Ni Uno Más: el estado de los trabajadores inmigrantes en la construcción

Trabajadores de la construccion durante una jornada laboral en la Gran Manzana.
Trabajadores de la construccion durante una jornada laboral en la Gran Manzana.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Este es mi testimonio acerca de los abusos que sufrimos como trabajadores inmigrantes en la industria de la construcción, a la cual pertenezco, y por tal cual apoyo las propuestas de ley como Intro. 1447-C que buscan mejorar estándares de salud y seguridad para  inmigrantes como yo que lo único que buscamos  es un trabajo digno. Más aún en esta coyuntura en la que estamos viviendo, empleadores de la construcción se han sentido más empoderados que nunca, muchas veces han actuado  en contra de nuestra seguridad sin miedo a las consecuencias. Ya no les importa pagar una multa mínima o cambiar el nombre de sus compañías para continuar operando abusivamente.

Soy miembro líder de la organización New Immigrant Community Empowerment (NICE) desde hace 3 años. Como parte de NICE he sido testigo de múltiples casos de abusos laborales, tales como el robo de salario y violaciones de salud y seguridad en mi industria. Por tal razón me estoy capacitando como instructor de salud y seguridad a través de NICE para  poder aportar conocimientos a mi comunidad.

En el año 2013 yo sufrí un accidente de construcción y actualmente sigo en rehabilitación con un 90% de probabilidad de que tenga que operarme de la columna. No soy el primero y seguro que no seré el último que sufre este tipo de accidentes por la negligencia de algunos empleadores.

Primeramente tenemos que reconocer que existe y ha existido por mucho tiempo mucha explotación por parte de empleadores hacia los trabajadores. Como organización hemos combatido estos abusos, ofreciendo apoyo legal a víctimas, proveyendo cursos de salud y seguridad, y entrenamientos de aprendizaje para trabajadores en la industria de construcción. El año pasado NICE entrenó a más trabajadores que en todos los años anteriores y ha luchado para ofrecer mayor acceso a estos entrenamientos en la comunidad. Sin embargo esto no es suficiente. En el año 2015 se reportaron 55 muertos y 435 heridos en el sector de construcción en Nueva York, en su gran mayoría trabajadores inmigrantes.

Ahora, con NICE y sus miembros, estamos encabezando una campaña para traer reformas que protejan a los trabajadores de construcción. Tenemos que reconocer que existe una correlación entre violaciones de salud y seguridad y robo de salario– teniendo como común denominador a los empleadores irresponsables. Hoy, más que nunca, necesitamos mayor protección en contra de estos empleadores que solo buscan enriquecerse a costa de nosotros, los trabajadores.

Este artículo va dedicado al trabajador caído Juan Chonillo, un padre, hijo, y compañero de la construcción, a quien tuvo la desgracia de dejarnos muy pronto.

NICE es una organización dedicada a la lucha por los derechos del trabajador inmigrante. Para mayor información visite  www.nynice.org   

-Oswaldo Mendoza es un trabajador de la construcción y  miembro líder de la organización New Immigrant Community Empowerment (NICE)