Hondureño forma nueva generación de médicos latinos en El Bronx

Doctor hispano recibe fondos del Gobierno Federal para motivar y capacitar a estudiantes de las minorías y de bajos recursos para que sigan una carrera en el campo de la salud
Hondureño forma nueva generación de médicos latinos en El Bronx
El doctor Juan Robles (derecha) se ha dedicado a ayudar y a motivar a jovencitos hispano y afroamericanos para que sigan una carrera en el campo de la medicina.
Foto: Suministrada

Al igual que ocurre con muchos inmigrantes, para el doctor Juan Robles, sus comienzos en Estados Unidos no fueron fáciles. El galeno llegó a Nueva York desde Honduras a la edad de 13 años sin saber hablar inglés, y aunque su pasión era estudiar medicina, casi desiste de la idea ante la cantidad de barreras que tuvo que enfrentar.

Sin embargo, tras sortear muchos obstáculos, Robles se convirtió en un exitoso doctor especializado en Medicina Familiar y actualmente trabaja en el Family Health Center del Hospital Montefiore, en El Bronx.

Desde allí, el galeno se ha dedicado a ayudar, motivar y formar a jovencitos hispano que, al igual que él, quieren seguir una carrera en el campo de la medicina, una profesión que cuenta con muy poca representación por parte de los miembros de la minorías, no sólo en Nueva York sino a nivel nacional.

Y es precisamente por esa labor, que el doctor Robles acaba de recibir una donación de $1 millón, por parte de la Administración de Recursos y Servicios de Salud de EEUU, para que siga formando y desarrollando a las siguientes generaciones de médicos en comunidades de bajos recursos.

“Este donativo va a ser utilizado para ayudar a avanzar a los jóvenes latinos que están interesados en la carrera de salud y que están en el proceso de entrar o inscribirse en escuelas de medicina”, dijo el doctor Robles, quien también es profesor adjunto de medicina en el Albert Einstein College of Medicine.

“Lo que se le provee a través de ese dinero es ayuda en el desarrollo de destrezas y habilidades aquí en el Montefiore y se les provee de guía y conocimientos para que ellos básicamente puedan entender el complejo proceso de entrar a estudiar medicina”, agregó.

Escasez de doctores latinos

Según los expertos, la escasez de doctores y proveedores de salud que reflejen la diversidad étnica y cultural en las comunidades de las minorías es muy grande en este país.

En el caso de los hispanos, estimaciones actuales indican que sólo 1 de cada 20 médicos es latino, a pesar que uno de seis estadounidenses se identifican como tal.

Esto, aseguran los estudios, representa un problema de salud ya que se ha demostrado que la diversidad étnica y cultural de los proveedores conlleva a una mejor comunicación y confianza con los pacientes. Además, esa diversidad fortalece la investigación médica y ayuda a disminuir la desigualdad de salud que tanto afecta a comunidades pobres.

Por esta razón, usando los fondos otorgados por la agencia federal, el doctor Robles quiere cambiar, aunque sea a nivel local, las desigualdades en el sistema de salud, en cuanto a los pocos proveedores de las minorías que existen en la fuerza laboral, por lo que no reflejan a las comunidades a las que sirven.

Entre las iniciativas desarrolladas por el galeno hondureño destaca el programa “Bronx Community Health Leaders (BxCHL)” –co-fundado por él hace tres años–, que facilita la participación de jóvenes de esa comunidad –más del 50% de ellos de origen hispano y de bajos recursos– en trabajos de voluntariado en el centro de salud Family Health Center en Montefiore, donde aprenden aspectos importantes del cuidado médico primario de personas de bajos recursos y al mismo tiempo ayudan a los pacientes a navegar el sistema de salud.

“Esta es un plataforma para que estos jóvenes desarrollen su potencial al mismo tiempo que les ayudamos a que entren en una escuela de medicina”, dijo el galeno.

