Exceso de ayuda para México, pero el desafío es enviarla desde NY

Los centros de acopio en el área triestatal están a su máxima capacidad; sin embargo, la ayuda se envía a cuenta gotas debido a la falta de voluntarios para depurar los suministros según los requerimientos de transporte y aduanas
Exceso de ayuda para México, pero el desafío es enviarla desde NY
El centro de acopio de Mi Casa es Puebla ya no está recibiendo suministros.

Los mexicanos y comunidades hermanadas desbordaron de ayuda los centros de acopio en el área triestatal de Nueva York, una muestra de solidaridad desmesurada para las víctimas del sismo del 19 de septiembre que no se esperaban líderes comunitarios, organizaciones y empresarios.

Pero la ayuda está llegando a cuenta gotas a las zonas devastadas en México, debido a los estrictos requerimientos de las autoridades de aduanas y las aerolíneas y empresas de transporte terrestre que colaboran enviando el cargamento de víveres.

Ana Flores, directora de Mi Casa es Puebla, una oficina satélite del gobierno del estado mexicano de Puebla en Passaic, Nueva Jersey, hizo hincapié que el lugar ya no está recibiendo más donaciones, pues el almacén está repleto.

Los centros de acopio en nuestra área están a su máxima capacidad.

Lo mismo ocurre en el centro de acopio establecido en la importadora de productos mexicanos Oaxaca Products, en Passaic, conocida como el ‘Mercado de la Ocho’. Pedro Matar, un empresario neoyorquino, dijo que el depósito está al doble de su capacidad.

Aeroméxico colabora trasladando cargamentos de suministros sin costo, pero tiene requisitos estrictos de transporte, entre ellos no incluir productos inflamables, como aceite de cocina y alcohol. Además, las cajas de víveres no deben pesar más de 50 kilogramos cada una.

“El problema es que los centros de acopio del área nos han traído los suministros sin depurar, lo que hace muy lento el traslado a México. No tenemos suficientes voluntarios para clasificar las toneladas de ayuda y marcar los productos como donación”, explicó Flores. “Todo debe estar inventariado, es un requisito indispensable de las autoridades de aduanas”.

Una residente de Queens muestra la iglesia devastada de Tulcingo, Puebla.

Matar dijo que el ‘Mercado de la ocho’ recibió en cuestión de días unas 40 toneladas de víveres, una avalancha de ayuda humanitaria que rebasó la expectativa. Gracias al acuerdo con Aeroméxico se han podido transportar unas 20 toneladas de suministros en los últimos días, precisó el empresario.

“Aeroméxico empezó por llevar una tonelada por vuelo, pero incrementó la carga a cinco, porque la ayuda es demasiada”, dijo Matar. “Pero nos hacen falta manos para clasificar y embalar los víveres. En los primeros días vimos un ejército de voluntarios que poco a poco ha ido disminuyendo”.

Buscan vías alternas de transporte

Para agilizar el traslado de ayuda, los líderes comunitarios han pedido a las empresas de transporte terrestre del área que se unan a la campaña de solidaridad por México, un llamado que la compañía Control de Carga respondió de inmediato.

Juan Garza, copropietario, dijo que la empresa cuenta con seis centros de acopio en Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania, Nevada y Carolina del Norte.

“Comenzamos a llevar ayuda un día después del sismo. La estamos llevando directamente a los pueblos devastados. La Ciudad de México está suficientemente abastecida, pero hay localidades en los estados que no han recibido ninguna clase de ayuda, como en Puebla”, dijo Garza. “Nos comprometimos a que la ayuda llegue directamente a las familias necesitadas sin intermediarios”.

Garza dijo que la infraestructura devastada por el sismo, además de las lluvias torrenciales, han retrasado el traslado de víveres. Muchas localidades continúan incomunicadas debido al derrumbe de puentes y daño en las carreteras.

Mi Casa es Puebla pidió voluntarios para depurar los suministros y agilizar el traslado.

“Hemos tenido que conducir en medio de un río desbordado en Puebla, es un verdadero desafío. Hemos visto una creciente necesidad de ayuda, hay personas que duermen a la intemperie, es devastador”, expresó.

Garza precisó que las estrictas requisas de los agentes de aduanas implican otro desafío, porque donaciones como la ropa usada no son admitidas.

Gerardo Izzo, portavoz del Consulado de México, dijo que la sede diplomática ha estado colaborando estrechamente con todas las organizaciones para tratar de facilitar la logística del transporte de la ayuda recaudada a territorio mexicano.

“La Cancillería ha establecido alianzas con diferentes aerolíneas mexicanas y estadounidenses, con objeto de facilitar el transporte de donativos en especie desde Estados Unidos. Por su parte, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mediante el Servicio de Administración Tributaria, anunció el 20 de septiembre medidas específicas para facilitar el ingreso de donativos por las aduanas a territorio nacional”, dijo Izzo. “De manera adicional, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes exentará del pago de peaje a los vehículos de carga que transporten donativos a las zonas afectadas”.

Pulsa aquí para encontrar los principales centros de acopio en el área triestatal registrados por el Consulado.