Ultimátum a NYC para que deje de proteger a indocumentados

El Departamento de Justicia federal retirará fondos a la Gran Manzana si en dos semanas el NYPD no empieza a compartir información con "La Migra"
Ultimátum a NYC para que deje de proteger a indocumentados
Sessions dijo que las políticas santuarias "protegen a criminales indocumentados más que a ciudadanos respetuosos de la ley".

El Departamento de Justicia (DOJ) dio una última advertencia a la ciudad de Nueva York para que cumpla con las disposiciones de las leyes federales migratorias antes del 27 de octubre, o de lo contrario la Gran Manzana correrá el riesgo de perder millones de dólares en fondos provenientes de Washington.

Esto se da luego de una revisión de las legislaciones y políticas locales que dan el carácter de ‘santuario’ a la ciudad de Nueva York, y que demuestran que la Gran Manzana viola al menos cuatro disposiciones que figuran en las leyes federales de inmigración, según cita una carta que el DOJ habría enviado a las autoridades neoyorquinas y de la cual el periódico New York Post habría obtenido una copia.

El DOJ informó a la ciudad de Nueva York que tiene dos semanas para certificar que no prohíbe que los oficiales del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) compartan el estatus migratorio con agentes federales de “La Migra”, incluyendo delatar a un sospechoso inmigrante indocumentado cuando es liberado de su custodia.

“Las jurisdicciones que adoptan las llamadas ‘políticas santuarias’ también adoptan que la protección de los extranjeros criminales es más importante que la protección de los ciudadanos respetuosos de la ley y del estado de derecho”, dijo el fiscal general Jeff Sessions en la carta.

En abril de este año, la ciudad de Nueva York y otros ocho gobiernos locales fueron notificados por el Departamento de Justicia que debían demostrar que no están dando un santuario oficial a los inmigrantes indocumentados.

Los fondos federales pueden ser negados a las ciudades santuario bajo la orden ejecutiva que el presidente Donald Trump firmó el pasado 25 de enero, diseñada para acabar con las localidades que protegen a los inmigrantes indocumentados de los agentes federales de inmigración.