad de México.
La elección de Donald Trump marca uno de los momentos más bajos de la relación entre México y Estados Unidos en muchos años. En la imagen, graffiti contra Trump en Ciudad de México. (ALFREDO ESTRELLA)

Así, puede ser útil recordar la victoria de Juárez sobre el imperio de Maximiliano de Habsburgo, y sobre todo las derrotas al ejército de Napoleón III considerado en la época el más poderoso del mundo.

“La vida republicana deja una lección de gran civilidad y sensibilidad que tanta falta nos hace”, le dice a BBC Mundo el historiador Vicente Quirarte, miembro de El Colegio Nacional.

Mientras seamos dueños de nosotros mismos, soberanos de nuestro propio destino podremos construir una mejor patria“.

El mensaje también es para las autoridades, explica a BBC Mundo la historiadora Guadalupe Lozada León.

“La lección es la certeza de que la unidad nacional puede dar frutos, pero el gobierno debe encabezar la lucha en favor de la institucionalidad y del pueblo, velar por los intereses nacionales y no económicos”.

La derrota

Pero llegar a ese momento fundacional no fue sencillo ni tampoco los siguientes años, explican los especialistas.

En su exilio Juárez, acompañado de algunos diputados y ministros, instaló el gobierno en varias ciudades, mientras organizaba sin recursos la defensa del país ante los invasores.

Los partidarios de Maximiliano tenían el control de la capital y algunos estados, apoyados por la Iglesia Católica que, hasta antes del primer gobierno de Juárez en 1860, era dueña de casi la mitad del territorio.

Ese año, el presidente decretó las Leyes de Reforma que separaban a la Iglesia del Estado, y confiscaba sus bienes.

La decisión provocó una guerra civil que duró tres años entre los opositores al gobierno, llamados conservadores, y quienes lo respaldaron, los liberales.

La separación de la Iglesia y el Estado es una de las mayores aportaciones en la república de Benito Juárez.
La separación de la Iglesia y el Estado es una de las mayores aportaciones en la república de Benito Juárez. (OMAR TORRES/AFP)

Los conservadores fueron derrotados y entonces promovieron la instauración de un emperador, apoyado por Francia, con la esperanza de cancelar las reformas promovidas por Juárez.

Pero Maximiliano los decepcionó, recuerda la historiadora Lozada León, porque ratificó muchas de las leyes promovidas por el presidente.

Una de ellas fue la separación de la Iglesia y el Estado. Esta decisión alejó a quienes promovieron su coronación como emperador.

El golpe final fue la decisión de Napoleón III de retirar a sus tropas de México para reforzar al ejército ante la guerra con Prusia, que ocurrió en 1870.

Maximiliano de Habsburgo se quedó prácticamente solo. Y Benito Juárez lo derrotó.

El México de hoy

Esa victoria, a la que algunos llaman “la segunda independencia de México”, es una parte de la historia.

Otra es que por primera vez en el siglo se pudieron vivir períodos de paz, aunque no fue fácil.

Y lo más importante, dicen los historiadores: las leyes e instituciones creadas por Juárez que cambiaron el modelo de país y aún persiste.

No fue sólo la separación de la Iglesia de las funciones de gobierno, sino el Registro Civil, la educación laica y algunas escuelas, por ejemplo.

Maximiliano de Habsburgo encabezó un período complicado en la historia de México.
Maximiliano de Habsburgo encabezó un período complicado en la historia de México. (Wikipedia)

Esas instituciones son las que finalmente nos sostienen, son nuestras herencias invisibles“, dice Vicente Quirarte.

Y se mantuvieron a pesar de que, en ese primer día de la República, México era un país en quiebra y con una sociedad dividida.

El presidente logró reunificar a los antiguos enemigos. Por eso, afirma Guadalupe Lozada, México no podría entenderse ahora sin Benito Juárez.

“Sentó las bases del Estado nacional, creó leyes. Es fundamental para consolidar el país”.

(Por