“Algunos ya han terminado su carrera en la universidad y están en proceso de solicitar su entrada en la escuela de medicina, pero ese proceso puede ser complicado y hay muchas barreras y en eso es en lo que nosotros estamos tratando de ayudarlos (…) Muchos de estos muchachos latinos son, por lo general, la primera generación en la familia que va a la universidad y no han tenido un mentor ni la guía que necesitan”,  agregó Robles.

Según indicó el médico centroamericano, el proceso para entrar en una escuela de medicina es difícil y costoso porque la aplicación debe estar escrita de una manera muy específica y el examen estandarizado que hay que presentar para poder ingresar –conocido como Medical College Admission Test (MCAT) — es muy caro y muchos de los jóvenes no tienen los recursos. Además, necesitan cartas de referencia y demostrar conocimientos, ciertas destrezas, confianza y entendimiento del sistema de salud. A esto se le suma el hecho que muchos estudiantes latinos no tienen la oportunidad de hacer trabajos voluntarios en hospitales y clínicas y por ello no tienen la base para demostrar que pueden ser médicos.

“Yo no tuve ese privilegio de conocer doctores y de hacer trabajo voluntario en un hospital tan grande como Montefiore. No tuve la orientación y el proceso fue mucho más largo. Estuve a punto de no ser médico porque me rechazaron de las escuelas de medicina varias veces. Se me dio una sola oportunidad y esa la aproveché”, recordó el galeno, quien comenzó su experiencia en el campo de la salud como intérprete voluntario con pacientes de habla española en la clínica del Einstein Community Health Outreach, la primera coordinada por estudiantes en la ciudad de Nueva York.

“Los mentores son muy importantes en este proceso, porque nuestros estudiantes pueden desinteresarse fácilmente. He visto muchos muchachos que no siguen porque no tienen el apoyo, la ayuda, la orientación y no se reflejan ellos mismos en otra persona de la misma cultura y de la misma raza”, enfatizó.

El doctor Juan Robles habla con estudiantes que quieren convertirse en médicos, en el Family Health Center del Hospital Montefiore en El Bronx.

Beneficios para todos

Los beneficios del programa del doctor Robles no sólo se ven reflejados dentro del centro médico de Montefiore, con el trabajo que realizan los estudiantes al cuidar a los pacientes, sino que al mismo tiempo se extiende a toda la comunidad. La mayoría de los pacientes que acuden a esa clínica son latinos y afroamericanos que residen en vecindarios marginados o de bajos recursos. Es decir, se trata de vecinos cuidando la salud de sus propios vecinos.

“El sistema de salud completo se puede beneficiar mucho de iniciativas como éstas. Los estudiantes de El Bronx pueden demostrar que las diferencias que existen en relación a la cantidad de profesionales de salud y la población que sirven en su comunidad se pueden acortar, pero tiene que haber liderazgo y apoyo por parte de los centros médico, y el Gobierno Federal ya ha identificado esa necesidad”, dijo  el médico hondureño.

En estos momentos, según informó Robles, cerca de 60 estudiantes están participando en el programa de forma activa y están haciendo trabajo voluntario en el centro médico del Montefiore.

“Estamos demostrando que los jóvenes latinos en El Bronx tienen mucho potencial y talento y pueden ser la próxima generación de doctores“, concluyó Robles, quien dijo sentirse honrado de contribuir y ser parte de la trayectoria profesional de estos estudiantes locales.

Según informó una portavoz del Montefiore Health System, hasta ahora un total de 16 estudiantes del programa BxCHL se han matriculado en escuelas de medicina en todo el país, incluyendo Einstein, Well Cornell Medical College, David Geffern School of Medicine (UCLA) y New York Medical College.

Para aplicar directamente al programa BxCHL, puede visitar la página https://www.bxchleaders.com/apply. También puede enviar un correo electrónico a:  theleadership.fhc@gmail.com.