“No dar papaya”, la Colombia lejos de la “pornomiseria”

Una colección de fotografías tomadas durante 11 años en el país suramericano
“No dar papaya”, la Colombia lejos de la “pornomiseria”
O'Brien expuso primero sus fotografías en Colombia.
Foto: Cortesía

NUEVA YORK – Fue a través de las descripciones de sus amigos que el fotógrafo Matthew James O’brien conoció por primera vez otra Colombia, país del que sabía por el narcotráfico y las decenas de muertes que reportaban los medios estadounidenses.

“Soy nativo de California… no tengo vínculo familiar con Colombia, pero tengo y tenía amigos colombianos en San Francisco”, contó en entrevista para hablar de su exposición “No dar papaya”, que se llevará a cabo en el consulado de ese país en Nueva York. “Debido a esas amistades llegué a entender que hay mucho más de Colombia que lo que se ve en los medios… muy lejos de las imágenes de crimen y narcotráfico que nos mostraban en Estads Unidos”.

Era 2003 cuando a O’brien le llegó un proyecto, pero no fue el que lo acercaría de por vida a esa nación suramericana.

“Me contrataron para cubrir el Concurso Nacional de Belleza, un evento muy grande que recibe mucho dinero… duraba dos semanas en Cartagena”, explicó el artista, quien había decidido conocer Colombia trabajando, no como turista. “En la misma ciudad había otro concurso de belleza que se llama ‘El venado popular’, en el que participan mujeres jóvenes de barrios populares de Cartagena, no tienen muchos recursos y la mayoría de las concursantes son de piel oscura y afrocolombianas”.

Los recorridos paralelos a su primera misión profesional en Colombia lo llevó a visitar lugares cuya belleza le impactó, así que al siguiente año que lo invitaron a exponer sus fotografías del concurso decidió llevar su cámara Polaroid, con la cual le dio forma a un proyecto artístico más personal.

“Esa primera vez que expuse llevé mi cámara Polaroid y tomé varias imágenes… ahí fue que empecé con el proyecto”, afirma, al tiempo que comparte que fue una beca Fullbrigh, del Departamento de Estado de EEUU, la que le permitió viajar por el país en su primera parada para la colección de imágenes. “El país es muy grande, no pude recorrerlo todo, además hay zonas a las que no pude ir, le dicen zonas calientes, pero hay imágenes de Bogotá, Medellín,  Cali, pero también de zonas rurales, de zonas cafetaleras, de la costa, bosques, gente indígena, del campo, de la ciudad”.

El libro fue reeditado en Estados Unidos. FOTO: Cortesía.

El fotógrafo, quien será el primer artista no colombiano que expondrá en el Consulado de Colombia en NYC, quería mostrar “la variedad, las distintas bellezas” de ese país, y al parecer lo logró, porque sus conocidos en Colombia le dijeron que a pesar de ser extranjero no se interesó “por la pornomiseria”, que es como se refieren a los fotógrafos de nota dura sobre narcotráfico y crimen.

Su llegada a la Gran Manzana se da tras exponer en el Consulado de Colombia en San Francisco. “La experiencia fue muy buena para todos y la gente del consulado me preguntó qué podrían hacer para promover el proyecto, y me pusieron en contacto con Nueva York”, donde mostrará su obra durante casi un mes, a partir del 9 de noviembre  hasta el 5 de diciembre.

Durante la inauguración, los interesados también encontrarán el libro con la colección de fotografías, el cual se reeditó en EEUU, luego de haberse impreso en España y Colombia, y se puede comprar en Amazon y PalcerPress.

Después de este proyecto, O’brien tiene entre manos algo “más delicioso”, un cortometraje “sobre la arepa de choclo (maíz)” donde los verdaderos protagonistas son los personajes entorno a la elaboración de este plato típico colombiano.

Los sembradíos forman parte de esa Colombia que enamoró a O’Brien. FOTO: Cortesía.

 

Todas las imágenes fueron tomadas con una cámara Polaroid. FOTO: Cortesía.